Los mejores discos internacionales de 2016
Especiales /

Los mejores discos internacionales de 2016

Redacción — 30-11-2016
Fotógrafo — Archivo

 


 

34.- Solange

“A Seat At The Table”

(Columbia / Sony)

(R’N’B) “A Seat At The Table” se ha convertido en el álbum que aúna todo lo que Solange quiso mostrar al gran público desde sus comienzos. Es un disco en el que cada canción respira gracias a sus fuertes influencias, sus amadas leyendas del soul y el r’n’b más clásico vagan por el largo dejando lo mejor de ellos mismos. Es una confrontación entre el pasado y el futuro, una intención de recuperar la música como medio de protesta para su comunidad. Soltar verdades, hablar del caos, el agotamiento, o la angustia de sus semejantes. Álex Jerez

 


 

33.- Jambinai

“A Hermitage”

(Bella Union / [PIAS])

(POST-ROCK) Corea del Sur es un país complicado: musicalmente, es fácil triunfar si se es una estrella de Youtube (boybands, girlbands, el ejemplo evidente de Gangnam Style). Jambinai, completamente al margen de estas esferas, ha conseguido un notable triunfo en el su país practicando un post-hardcore en el que integra elementos del folklore surcoreano y oriental. Instrumentos asiáticos (hu-ch’in, ti, p’ai-shiao) y spoken word en su lengua natal (como en “Abyss”) son los elementos principales que dan a “A Heritage” el acento surcoreano que lo distingue de cualquier otra banda del post-hardcore. Daniel Treviño

 


 

32.- Sturgill Simpson

“A Sailor’s Guide To Earth”

(Without Consent / [PIAS])

(AMERICANA) Nombres como el de Sturgill Simpson han logrado que en los últimos años el sonido de raíces no se convierta en una mera rememoración de los clásicos, sino la representación de ellos bajo nuevas formas. Una meta a la que siempre se ha encaminado el norteamericano y que encuentra en este nuevo trabajo su clímax. Eso no quiere decir que desaparezca el reflejo de referentes como Waylon Jennings (solamente hay que escuchar “Sea Stories”), pero sí que apuesta por una producción de mayor majestuosidad, que en contacto con su voz barítona alcanza cotas casi operisticas en “Welcome To Earth (Pollywog)”.  Kepa Arbizu

 


 

31.- Fat White Family

“Songs For Our Mothers”

(Without Consent / [PIAS])

(ROCK) El baile comienza con el single “Whitest Boy On The Beach”, un primer chute de resplandeciente oscuridad bajo una bola de espejos de sexo, drogas y muerte que no dejará de girar hasta el tema final. “Satisfied” es un country industrial y fantasmagórico sobre el vértigo/miedo al sexo que te taladra la cabeza con su ritmo repetitivo y creciente. La danza de mascaras sigue con otro mensaje de amor y buenas intenciones, la sinuosa y serpenteante “Love Is The Crack” o la hipnótica “Duce”, con la que nos adentramos en una especie de ritual sonoro de distorsiones, cuero y terciopelo que nos recuerda por momentos al “Venus In Furs” de los siempre presentes The Velvet Underground.Un disco crudo y auténtico de dificil digestión, como la vida. David Pérez Marín

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.