Max Cavalera: recuperando el tiempo perdido
Entrevistas / Soulfly

Max Cavalera: recuperando el tiempo perdido

David Broc — 01-03-1998
Fotógrafo — Archivo

Decidió abandonar el barco cuando éste lo tenía todo a su alcance, cuando todos, y digo todos, ya habían decidido rendirse a sus pies con motivo de su último disco en estudio. No lo esperábamos, y de ahí el estupor general ante semejante decisión: Max Cavalera arrojaba la toalla; Sepultura entraba a formar parte de su pasado. Ahora su presente se llama Soulfly,no tardará en darse a conocer ante todos nosotros y, lo más importante, a buen seguro que conseguirá hacernos olvidar a su ya lejano pariente. Y nosotros nos creímos que "Roots" era insuperable.

Pasiones Presentes Max Cavalera sigue siendo el mismo de siempre.Aunque algo resquebrajada por la intempestiva hora de la entrevista (las12 de la mañana de un sábado: un auténtico crimen),su voz sigue mostrándonos al jovencísimo Cavalera que chapurreaba inglés en ese tremendo video en directo ("Under Siege")que se grabó en Zeleste. Han pasado siete años desde aquello,y a pesar de que algunas cosas han cambiado, nosotros seguimos viendo al buen tipo que siempre hemos creído ver. Ha habido variaciones en su vida (Cavalera apenas comete errores en su inglés, tuvo un hijo,facturó un par de discos imprescindibles en la música de los90, se separó de la banda que él había creado y con la que había musicado las dos horas más excitantes, atrevidas y descomunales de la historia del rock más extremo y ha decidido fundar otro grupo) pero nuestra apreciación personal no varía.Max Cavalera es un personaje honesto. Sí, honestidad: esa es la palabra clave. La misma honestidad que le llevó a abandonar a una de las grandes bandas de la década en el momento más difícil,inesperado y peligroso de su carrera; la misma honestidad que le ha llevado a fundar una banda completamente nueva, Soulfly, con gente, valga la redundancia,completamente nueva. "La elección de los miembros de la banda fue absolutamente espontánea. Del único que tenía una vaga idea de cómo podía funcionar musicalmente era Roy Mayorga(batería), que estuvo en Shelter: de él me gustó el hecho de que se puede adaptar a todo; puede tocar hardcore, algo más lento, algo más groovy, etc. A Marcello D. Rapp (bajista) le conozco desde que tengo quince años, es un amigo de la escuela. A Jackson Bandeira le elegí porque buscaba un tipo de guitarrista diferente,un guitarra que pudiera cubrir mis carencias (risas)".

Lo cierto es que en un corto espacio de tiempo,Soulfly entraba en el estudio a grabar. El guía espiritual, cómo no, fue Ross Robinson (Korn, Sepultura). "Era lo lógico.  Es un buen amigo, y creo que actualmente él es el productor que mejor me entiende. Creo que su aportación a mi música es fundamental;él sabe qué es lo quiero, cómo lo quiero y dónde lo quiero. A su vez, es un modo de no distanciarse por completo de lo último que había hecho con él". Así las cosas,   Cavalera decidieron olvidarse de la producción faraónica,mayestática y perfeccionista de su predecesor, el monumental "Roots".El camino a seguir, una breve vuelta a los orígenes. "Sí,tienes razón: la producción y el sonido del disco no es tan perfeccionista, ni está tan cuidada como en "Roots". Mi intención desde el principio fue la de crear un sentimiento de improvisación,como si se tratara de una jam totalmente abierta. Si a ti te ha sonado más sucio y directo que "Roots", entonces he logrado mi objetivo (risas)". Cuesta imaginarse cómo pudo encarar la composición de un álbum totalmente nuevo dirigido a una banda desconocida; especialmente si éste venía tras la ruptura de uno de los hechos más importantes en la vida del ex-líder de Sepultura. No me hubiera gustado estar en su piel. "Sí, fue terrible. Estaba realmente deprimido. Tardé en plantearme el hecho de que tenía que hacer algo, que no podía estar sin hacer nada. Soy una persona que necesita estar activa, y esa situación me jodió bastante. El aspecto positivo de todo ello es que cuando empecé a componer las canciones de Soulfly, mi estado de ánimo mejoró por completo. Podemos decir que fue algo así como una terapia. Sí, por un lado fue duro, pero por el otro me ayudó".Una vez compuestas las canciones y absorbidas las influencias ("He escuchado mucho rollo heavy, ya sabes: Hate Breed, Dub War, Deftones, Fear Factory, Machine Head; también hip-hop: cosas como Fugees, Method Man, Wu-tang, y mucha nueva música que se está haciendo en Jamaica, donde mezclan raggamuffin' con ska, reggae o hip-hop"),sólo restaban un par de detalles: el primero, la sorprendente ayuda de Mario Cadalto Jr., colaborador habitual de los Beastie Boys; el segundo,las colaboraciones de Dino Cazares, Ratos de PoraÙ, Chino Moreno y algunos más. "Lo de Mario Cadalto surgió porque soy un gran fan de los Beastie Boys; además, Mario sabe portugués,le gustaba nuestro trabajo y se daba la coincidencia de que nunca había trabajado con sonidos de este tipo. Fue interesante para ambos. Los colaboradores tuvieron una gran predisposición cuando se lo propuse; se nota que hay un espíritu especial en cada una de las aportaciones de esta gente, quienes, por otra parte, son grandes amigos míos".

La verdad: podíamos intuir, sospechar, presentir e incluso imaginar lo que podía llega; pero nunca esperar lo quenos hemos encontrado en "Soulfly". Más caótico,denso, brusco, oscuro e imperfecto que "Roots", este estratosférico debut nos ha dejado con la boca abierta. E insisto porque creo que merece la pena repetirlo: no nos lo esperábamos. Nos ha cogido por sorpresa.Y lo ha hecho porque todos nos habíamos flagelado con la dichosa premisa: "Roots" es insuperable. Lo dijimos seguros de lo que decíamos, arropados por el convencimiento de que tardaría en verse algo parecido. Por el momento (la diferencia en el número de escuchas entre uno y otro es abismal), una cosa queda clara: "Soulfly"ya se ha convertido en uno de los grandes del 98. ¿Mejor? ¿Peor?Eso ya lo decidiréis a su debido tiempo. Lo que de verdad importa ahora es resaltar el hecho de que Max Cavalera ha sabido responder a un voto de confianza que, reconozcámoslo, ha recibido más delo que ofreció. "Te puedo asegurar que he quedado muy satisfecho con el disco. Trabajamos muy duro a lo largo de un año para que todo saliera tal y como queríamos.Creo que el secreto del disco está en el hecho de que esta ha sido la ocasión en la que he trabajado con más libertad. Por primera vez, he podido incluir todo aquello que me gustaba, todo lo que había escrito: desde influencias hardcore,heavies o industriales a influencias del hip-hop o el reggae". Es posible que en esa libertad de movimientos (la misma que andamos reclamando para Rivaldo) radique la principal diferencia entre los miembros de Soulfly ySepultura. "Sí, sí, tú lo has dicho. En Sepultura nunca tuve la libertad que he tenido en este disco. En Sepultura hubo un tiempo en el que había miedo a probar cosas nuevas, a hacer algo diferente. Esa concepción de la música necesitó bastante tiempo para cambiar. En cambio, en Soulfly he tenido la oportunidad de experimentare investigar desde el primer momento. Soulfly es una banda más atrevida y valiente". Un proyecto que servirá, a su vez, para certificarla defunción de su otra banda paralela, Nailbomb. "No, ni Alex ni yo queremos volver a grabar con Nailbomb. Lo que sí que haré será tocar algunas canciones del grupo durante la gira de Soulfly:creo que será divertido e interesante". Todo ello, las reconstrucciones de las canciones de Nailbomb, la contundencia de un disco excepcional, la ilusión de una banda que empieza de cero, el espectáculo que significa poder ver a Max Cavalera encima de un escenario... Todo ello,repito, lo podremos ver dentro de poco: "Sí, empezaremos la gira europea en Abril, y supongo que en Mayo llegaremos a España y Portugal. Joder, tío, tengo unas ganas locas de empezar a tocar".Ahí queda eso.

"Soulfly"está publicado por Roadrunner / Mastertrax.

Un comentario
  1. I admit to not knowing eguonh about visual kei to really comment on the section, but it bothered me that so much of the segments on individual cultures were reflected through western eyes and intervewees. I'm with you - I enjoyed some parts, particularly the elation in the Indian fan's faces seeing Maiden for the first time. Sam Dunn doesn't really impress me as the guy we should have making documentaries about metal. That should be you, obviously.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.