Después de experimentar con su cara más electrónica en “Something To Die For”, los suecos The Sounds vuelven al terreno que mejor han pisado. “Weekend” (Arnioki/Music As Usual, 13) es un retorno a su efectivo pop de estribillos.

Apaguen las luces, disparen los cañones de confeti y bajen la bola de espejos porque The Sounds han vuelto. Ya el título de su nuevo disco, “Weekend”, es bastante autoexplicativo y resume no sólo el contenido de este quinto disco de los suecos sino el de toda su carrera, una orgía festiva y hedonista de pop sin complejos ni complicaciones. No obstante, Maja Ivarsson me recuerda que “los fines de semana tienen tanto sábados como domingos”, y se explica: “El del fin de semana es un concepto que encajaba muy bien con el disco, pero queríamos cubrir tanto el espectro más fiestero como esas tardes de domingo más relajadas”.

1Seguramente por eso han querido dejar de lado los sonidos más electrónicos, casi houseros de su anterior trabajo, “Something To Die For”, para centrarse en el pop de manual que tan bien han manejado desde su nacimiento hace década y media. Himnos como “Tony The Beat” podrían encontrar en este disco su análogo en “Outlaw” o en el tema que da nombre al álbum, pero el quinteto insiste en que la facturación de hits no es su principal objetivo. “Si bien nuestras canciones suelen resultar muy pegadizas, lo cierto es que no es necesariamente nuestra intención. Para nosotros lo más importante es tratar de mejorar, tanto a nivel de composición como de interpretación”. En este disco, además, querían capturar la energía de sus directos. “Queríamos transmitir esa sensación única del live pero a través de un disco de estudio, y paradójicamente eso nos hizo necesitar mucha más preproducción y ensayos de lo habitual”. El resultado lo pudimos ver hace unas pocas semanas en varios escenarios de nuestro país en una gira en la que: “el público está demostrando que les encantan las nuevas canciones”.