“La pureza puede estar incluso en algo que sea mestizo”
Entrevistas / Maka

“La pureza puede estar incluso en algo que sea mestizo”

Aleix Mateu — 25-09-2018
Fotógrafo — Archivo

Maka sigue desvelando nuevos singles de su nuevo largo, “Dvende”, a medida que cierra fechas de shows en vivo y suma sold outs. Con su mestizaje de flamenco y rumba con ritmos de 808, reggaetón y bachata, el compadre de Dellafuente no deja de ampliar horizontes y cada vez suma más y más seguidores de todas las edades y condiciones.

Para comprender la magnitud de la propuesta solamente hace falta ver un concierto suyo, como uno de los dos que dio en Barcelona: niños llorando de emoción, madres coreando las canciones, adolescentes bailando. ¿Qué tiene de especial un show de Maka?
Un show mío es como un gazpacho, tiene muchas cosas. Tiene emoción, de temas sentíos, mucha emoción. Luego pasas a bailar con otros… Tiene mucho mestizaje, como el mismo duende, una energía que te transporta. Te puedes emocionar porque estoy hablando del sufrimiento de una madre, o podemos estar de bailoteo como en “Cositas del amor”. Hablo de la vida, de las drogas, del sufrimiento de la familia que está metida en eso… Tú imagínate, es como una montaña rusa.

“Yo vengo del rap y del flamenco, y me gusta cómo suena porque entiendo los dos mundos, los cojo como si fueran hermanos”.

¿Así lo sientes cuando estas en el escenario?
Sí, es una pasada. Se te sale el pecho cuando notas eso. Es una sensación que no se puede explicar. Es la gratitud de la gente cantando las canciones, incluso llorando, que vienen con sus madres o abuelas… En mis conciertos hay gente muy heterogénea. Vienen niños, con sus padres, con sus abuelas… En los primeros shows recuerdo que era más frío porque no se las sabían… ahora ya es exagerado. Ahora ni me escucho yo de lo alto que canta el público.

¿Cómo has conseguido condensar a gente tan distinta?
Yo creo que es por el tipo de música. He mezclado una cosa muy de toda la vida, como la rumba, el flamenco, con la música actual de ahora. Le he dado un lavado de cara a la fusión flamenca y lo he llevado a estos ritmos de ahora, como es el reggaetón, el trap, la salsa o la bachata incluso… Al llevarlo a estos sonidos, lo escucha tanto gente joven como las personas de antes, porque le doy un contenido, no hablo de tonterías. Toco temas serios y los canto como son, con crudeza… No le hecho azúcar para que te siente mejor. Si mis canciones son amargas, son amargas, pa que llores.

Además es un sonido accesible, más cercano al pop…
El pop es general. Toda la música de ahora tiene toques de pop. No lo puede negar nadie. Mi música une flamenco con reggaetón, sobre todo, eso es lo que hace que llegue a tanta gente. No podría hacer solo hip hop porque llevo toda la vida haciendo un estilo que es muy abierto de por sí, es fusión, es mestizaje.

Al final, la fusión y el mestizaje es lo que ocurre en la calle, ¿no?
Es así. Hoy en día no hay nada que diga… eso es puro. Vamos a ver: la pureza puede estar incluso en algo que sea mestizo. Están equivocados con la pureza. Mucha gente está con la pureza, con la pureza del flamenco, el flamenco jondo, con que esto no es flamenco, esto no es reggaetón, esto no es hip hop… Hijo mío, esto es música. Y esto es sentir la música sin prejuicio ninguno.

Tus nuevos singles tienen un sonido más relajado, menos rap, pero los vídeos de Outerspace, la uve de Dvende, la imagen que das sí nos remiten a ese mundo.
Mi vestimenta, mis formas… Yo digo en Twitter e Instagram que detrás de estas pintas hay un flamenco, que no es por la fachada. La actualidad es esto: vas como te sale de la polla y haces la música que te gusta, y por este simple hecho no será una mierda o algo que a primera vista tú ya sepas qué es. Tienes que adentrarte, escuchar y ver que detrás de esas pintas hay un alma, una manera de pensar, una cosa trabajada. “Mira este, el cani, al golfo este, el pintamonas”… Que no, que estamos equivocados. Y como tú has dicho, la uve del título es más actual, la música tradicional llevada a nuestros tiempos. Antes ya lo había hecho la fusión flamenca en los noventa, que se mezclaba con el pop, porque el pop es lo que había antes. Ahora hay trap, hay reggaetón… Y con eso lo estoy fusionando.

Igual no estás de acuerdo conmigo, pero creo que en muchas canciones el único elemento de trap se reduce a los sonidos 808. Me llama la atención que te tengan que etiquetar como el artista que hace trap y flamenco…
Es que como tú bien has dicho, solamente el ritmo es trap. Yo puedo tocar esa canción con una banda. Mi particularidad es esa, y me gusta ese sonido, porque es crudo. Es algo muy sencillo, pero al meterle voces flamencas y quejíos… Yo vengo del rap y del flamenco, y me gusta cómo suena porque entiendo los dos mundos, los cojo como si fueran hermanos. No es por sentirme creído, pero creo que he dado con la tecla en un subgénero que no se ha dado antes. Hay muchos artistas de toda la vida que me están pidiendo colaboraciones, gente que se ha dedicado al rap o gente que antes no entendía la fusión. ¿Por qué apostáis por mí ahora? Pues porque está bien hecho. Y porque llega.

Háblame de qué nos encontraremos en el disco nuevo…
Los discos y canciones que he publicado hasta ahora tenían más pena, más fatiga que sentía dentro. En este disco he querido reflejar que todo me va mejor. He querido ser positivo, el cambio en mi vida, y transportarlo a la gente para bien, para que los que lo han pasado mal vean que tienen salidas, que hay que trabajar para ello, pero que hay salidas. Yo vengo de pasar muchas fatigas y muchas cosas que ni puedo hablar de ellas. Este disco trata sobre no olvidar mis raíces y llegar a estar en lo mejor de mi vida sin olvidar lo que yo he pasado, y queriéndome a mí mismo. Cositas del amor es un tema muy rumbero, muy alegre, que habla de esa persona que me buscó la ruina antes, mi antigua pareja, y ahora viene porque estoy bien y en la gloria… cositas del amor. Otro tema, el de “Dvende”, que es el que da título al disco, trata sobre no olvidar mi barrio y lo que pasa ahí, las formas que tenemos de olvidar las penas. Hablando de dinero y las fatigas por no tenerlo, de lo que rodea al barrio, a un barrio marginal o un barrio obrero. Vas a encontrar positividad, mucha vida y mucho mestizaje. Eso es el hilo conductor del disco.

¿Es tu material más alegre?
Totalmente, mi disco más alegre es “Dvende”. Solo hay dos temas tristones. El “De menos”, que lo saco con Heavy Roots, y habla de lo que querías decirle a esa chica que te gustaba y no te atreviste a decírselo. ¿A quién no le ha pasado eso también? La has dejado escapar y posiblemente era el amor de tu vida. Luego hay otro tema más crudo que todavía no ha salido. Es un trap. Como estoy sacando temas más movidos, más reggaetón, más salsa, echan de menos algo más duro. Va a haber de ese tema, pero siempre mirando al ahora. No desde el punto de vista de que lo estoy pasando mal, sino de la celebración.

¿Con que colaboraciones has contado?
Dellafuente, Químico Ultramega, de Republica Dominicana y que está trabajando con Arcangel, Bad Bunny y esa gente… Y alguna sorpresa más bomba que no te puedo revelar.

Nunca has tenido miedo a mostrarte vulnerable en tus canciones. ¿Crees que en la música de calle es algo que no se suele querer mostrar?
En este mundo de la música urbana, en el rap, siempre se quieren hacer los más chulos, el que más tiene, el más follao… Mi particularidad es que me muestro tal como soy, es parte de mi pureza. Muchos temas me juegan malas pasadas en los directos porque son muy cercanos a lo que he vivido, y al cantar lo paso mal. Pero eso también se transmite al público, se crea buen ambiente y es como debería ser la música para mí. Si yo hablo de amor, de que un día lloro por mi madre, no veo el motivo para no explicarlo. ¿Quién no llora? ¿Quién no ha sentido pena? Yo lo plasmo en los temas y creo que me ha hecho mucho bien. La gente se siente muy identificada. También cuando hablo de la droga… mucha gente ha pasado por eso. Hablo desde ese respeto y desde ese saber, porque lo he visto y lo he vivido… Es una manera positiva de hacerlo llegar

“Vengo de dar conciertos y no ganar un duro. Hasta que entré en prisión por una movida que tuve en mi pasado, me tiré cinco años y medio ahí“.

Tratas temas como la droga, como dices, pero no desde el punto de vista gángster…
Desde la realidad, la crudeza, el respeto… Todo el mundo es vulnerable. Cuando tú llegas a casa y estás solo… Todo el mundo que es buena persona, es así. Por mucho que se quiera dar en las redes… todo el mundo es vulnerable a las cosas malas que le pasan. Te haces el fuerte en la vida, pero te jode y cuando estás solo lo sufres.

Has hecho muchos shows en sold out. ¿Qué le dirías al Maka del 2014, en los tiempos del disco “PNA”? ¿Qué diría él si lo viera ahora?
El Maka del “PNA” no se lo creería. El Maka del “PNA” sabía que tenía potencial. Yo en el “PNA” salí de prisión y dije… tengo que cambiar mi vida, si no me voy a ver muerto o voy a matar a alguien de mi familia por disgustos. Verme muerto o muy mal, en situaciones que me he visto malas, me llevo a pensar en cambiar mi vida. Sabía que tenía potencial y estaba haciendo el tonto. El Maka del “PNA” sabía lo que podía alcanzar, lo que no sabía era que llegaría de esta manera a los puntos en los que estoy. Yo no pienso en grande, yo tengo los pies en la tierra de toda la vida. Lo voy viendo y no me acostumbro. Lo disfruto poco a poco con mi familia. Fue conocer al Chino, a Dellafuente, pensamos los dos en hacer conciertos juntos, empecé a grabar con él… Aprendí de él, él aprendió de mí, y fue todo de la mano de Dios.

Habéis crecido juntos…
Aunque no hemos hecho muchos temas juntos, los shows los hemos ido trabajando los dos, haciendo una mezcla muy personal. Nos ha ido muy bien. Luego hemos decidido tomar caminos diferentes y me alegro mucho de que nos haya ido tan bien a los dos.

“PNA” salió en 2014. A nivel musical no era nada extraordinario, pero sí que adelantaba muchas cosas que antes no sonaban y ahora son tendencia.
Y ya ves las reproducciones que tiene, no llega a 5.000. Yo tenía esa idea de hace mucho tiempo. Esas mezclas… Pero la gente no estaba preparada para eso. El trap nos ha hecho abrir la mente, a mucha gente que se dedicaba al rap incluso. Ha hecho mucho bien por eso, porque hoy en día no nos hacen falta multinacionales. Con Youtube y tus plataformas digitales puedes ganarte la vida muy bien. No te hace falta nada más. La gente no estaba preparada para “PNA”, pero lo han ido entendiendo poco a poco.

¿Cómo llegaste a la música?
Yo llevo haciendo música desde niño, incluso haciendo letras. De muy niño tenía un grupo de flamenco que se llamaba Fragua, con doce o trece años. Componía, hacía mis temas… Luego me compré una tarjeta de audio y empecé a grabarme malamente, se escuchaba todo muy mal, y un productor de ahí, el Coque, que ha producido para el Canelita, para gente del flamenco y de la fusión flamenca, me escuchó en el barrio y decidió grabarme una maquetilla con producciones suyas. Yo tendría unos quince años. A raíz de ahí, de creer en mí, saqué una maqueta que se llamaba “Soy payo ¿Y qué?”, como de cachondeo, porque a mí me discriminaban por cantar flamenco y ser payo. Hay gente a la que discriminan por ser negra, por ser gitana, pues a mí me discriminaban por ser payo. Yo, en el barrio, que hay de todo, soy el payo. Ese hombre confió en mí, me grabó temillas y a partir de esa maqueta me solté más. Cada dos por tres estaba sacando temas para el barrio, porque para aquel entonces Internet no tenía la fuerza que tiene ahora. Al final encontré a un colectivo de Granada que se llamaba Lnai Records, donde estaba Vicente el Vizio, conocí al Dani que era mi antiguo manager, a Defé Fuentes, que era un rapero que hacía dirty south, que era el trap cuando no existía… Era la época en la que no se ganaba un duro en el rap. Yo rapeaba, escuchaba Tego Calderón, la moda de cuando empezó a dar fuerte el reggaetón… A mí me han llegado a tirar mecheros en los conciertos por cantar reggaetón, por ser de los primeros en hacerlo. Vengo de dar conciertos y no ganar un duro. Hasta que entré en prisión por una movida que tuve en mi pasado, me tiré cinco años y medio ahí.

Y fue tu punto y aparte…
Mi punto y aparte, mi punto de inflexión. Cuando salí me dije “tengo que cambiar”. Voy a fuego con la música. Aun así también trabajé de todo, pero me puse más de lleno en la música.

¿Te ves sacando música con alguna multinacional ahora?
Este disco lo quería sacar bien hecho, con multinacional. Pero ya tenía cerradas fechas de la gira, hicimos una planificación con mi mánager, y no podía hacer las fechas sin el disco. Ahora me han hecho sacarlo poco a poco porque me están pirateando el disco con cuatro temas que he sacado y los rellenan con canciones antiguas y una carátula que han hecho que pone “Dvnde”. Y lo venden en el top manta. Yo tengo que ganar dinero con mi trabajo y por eso lo saco poco a poco, a modo de singles. Conforme vaya pasando la gira, irán descubriendo temas nuevos en los conciertos.

¿En paralelo? ¿Acabará la gira y acabará el disco?
Puede ser que sí. Por eso haré una segunda vuelta con el disco ya hecho y en la calle. Y con el show más bien hecho, más preparado.

“Yo vengo de hacer música toda mi vida. Ahora tengo la suerte de haber dado con la tecla por cabezón y la gente lo esta aceptando ahora”.

Este será independiente.
Exacto. Lo próximo sí me gustaría madurarlo bien y si se llega a una buena negociación sacarlo en alguna multinacional. Hoy en día se vive muy bien siendo independiente, pero yo quiero llegar al máximo de público posible. No me quiero quedar en lo que llegan mis redes sociales. Quiero que haya un grupo detrás que pueda darme una publicidad y un extra para llegar al público latino, por ejemplo. Donde antes no podía llegar un tipo de música como la fusión flamenca. Yo ahora pienso en llegar a todos lados. Siempre en mejor. Con los pies en el suelo pero pensar siempre en más y más.

El flamenco es muy de aquí. ¿Crees que es difícil exportarlo?
Sabiéndolo mezclar y no metiéndote tanto ahí, dándole su toque, cuidando la estética… Yo creo que se puede llevar a otros sitios.

¿Quién hubiera dicho hace tres años que gente del rap de Estados Unidos se haría remixes de música latina, no?
Con Bad Bunny, Farruko… Era impensable. De hecho ahora C. Tangana ha abierto otra línea sacando con Farruko, French Montana… ¿Quién iba a pensar eso? O el remix de Gucci Gang. Yo creo que la gente está más abierta a los sonidos diferentes. ¿Por qué no? Intentarlo hay que intentarlo. Yo ahora me he hecho un tema con Químico Ultra Mega. Y Químico viene durísimo. Ya es un pelotazo en su país, pero todavía lo va a ser más.

¿Qué le dirías a un fan tuyo que se quiera dedicar a la música?
Yo le diría que si quiere dedicarse profesionalmente, tiene que estar muy al día de todo. Que note que tiene talento, que no pierda el tiempo. Yo en eso soy muy tiquismiquis. Creo que no cualquiera debería hacer música. Es perder su tiempo. Si él nota que tiene talento y que puede, que le eche noche y día en lo que quiere. Que se tiene que dejar de tonterías, tener los pies en el suelo, moverse mucho, no tener vergüenza para nada, eso en la vida en general… Y que le hiciera caso a su corazón pero que piense mucho. Hay que tener la cabeza muy fría. Tienes que marcarte tus pautas, tener tu meta e ir poco a poco y no del tirón. Yo vengo de hacer música toda mi vida. Ahora tengo la suerte de haber dado con la tecla por cabezón y la gente lo esta aceptando ahora. Tienes que ser persistente, que de la noche al día los sueños no se cumplen.

Agenda
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
viernes 28/09/18MadridOchoymedio20:3017€
viernes 30/11/18BarcelonaRazzmatazz 120:0015€

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.