Jugando en casa
Conciertos / Txarango

Jugando en casa

8 / 10
Gaspar Tarrida — hace 6 años
Empresa — Èxits Management
Sala — Recinto Festival Clownia
Fotógrafo — Marc Cargol

Un éxito rotundo para una nueva propuesta de festival que promueve el grupo Txarango como una forma de celebrar con su gente más cercana el inicio de una nueva gira. La ocasión servía para presentar su nuevo disco “Som riu” y no hizo más que confirmar ese fenómeno en que se ha convertido el grupo entre los jóvenes catalanes. Jugaban en casa y se notaba, todos los temas fueron coreados de principio a fin por la mayoría de las 4000 personas asistentes.

Un público mayoritariamente muy joven, también muchos niños con sus padres, pudo disfrutar de la música y los espectáculos de circo callejero en una programación de mañana, tarde y noche en los tres escenarios (uno gratuito en en centro del pueblo y dos en el recinto). Incluso la meteorología, tras algún amago, respetó a esta pequeña invasión de jóvenes y adolescentes (mayoría abrumadora de chicas) y su ansia de música y buen rollo.

El escenario principal reunía a grupos amigos y conocidos de Txarango que juegan en la misma división del mestizaje, la rumba catalana y una pachanga amistosa (cariñosa, definía uno de ellos). La primera noche vimos desde formaciones consolidadas como La Troba Kung-Fu (Joan Garriga maestro de muchos de ellos) a nuevos grupos que presentaban su primer disco, por ejemplo unos interesantes La Sra. Tomasa con su mezcla de música cubana con electrónica y funk, que fueron los encargados de cerrar la primera noche.

La noche la había abierto la banda de reggae Train To Roots, la única nota internacional del festival llegada desde Cerdeña, con una potente y original propuesta tuvieron el desagradecido papel de tocar cuando la gente se marchó a cenar. Completaban el cartel de la primera noche los muy coreados Els Catarres, cerrando una larga gira, y los Buhos con sus versiones ochenteras más propias de una fiesta mayor.

La segunda noche fue la del triunfo de Txarango, el momento más álgido y esperado, en horario para todos los públicos. Antes abrieron los jóvenes Itaca Band y le siguieron los más veteranos Strombers. Cerraban los valencianos Orxata Sound System, lo más agresivo que pudimos oir y DJ Ogt. En los otros escenarios pudimos ver nuevas propuestas rumberas, Bonobos y 9Son, al folk de Germà Negre, al cantautor Cesk Freixas y a corales televisivas de gran éxito popular como Deudeveu.

El cartel de este primer Clownia ha tenido en común una clara vocación para hacer bailar y cantar letras pegadizas en catalán. Esta homogeneidad, ha sido sin duda parte del éxito y la mayor gracia del festival para muchos, pero también puede ser su debilidad. Es razonable que una primera edición de un festival pequeño no quiera arriesgar y vaya a lo seguro pero una segunda edición, que se da por segura, debería abrirse a nuevas propuestas musicales.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies