“En un mundo ideal, sería una persona mucho más tranquila”
Entrevistas / Najwa Nimri

“En un mundo ideal, sería una persona mucho más tranquila”

Pablo Tocino — 02-03-2020
Fotógrafo — Virgili Jubero

Lo nuevo de Najwa Nimri, “Viene de largo” (Mushroom Pillow, 20), llega en un momento espectacular para su popularidad como actriz. Por tanto, a los que ya seguíamos su recorrido musical probablemente se nos unan muchos que descubran ahora esta faceta y que probablemente a raíz de “Viene de largo” se animen a revisar el resto de su discografía, porque el álbum no está nada mal.

La mencionada popularidad de Najwa Nimri ha vuelto a poner en la palestra ese aura de “misteriosa” que el público y los medios le habían puesto a la artista vasca, y de la que hablamos (sin mucho misterio) en esta conversación. Personalmente, no sé si yo usaría “misteriosa”, pero sí que usaría otro adjetivo, “libre”. Ya sea por la libertad que en ella han tenido para convivir personajes tan extremos como por la sensación de libertad que transmite su faceta creativa en la música. Porque de ella ha salido un disco tan visceral como “Donde rugen los volcanes” (12), pero también la electrónica noventas de “Rat Race”(14)… y ahora sale este “Viene de largo”, donde la electrónica sigue presente, pero con un componente mucho más urban, ¡y hasta toques de dubstep y trip-hop en la misma canción!

Hace cuatro años de “Rat Race”. ¿Las canciones del nuevo disco han ido surgiendo a lo largo de estos cuatro años o ha sido más una inspiración más de los últimos meses? Cuéntame.
No, no, son letras que tengo desde hace tiempo. Eran muchísimo más largas, tengo varias que se han quedado fuera porque no me ha dado tiempo a acabarlas y me estaba demorando muchísimo… Las iré sacando a medida que avancemos en el año. Pero no, no, las tenía desde hace mucho, lo que he ido haciendo es variar su producción y, sobre todo, reducir letra. Eran páginas y páginas y páginas… decidí hacer un disco de electrónica y spoken, todo el rato hablado. Y todo el mundo me decía “esto dónde lo colocamos, no lo va a escuchar ni el Tato”. Pensé en intentar domarlas, pero casi que no tenía tiempo… Cuando podía, en mi tiempo libre, pues exploraba con una arquitectura techno, luego con El Guincho hasta que saqué “Lento”… y finalmente hasta que llegué a Josh (Tampico). Estuve con varios chicos también antes, probé con muchos productores, hasta que ya finalmente me quedo a vivir con Josh y paso todo a esta especie de híbrido de todas las influencias, que no mira a ningún sitio.

¿Se te ha hecho larga la espera, como dices en la canción que da título al disco?
(Cantando) “Solo tuve que esperar, aprender a disparar, no alejarme de la hoguera” (ríe). Tal cual.

Es bastante distinto al sonido de “Rat Race”. Conozco la producción de “Lento”, pero ¿con quiénes más has querido contar para la producción de este álbum?
Todas las canciones las hice en todos los estilos, el proceso de este disco ha sido larguísimo hasta llegar al minimal, cuatro elementos casi sin música, cuatro elementos que en directo van a ser mucho más extensos, un trombón incluido que no tenemos en el disco. Ha costado mucho llegar a esta sencillez extraña. El productor con el que finalmente me he quedado ha sido Josh Tampico, que era técnico de sonido de, entre otros, los Red Hot Chilli Peppers. Está aquí afincado, tiene mucho control del sonido, él produce pero se dedicó a producir sus propias cosas porque no le gustaba trabajar con gente en el estudio. Y nosotros nos hemos entendido muy bien en el estudio, así que lo he hecho entero con él.

Te iba a preguntar por qué se quedó fuera la versión de “Bella Ciao”, pero supongo que si querías un concepto más unido, no encajaba.
Porque nunca la hice para meterla en el álbum. La hice porque estaba locutando en “La casa de papel”, y me puse a jugar con las voces y a hacer la versión que yo sentía del tema sabiendo la historia, sabiendo cómo creó la gente esta canción justo antes de morir. Yo me imaginaba algo muchísimo más tenebroso. No hay nada heroico en morir acribillado a balazos. Entonces hice una canción muy sensorial, que te pusiera los pelos de punta.

¿Hay un sample en “Más arriba”? Me recuerda el inicio a “Barre con el pelo” de Tomasa del Real.
No sé ni quién es. Puede ser, ahora mismo no tengo fresco el sonido… pero casi todo está creado, hay poco cogido. Me hubiese gustado coger samples muy conocidos, pero no los cogimos, había que pagarlos (ríe).

“Me imagino un mundo de fábula en el que hay gente que no se da cuenta de que van ganando los malos, donde me incluyo”.

A nivel compositivo, y aunque cada canción tenga su porqué, ¿hay algún concepto que te haya inspirado en general para el disco?
Bueno, el disco tiene una onda general, las letras lo dicen, y todas las letras van de lo mismo. De la cara oculta. Del precio que hay que pagar. Viene de largo”. Todo lo que no se habla, se canta.

En una entrevista con Sebas E. Alonso comentabas que no te exponías tanto cantando en inglés, y que en cambio “Donde rugen los volcanes” era como estar en pelota picada. Aquí has vuelto al castellano, ¿de nuevo te has visto más vulnerable?
No, porque en “Donde rugen los volcanes” hablo de mi universo, y esta es una especie de “contra”. Más allá del universo es como si yo tuviera un escudo. Me pilla rodando, me pilla en personajes bastante extremos… Supongo que están teñidos de eso también. Supongo que, en un mundo ideal, sería una persona mucho más tranquila.

Supongo que ya te habrán preguntado, llama mucho la atención lo de “Tasqtesales”. ¿Por qué ese título?
Empecé haciéndolo en Francia y luego lo cambié entero . Me imagino un mundo de fábula en el que hay gente que no se da cuenta de que van ganando los malos, donde me incluyo. No deja de ser una visión bastante naif, pero cuando hago música me quito unos años. Sin querer me sale eso. “Tasqtesales” va de eso. Entonces podría no haberlo abreviado, haber dicho “Estás que te sales”, pero en vez de eso, puse esa abreviatura. Sin más. Es que la letra lo dice todo, explicarla no… es bastante explícita.

Lo de que van ganando los malos es algo que repites en “Buenas palabras”, que es una de las canciones que más me ha gustado. Creo que funciona muy bien esa mezcla de electrónica y un poquito de dancehall, tus fraseos. Tiene y creo, no sé si estoy equivocado, que con un mensaje político.
Sí, es que todas están teñidas de lo mismo.

“Seguramente si estuviese en algún programa de estos de Telecinco, de la isla o cualquier cosa de estas, pues el misterio cualquiera lo pierde rápido”.

¿De cabreo?
De ser un ciudadano en 2020. Pero hablo en primera persona, hablo de que yo soy todo eso malo y yo soy todo eso bueno. En esta canción no deposito la culpa en el resto.

¿Como ciudadanos de 2020 tenemos todo eso malo y también toda esa parte buena?
No tengo ni idea de lo que tenemos. No sé hasta qué punto se hace responsable uno, ni sé por qué se moviliza la gente… Son muchísimas las banderas.

No sé si hay pensamiento de próximos singles o videoclips.
Pues mira, yo no quiero en realidad, y he luchado mucho para que no hubiera single tras single tras single. Lo que he dicho es “mira, como no lo tengo todo, sacamos de momento esto, y luego que vayan saliendo los siguientes temas nuevos”. No quería hacer un formato como el que está todo el mundo acostumbrado a hacer ahora, de bombardear constantemente con contenido. Quería con esto dar un input de info suficientemente grande como para que la gente se hiciera una idea, no ir racionando. A nivel comercial igual no es lo ideal, pero era lo que quería. El vídeo de “Lento” lo hizo Agustín Alberti que es un gran amigo de la infancia, estoy muy contenta con ese vídeo y con ese track… pero ese vídeo es muy caro. No lo podría haber hecho si no tengo un amigo íntimo con ganas de filmar una película. No me veo haciendo eso en cada track, es muchísimo esfuerzo, muchísimo dinero, muchísima gente que hay que movilizar, etc. Quieren hacer otro videoclip, supongo que llevaremos a cabo algo por abril o así, pero tiene que ser algo así, algo cinematográfico. Como estoy con un pie en cada mundo, los videoclips han dejado de tener sentido para mí si no tienen ese punto. Ese es mi empeño, unir los dos mundos. Pero claro, son ideas caras, es complicado.

¿Presentarás el disco en una gira?
El 5 de marzo tengo uno, el 6 otro, luego me pongo a rodar y ya hasta el siguiente año no puedo girar. Pero estamos preparando el directo para estas fechas que tenemos cerradas.

Hace poco te preguntaron en una entrevista que se dice de ti que eres misteriosa, y que si tú te considerabas misteriosa. Y me encantó tu respuesta, que decías “¿cómo me voy a llamar misteriosa a mí misma?, si lo hiciera estaríamos ante un personaje que habla de sí mismo en tercera persona”. Es verdad, sería un rollo Aída Nízar.
Totalmente…

En la misma pregunta decías que, en cualquier caso, sabes que esa imagen que tiene el público de ti está ahí, y que al fin y al cabo eso te da de comer, desde la Nuria de “Abre los ojos” a la propia Zulema. ¿Crees que esa imagen te “da de comer” también en tu faceta como cantante, que la gente la tiene en cuenta?¿O que disocia entre tu faceta de actriz y tu faceta musical?
Creo que puedo hacer muy poco al respecto. Cuando la gente ha decidido ponerte en un sitio, y estás dentro de un mercado y más o menos cubres unas expectativas… Más allá de que a mí me guste hablar de mí misma como una creadora que va por libre, no dejo de formar parte de este juego absurdo. Y dentro de este juego absurdo la gente me coloca donde lo necesita. De ahí vienen unas expectativas donde parte de lo que proyecto es real, y la otra parte no deja de ser la proyección de los demás. Y de esa no me hago cargo. Quiero decir… Yo no soy muy dada a estar en todos sitios, tampoco tengo un speech personal donde me moje especialmente. Me mojo en las interpretaciones y en los discos, en todo lo creativo, pero en lo que está fuera del ámbito de trabajo… No se me da bien. Entonces creo que el misterio responde a eso, y a que me llamo Najwa… Y a que he tenido unos personajes que son muy alejados a mí, por eso me meto en ellos, porque son los que me interesa explorar. Eso ha ayudado a que se cree una imagen alrededor mía. Pero el misterio creo que está más ahí.

Claro.
Seguramente si estuviese en algún programa de estos de Telecinco, de la isla o cualquier cosa de estas, pues el misterio cualquiera lo pierde rápido. Lo estás viendo levantarse, irse a la cama, comer, gritar desde primera hora del día, en su día a día… Así es complicado ser misterioso, conoces facetas más cotidianas, que son de las que yo me he alejado porque ya las vivo día a día. Mi día a día obviamente lo tengo, como el resto de la humanidad. Como el resto de los mortales me levanto, me acuesto, como, voy al baño, ¿sabes? Pero todo eso no es lo que me gusta mostrar de mí. Porque donde pongo mi lado creativo tiene que ver con lo que de verdad me inquieta, y eso tiene que ver con los misterios de la vida. Entonces supongo que de alguna manera estoy ayudando a que crezca esa pompa alrededor de mí, pero porque parte de mi inquietud tiene que ver con esos misterios. Podría hacer un canal con Iker (ríe).

En cuanto a películas y series en las que vamos a verte próximamente, tenemos el spin-off de “Vis a vis”, la nueva temporada de “La casa de papel”, pero no sé si hay más proyectos sobre la mesa.
Hay, hay. Pero ya los conoceréis. Acabo de terminar “El oasis”, ahora me toca girar y sacar el disco, y luego me toca meterme en “La casa de papel” hasta diciembre, y después haremos algunas películas. Non-stop.

Agenda

20.30h Entradas agotadas
Entradas agotadas
20.00h 20€

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.