Fantasy Country
Discos / Flyying Colours

Fantasy Country

8 / 10
Raúl Julián — 03-05-2021
Empresa — Club AC30 / Poison City Records
Género — Shoegaze

Más de tres décadas después de su arrasadora irrupción en escena, el shoegaze sigue dejando satisfacciones temporada tras temporada, además de ampliar su recorrido con las diferentes variaciones admitidas por el estilo. Tras estrenarse con ‘Mindfullness’ (Club AC30, 16), Flyying Colours firman una de las indiscutibles dianas del año con epicentro en el género, presentando al fin (y de nuevo al amparo del sello londinense Club AC30) la continuación de aquel trabajo que los puso en el mapa.

Los australianos demuestran haber aprovechado el tiempo y, en este su segundo larga duración, pueden presumir de álbum sólido, de sonido universal y cargado de canciones tan directas como con frecuencia inapelables. La referencia se abre a lo grande con la deliciosa distorsión de “Goodtimes”, antes de que “Big Mess” (quizá una de las canciones del año) y “Ok” reafirmen cuánto echamos de menos a los nunca suficientemente reivindicados Stars, con esos juegos vocales masculino/femenino luciendo amplia complicidad y seducción. También destaca con peso propio la psicodelia con pespunte krautrock extendida sobre los seis minutos de “White Knuckles”, la semi-oscuridad de “Eyes Open”, o esa “It’s Real” que presenta una marcada línea de bajo casi saqueada a The Cure. Por su parte, “This One” y la final “Boarding Pass” son puro Ride y también suman como aciertos. ‘Fantasy Country’ (21) incluye un total de ocho temas que, aunque respetando la lógica, transitan por no pocas mutaciones del shoegaze al caer con igual descaro hacia indie-pop, noise o dream-pop.

Es por eso que los poco más de treinta minutos del álbum cunden exponencialmente, hasta convertir al producto en recomendable –si no directamente obligatorio– para cualquier aficionado a este tipo de sonido. Con The Pains Of Being Pure At Heart ya disueltos, Brodie J Brümmer, Gemma O’Connor, Melanie Barbaro y Andy Lloyd-Russell sugieren, con los parabienes de este disco, que tu nueva banda favorita (dentro de las coordenadas matizadas) bien podría estar en Melbourne.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.