30.- Elza Soares

“The Woman At The End Of The World”

(Mais Um Discos)

(WORLD MUSIC) A sus ochenta años y tras haber vivido una vida que daría para varios documentales, la brasileña ha dado forma a un álbum sorprendente de samba experimental, salpicado de jazz alocado (en “Benedita” se acerca incluso a Primus o Zappa), funk, rock e incluso post-rock ruidista. Joan S. Luna

 


 

29.- Moderat

“III”

(Monkeytown)

(ELECTRÓNICA) No es fácil mejorar lo escrito, no es fácil superar las expectativas que el público ha depositado en el trío. Apparat y Modeselektor debían superarse a sí mismos en este nuevo disco, debían hacer algo nuevo que siguiera sonando a Moderat y que no perdiera la chispa que les hace tan especiales. La pregunta está clara, ¿lo han logrado? Sí. “III” se acerca más al pop electrónico que al techno que caracterizaba los anteriores lanzamientos de los berlineses. La melancólica voz de Sascha, protagonista absoluta de esta edición, tiene esa mágica capacidad de crear elegantes y sensuales paisajes sonoros que, unidos a la contundencia e intensidad de Modeselektor, hacen de cada canción una explosión acústica. Marta Ruiz

 


 

28.- Parquet Courts

“Human Performance”

(Rough Trade / Popstock!)

(ROCK) Los de Brooklyn han reaparecido en escena con “Human Performance” como si lo del año pasado hubiera sido una broma pesada, un simulacro. Han vuelto las guitarras secas y las baterías constantes y esa voz dejada con la que Andrew Savage parece hacer constantes declaraciones de suicidio frustradas tras no haber encontrado café un lunes por la mañana. Esto es, Parquet Courts en toda regla. Lo que les mantiene en su indefinible limbo de “americana punk” o “post garage wave revival” (¿?), constatando que en el emporio underground estadounidense hay islas que escapan de la omnipresencia del sonido california. Daniel Treviño

 


 

27.- Dengue Dengue Dengue

“Siete raíces”

(Enchufada)

(ELECTRÓNICA) Los peligros que tiene producir un álbum debut que se convierta en símbolo de un género al alza, es que el examen contigo mismo y el peligro de convertirte en una banda de versiones de tu propia obra están a la orden del día. Los peruanos Dengue Dengue Dengue mataron la presión y el miedo por la vía de la expansión sonora en un nuevo ejercicio discográfico que sigue supurando un contagioso veneno que nos invita tanto a bailar como a encender dos velas negras que no son precisamente las de la Bruja Lola, sino la de la misa profana tropical. Así suena al menos “Siete raíces”, segundo LP del dúo limeño que, cuatro años después del revolucionario “La alianza profana” (Auxiliar, 2012) y dos del EP “Serpiente dorada” (Enchufada, 2014), han conseguido edificar una facción de global bass con trazas footwork sin perder el tino por esa colisión entre dub y cumbia negra de raíces folclóricas amazónicas mostrada en sus dos ejercicios anteriores, auténtica marca de la casa. Alan Queipo

 


 

26.- Ital Tek

“Hollowed”

(Planet Mu)

(ELECTRÓNICA) Soy de los que piensan firmemente que cuando un artista consigue encontrar su camino (hay quienes llevan décadas intentándolo sin éxito), poco más hay que decir sobre sus decisiones. Esto es lo que Alan Myson aka Ital Tek parece querer decirnos con este “Hollowed”, su sexto largo hasta la fecha. Un álbum de una soberbia descomunal solo comparable a la versión más etérea de James Holden (“Beyond Sight” podría ser una cara B del redondo “The Idiots Are Winning”), a la adictiva melancolía de los Telefon Tel Aviv o a una Fatima Al Qadiri despojada del pluggin ‘flute’. Aquellos a los que se la ponía dura el rollito UK garage del que hacían gala sus EP “Hyper Real” (2013) o “Mega City Industry” (2014) que se vayan olvidando. El niño protegido de Planet Mu, sello en el milita desde hace casi una década, cambia de tercio y deja a un lado la tralla y la bass music -esa que tanto ha saturado las últimas hornadas de música electrónica– para sumergirse en la electrónica de emociones y volver al sonido que marcó sus referencias más tempranas. Daniel Mesa