“Nunca he estado cómoda en ningún sitio”
Entrevistas / Najwa Nimri

“Nunca he estado cómoda en ningún sitio”

17-06-2021
Fotógrafo — Virgili Jubero

Najwa Nimri sigue adelante con su exitosa carrera como actriz, sin que eso signifique que haya dejado la música a un lado. Tras “Viene de largo”, su disco de 2020, ahora vuelve con “AMA” (Mushroom Pillow, 21), un trabajo en el que va del bolero al trap, contando, además, con colaboraciones especiales.

Najwa Nimri volvía después de ocho años de silencio (musical) con “Viene de largo”,, un disco oscuro que ella misma definía como “apocalíptico” y en el que se planeaba una gira lo más oscura posible. Pero, una semana después de publicarse el disco, se inició el confinamiento domiciliario en España. Najwa se vio obligada a cambiar de planes, y nos cuenta que en ese momento tan oscuro empezó a materializarse este nuevo disco, mucho más luminoso: de tararear las canciones que le cantaba su madre se decidió a grabarlas. El resultado es este “AMA” que, en algunos momentos, se mantiene más fiel al bolero clásico, pero en general lo mezcla con el flamenco, el trap melódico, o hasta el lo-fi, contando además con las colaboraciones de Pablo Alborán, Israel Fernández, rusowsky, y hasta de su compañero de reparto Álvaro Morte. El primer single ha sido la versión de “Muñequita linda”, que se estrena con un cuidadísimo videoclip realizado por Bàrbara Farré para CANADA protagonizado por ella misma y por Ester Expósito, y que Najwa nos revela que forma parte de un proyecto audiovisual a largo plazo.

Al enfrentarte a clásicos tan versionados como “Perfidia” o “Piel canela”, ¿te asustaba el pensar “qué puedo aportarle yo?”
No me asustaba, pero porque no las afronté como canciones que conocía. Me explico, eran las nanas que me cantaba mi madre, entonces me sentí muy cómoda cantándolas. No pensaba “son canciones de grandes cantantes, así que como no estoy a la altura, mejor ni lo intento”. Si hubiese tenido un conocimiento profundo del bolero, igual no habría querido cantarlas.

“Hablando con gente más conocedora del bolero, me comentaban que muchas surgieron en la posguerra, y a mí me surgieron en la pandemia”.

De todas formas, lo cierto es que te llevas las canciones a otro terreno.
Mira, hablando con gente más conocedora del bolero, me comentaban que muchas surgieron en la posguerra, y a mí me surgieron en la pandemia. Me puse a cantar canciones que cantaba mi madre, y de repente cogí el Garage Band y me puse a grabarlas. Fue así de sencillo. Es que claro, “Viene de largo” lo sacamos justo antes de que cerraran todo, una semana antes, entonces nos quedamos con todas las ganas, así que yo seguí haciendo música.

En cuanto a producción, aunque empezase siendo algo entre el Garage Band y tú, ¿luego has colaborado con más personas para ir matizándolas?
Sí, sí, Josh Tampico ha estado supervisándolo todo. Es el productor de todo el álbum. Yo las grababa con la cadencia que creía, las mandaba, él me iba mandando arreglos, yo se las volvía a mandar… Y así hasta que nos pudimos juntar en el estudio, por el tema del confinamiento.

¿Por qué has elegido “Muñequita linda” como primer single?
Porque fue la primera que salió, la primera canción pandémica. La hice, la mandé, me dijeron que qué bonito, dije que quería sacarla, y ya pensamos si hacer también otra, y otra… Y llegamos a la idea del disco. Aunque también hay unas cuantas que se han quedado fuera.

En el vídeo sales tú, la niña Giselle Torrents, y Ester Espósito. Con Ester no habías coincidido hasta ahora creo. ¿Qué tal ha sido la experiencia? ¿Os habéis quedado con ganas de volver a trabajar juntas?
Sí, ella es divina, sabe estar que te cagas, es muy curranta… De hecho estábamos en el Festival de San Sebastián cuando le dije que tenía un vídeo y que me encantaría que fuese la protagonista. Luego ya se metió Canada.

Quería que me contaras un poquito sobre el vídeo. A pesar de estar de por medio Canada, no sé si tenías una idea original que luego se haya conservado.
Claro, no, el vídeo es de su directora, Bárbara, pero yo di tres claves que me parecían importantes, la línea narrativa y lo que queríamos plasmar. El resto es obra de ella y de Canada en sí.

Con quien sí había trabajado Ester anteriormente es con Eva Llorach, en “Élite”. Se dio a conocer al gran público protagonizando contigo “Quién te cantará”. La historia del videoclip me recuerda a la película, por el punto meta de la historia, las tres etapas de la vida de esa artista, la ambigüedad del éxito, etcétera. No sé si hay algo de conexión ahí, si mi interpretación es correcta… o solo que me encantó esa película e inconscientemente las relaciono.
No, no, totalmente. Es que esa es la historia, y es muy parecido a “Quién te cantará”. Lo que has captado es lo que pretendíamos narrar. Encima en esa película yo interpretaba a una cantante y estaba haciendo mis propios temas, entonces todo se mezcla con todo. En “Quién te cantará” se ve a través de los ojos del maestro Vermut, porque es un maestro, y aquí a través de otra súper directora que es Bárbara. La historia del videoclip además tiene que ver con otro proyecto que estamos desarrollando a largo plazo, y que ya os comunicaremos, entonces esto es como una pequeña película. Hablando del éxito y sus mieles, que nunca son gratas…

Yo no conocía la historia detrás de “Muñequita linda”, y no imaginaba que fuese tan triste [ndr: su autora, María Grever, dedicó la canción a su hija fallecida].
Yo tampoco la conocía, me la contó luego mi manager. “¿Tú sabías que esta mujer se la dedicó a su hija muerta?”, y yo le respondí “no, y me la cantaba mi madre, prefiero no pensar en ello, que yo estaba viva”.

En la versión de “Esta tarde vi llover” colaboras con rusowksy, una mezcla lo-fi y bolero que a priori podría parecer imposible. Pero queda estupendamente bien, de hecho diría que es mi favorita del álbum.
¿Ah, sí? ¡Qué fuerte! [a su manager]. ¡“Esta tarde vi llover” es la que más le gusta! ¡Sí, sí! [vuelve]. No, es que a todos os estoy preguntando y de momento no hay como una clara favorita, pero nadie había dicho esta canción. Me alegro mucho. Es que ahí es donde más claramente, cuando entra mi voz y entra el bajo, se entiende la mezcla de estilos. Está en todos los temas, pero aquí poderosamente. Mira, rusowksy es un tipo que tiene un potencial inmenso. Ya le venía yo bicheando, pero es que es muy suyo [ríe]. Me decía “es que estoy en Fuenla y estamos confinados, va a ser un lío”, y yo le dije que le mandaba el tema y sin presiones… Que me lo enviase cuando pudiese. “Vale, pero yo voy a hacer lo que me de la gana” me respondió, y yo le dije que eso era lo que quería. Me devolvió esta mezcla de voces magnífica, los coros que entran y se van… Cuando lo escuché dije “guay, ya sabía yo que era él a quien había que llamar”.

“Solamente una vez” es otra mezcla que sale bien, en este caso con flamenco junto a Israel Fernández. ¿Qué tal ha sido trabajar con él? Me parece que tiene una voz y una pasión tremendas.
Israel es… Es una experiencia trabajar con él, una de la que no creo que me olvide nunca. Pasan pocas de esas. Es como el mejor tren que te puede pasar… por encima, porque es que te pasa por encima. Es un tipo que luego se quedó toda la tarde con nosotros, grabando, cantando más. Tuvimos un día de grabación espectacular, realmente emocionante.

“El rodaje de “La Casa de Papel” en la pandemia ha sido muy duro, hemos sacado la serie adelante porque el equipo es fantástico, pero las condiciones han sido muy duras”.

La que tiene un regusto más clásico, o con menos mezclas de otros estilos, es quizás “Historia de un amor”, tu colaboración con Pablo Alborán. Ha sido una sorpresa para tus fans más alternativos. ¿Por qué la elección de Pablo?
Pues mira, porque es un tipo que canta súper bien, tiene un dominio apabullante de la voz. Yo tenía muy claro que iba a estar como pez en el agua… ¿Qué pasó? Pues que, al contrario que las otras canciones, muy bien visto por ti, esta vez daba igual lo que hiciéramos con el ritmo, no nos encajaba ese punto de trap melódico, tuvimos que dejarlo en un corte un poco más clásico. Nos peleamos mucho con el ritmo de esa canción, y hubo que dejarla como estaba.

En el caso de “Acércate más”, es una colaboración con tu compañero de “La Casa de Papel”, Álvaro Morte. Tengo que preguntar… ¿Se os ocurrió en rodaje?
¡De hecho sí! Mira, el rodaje de “La Casa de Papel” en la pandemia ha sido muy duro, hemos sacado la serie adelante porque el equipo es fantástico, pero las condiciones han sido muy duras. Todo muy oscuro. Entonces yo tenía un día de estudio muy luminoso en el que había citado a Israel, a rusowksy y a Alborán, y le dije a Álvaro “vente al estudio, tío, que te va a dar la vida ver a esta gente”. Y ahí salió. Tuvo que ver con disfrutar de la burbuja de la música.

En una entrevista reciente, comentaste que querías haber metido una colaboración con una chica también, pero que no conseguisteis cuadrar agendas. ¿Podemos saber quién era?
Podría colaborar con muchas amigas, pero es que queríamos una chica en concreto, y esa chica a la que tanteamos dijo que no por fechas, no sé si sería por fechas o porque no le dio la gana, pero fue así. No sé si puede decir porque igual al final sale… Me encantaría decírtelo porque creo que te encantaría.

¡¿Sí?!
Sí [risas]. Pero es que… [a su manager] mejor no lo decimos, ¿no? Nada, nada. Pero bueno, que ya estábamos moviendo lo de los chicos, entonces salió muy fácil.

Decías antes que algunas canciones se habían quedado fuera. ¿Qué versiones eran? ¿O tienes pensado sacarlas más adelante?
Sí, hay colaboraciones muy potentes, pero serán para más adelante, para cuando estén. Lo que queremos es ir sacando single a single poco a poco.

No sé si has escuchado “Puta”, el último disco de Zahara. Su uso de la electrónica, la estética feísta y la oscuridad de las letras me recordó un poco a tu etapa de “Rat Race”.
Pues mira, no lo he escuchado, pero escuché el otro día por encima una canción y me llamó la atención. [A su manager] ¿Tú has escuchado “Puta” de Zahara? ¿Está bien? Pues luego lo mismo me lo escucho, porque vi que había algo en el beat que me interesaba también. Es menos pop, ¿no? Es como dance, al menos la que yo escuché, es que no sé el nombre de la canción.

Estos días ha salido también la noticia sobre “Insider”, un reality de Netflix que ibas a presentar tú, o algo así, no me quedó claro la función, pero nunca te había visto en una de estas. ¿Cómo ha sido la experiencia?
Sí, no soy exactamente la presentadora, es la voz y los ojos como dicen ellos, soy como una guía… Pero no es que yo sea rollo Mercedes Milá en un plató, es todo un experimento, como un reality ficcionado. Es otro juego.

En una entrevista reciente te preguntaban sobre retos, si te encontrabas más cómoda en la música o en el cine, y tú respondiste “la comodidad no es algo que me preocupe en mi trabajo, solamente para dormir”. Al hilo de eso te quería preguntar si es mejor tener retos que estar cómoda, o si está sobrevalorado eso de los retos.
Pues es que la comodidad no es una cosa que busque; de hecho, si me siento demasiado cómoda, puff… Me aburro. Es verdad que en la no-comodidad te puede salir el tiro por la culata, pero me arriesgo. Prefiero ir buscando. Si me mantuviera en un sitio que creo que es mío, donde yo creo que estoy cómoda… pero es que no soy yo, nunca he estado ahí. Nunca he estado cómoda en ningún sitio [risas].

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.