Misión cumplida. La Riviera colapsó. La culpa la tuvo La Pegatina, que celebró en la tarde de este miércoles, 25 de septiembre su 16º cumpleaños en una fiesta que no escatimó en ningún detalle. El dieciséis no es un aniversario que se suela celebrar en nuestro país, y todo responde a la promoción de su “nuevo” disco, ‘Un secreto a voces‘ (Warner Music, 2019), recopilatorio que incluye sus grandes éxitos, tres temas inéditos y un DVD con un documental de 45 minutos.

El cartel del “fiestón” lo anunciaba como entrada libre hasta completar aforo, pero lo cierto es que pocas opciones tuvieron quienes fueron sin la invitación que te otorgaba haber adquirido el disco en preventa. Dos colas (una por puerta) abarrotadas de veinteañeros llenaron las inmediaciones del Manzanares desde mucho antes de las 19:00h, hora a la que se abrieron los accesos. Y es que es indiscutible que los barceloneses han sabido romper la barrera generacional y calar hondo entre los más jóvenes. Una vez dentro, piñatas, banderines y hasta una estatua de una calaverita mariachi daban una bienvenida de claro acento mexicano.

A las 20:00h, hora anunciada para el arranque, un vídeo de Los Auténticos Decadentes rompía el hielo. Los argentinos se disculpaban por no haber podido asistir al evento, pero aprovechaban para presentar el videoclip del que han grabado con La Pegatina, una nueva versión de su clásico ‘La guitarra’.

Acto seguido se presentó ante el público Ángel Carmona, que haría de maestro de ceremonias durante toda la tarde/noche. El presentador de Radio3 daría la bienvenida a Varry Brava, que sentarían la dinámica a seguir durante las siguientes dos horas: las bandas invitadas saldrían a tocar dos versiones de La Pegatina (salvo alguna excepción), la primera a solas y la segunda acompañados de algún integrante del grupo anfitrión, normalmente su cantante Adrià. En este caso les prestaría su voz para ‘Heridas de guerra’, que consiguió arrancar los primeros bailes de la pista.

Siguió Muerdo. Dos guitarras clásicas, trompeta y voz para cantar en acústico ‘Lejos de la ciudad’ y, junto a Adrià, ‘Niña de la ciudad’. Entre grupo y grupo, las presentaciones de Carmona, en ocasiones acompañado de amigos de la banda como el actor Juan Ramos (de la compañía de teatro Yllana), el periodista Miguel Ángel Hoyos (responsable de cultura en los telediarios de TVE) o el músico Tuli (integrante de Alamedadosoulna, que subiría después a colaborar en ‘Mama’).

A continuación Efecto Pasillo, con su bajo galáctico plagado de leds fluorescentes, defendió su ‘Pan y mantequilla’ y, junto a vientos y voz de La Pegatina y La Canija, ‘Non è facile’. Rayden, que por supuesto se subiría a cantar después ‘Celestina’, salió en un primer momento para simplemente tirar al público sus calcetines junto a los del presentador.

Arnau Griso se metió enseguida al respetable en el bolsillo con su ‘Es gratis’ en formato trío: voz, guitarra y cajón flamenco. A la siguiente, ‘¿Cómo explicarte?’, se unen Adrià y Rubén. Se despidieron junto a Nil Moliner y Miki Núñez cantando todos juntos ‘Eterno verano’.

Arco en acción

Han pasado las 21:00h y los pocos que han conseguido invitación in situ siguen entrando por goteo. El poderío femenino se apoderó del escenario con Las Chillers, que a grito de “¡Viva la visibilidad de las lesbianas!” pusieron el toque punk con su versión distorsionada del ‘Mujer contra mujer’ de Mecano. Junto a La Pegatina, ‘Y volar’. Acto seguido, la cantante Rocío aprovechó para denunciar la censura en la red social del momento: “A Instagram le molestan los pezones” (el presentador ya había invitado al público a llenar sus perfiles con fotos si Rocío enseñaba “las tetas”). El punto y final a la ronda de teloneros la pusieron Arco y The Groovers, que finalizaron con su versión del ‘Lloverá y yo veré’.

A las 22:00h, tras la cuenta atrás de sus dieciséis, salieron al fin a escena los miembros de La Pegatina, que, con look de camisas horteras, harían su propio concierto durante la hora y media siguiente enlazando tema tras tema. Abrieron a golpe de explosiones de confeti con ‘Miranda’. Guiño a la ‘Fiesta pagana’ de Mägo de Oz para arrancar con su ‘Mamma mia’. Defendieron uno de sus temas nuevos, ‘Como lo haría un acuario’, antes de invitar a Mario Díaz para cantar ‘Olivia’.

La invitada que más aplausos levantó entre el público, no obstante, fue Rozalén, que prestó su voz a ‘Algo está pasando’ en uno de los momentos más entrañables de la noche. Víctor Guadiana puso su violín heavy al servicio de ‘Celestina’, antes del subidón de adrenalina que supuso la bailable ‘Gat rumberu’. El desfile de invitados continuó con Nil Moliner (‘Y se fue’) y Lola Índigo (‘Yo ya no quiero na’).

Eso es todo amigos

La traca final de temas míticos comenzó con ‘Saber que tú’, ‘No som d’aquí’ (junto a Miki Núñez) y ‘Lloverá y lloveré’ antes de abandonar el escenario. El público sabía que, por lo menos, quedaba una, y cantó a coro “no estamos todos, falta Mari Carmen”. La banda regresó en formato acústico acompañados de La Canija para cantar ‘Alosque’. Para rematar la faena, regresaron al formato eléctrico junto a sus compañeros de La Gran Pegatina (la versión extendida de la banda) para cerrar con ‘Vamos a por ti’, ‘Una mirada’ y, ya acompañados de todos los invitados (que apenas cabían en el escenario) y a la hora anunciada de despedida (23:30h), la apoteosis de ‘Mari Carmen’. Rubén se quitó la camiseta, así que Rocío de Las Chillers se le acercó enseguida para decirle que ella no iba a ser menos y mostrar su pecho también. Al final hubo pezones en Instagram.