“Hay una necesidad de sentirnos útiles haciendo discos”
Entrevistas / Animic

“Hay una necesidad de sentirnos útiles haciendo discos”

Don Disturbios — 10-10-2013
Fotógrafo — Gustaff Choos y Xavi Torrent

En Cataluña hace tiempo que son toda una realidad y sus conciertos se cuentan por rotundas victorias. Ahora con “Hannibal”, su cuarto álbum, preparan el asalto definitivo para trascender, conscientes de que la tarjeta de presentación es por fin inmejorable. ¿Me lo vas a negar?

“What is the glorious fruit of our land?

Its fruit is deformed children.

What is the glorious fruit of our land?

Its fruit is orphaned children.“
(“The Glorious Land”.- PJ Harvey)

Hace dos años un disco venía a sacudir de arriba a abajo mi espinazo para no dejarme indiferente. Una obra que a la postre se convertiría en el mejor álbum del año para esta publicación, confirmando su importancia y peso dentro de la carrera de la artista que lo concebía. PJ Harvey se sacaba un álbum que dejaba al descubierto los horrores de la guerra. La violencia, la destrucción y la muerte. Pues bien, todo esto viene a cuento porque esa misma corriente que recorrió mi espina dorsal hace dos años, se repetía hace unas semanas cuando el cuarto largo de los catalanes Animic llegaba hasta mis oídos. Un disco que se me antojaba igual de doloroso, crudo y oscuro, y que venía a poner también la banda sonora a esta época de desesperanza en la que vivimos. “Creo que existen dos reacciones ante lo que está sucediendo y lo mal que está todo. Por un lado está la reacción de que la gente que ahora necesita cierto positivismo, pero también está la reacción más de mala leche, que es la que hemos hecho nosotros. Ambas son legítimas, pero es como cuando vas a una manifestación y ves que hay gente que la está convirtiendo en una fiesta. A mi eso no me gusta. Te estás quejando y no puedes llevar flores en la cabeza tocando tambores cuando lo que tendríamos que estar haciendo en realidad es liándola mucho. Pues “Hannibal” es eso traducido a la música”. Quién así se expresa, con claridad meridiana, es Ferran Palau que, junto a su pareja Louise Sansom, son los principales compositores de la banda. De hecho se reparten de forma bastante democrática la inclusión de sus temas en los discos, componiendo y cantando ella en inglés y él en catalán, su lengua materna. Ambos me atienden con gran amabilidad una tranquila mañana de martes en las oficinas de B-Core, su sello discográfico, dispuestos a desvelarme los secretos de este “Hannibal” que poco a poco se está convirtiendo en un auténtico secreto a voces. Parece que esta vez sí, la atención de los medios les va a hacer cierta justicia. Pero volvamos a la Harvey y a la interesante conversación que ello suscita: (Louise) “Yo siempre he querido ser PJ Harvey y su último disco lo pusimos a reventar, para mi fue el disco del año”. (Ferran): “Todo lo que escuchamos se acaba infiltrando en lo que hacemos. No inventamos nada, simplemente lo recibes y lo vuelves a mostrar” (Louise): ”Lo que no significa es que lo hagas de una forma consciente, pensando en ningún sonido concreto, ni en ninguna otra cosa, pero desde luego a mi me inspiran mucho las mujeres y PJ Harvey consigue en ese disco plasmar una serie de problemas sociales de una forma muy bella, y eso es algo que no todo el mundo lo puede hacer. De hecho muy pocas personas lo consiguen, es más, a mi la música con contenido político no me tira nada y de repente escuchar un disco con el que sientas que está pasando algo en el mundo y te lo exprese de una forma tan bella es una inspiración total”. Pero la artista inglesa no será la única referencia que surja durante la conversación para intentar ubicar en unas coordenadas inteligibles a los que desconozcan la música de Animic, y animarles a escuchar su álbum. Ferran Palau en un momento de la conversación habla de “Kraut-folk” y la influencia en su bagaje de grupos como Einstürzende Neubauten o Silver Apples. Yo saco a relucir los grupos con los que la crítica los ha comparado con frecuencia como Portishead o unos Low con los que se sienten muy identificado, pues el núcleo duro es un matrimonio al igual que ellos. Sin embargo me hace especial ilusión sacar una banda más actual y que priori puede sorprender a más de uno: The XX. (Ferran Palau): “¡Hombre! está claro que hemos crecido escuchando a Portishead y a Low, con los que nos sentimos muy identificados, pero con The XX también. Son un grupo joven que tienen mucho talento, y nos parecemos en el sentido de que no tienen ni puta idea de tocar y lo que hacen es precioso”. (risas). Y no deja de ser curioso que es muy posible que el componente electrónico de la banda de Londres marque el futuro de la banda catalana, de la misma forma que la marcha hace unos meses del batería del grupo, Roger Palacín, ha sido vital para la recomposición estética y escénica del grupo. (Louise:) “Cuando se fue Roger, teníamos claro que no queríamos sustituirlo y, claro, de repente tenía que ponerme a hacer yo las percusiones, cosa que no había hecho nunca, pero de todas formas era algo que ya llamaba a ello, porque siempre he sido de escuchar cosas muy minimalistas y de echo lo hemos buscado y rebuscado para que sonara lo más sencillo posible”.

“People lying, others signing

sky shines blue as we are dying

people laughing , people crying

people dinking, other bleeding

evil stares as we stand pleading”
(“The Others” Animic)

La conversación fluye de forma locuaz. Surgen temas como la maravillosa implicación de parte de la escena catalana indie actual, cuando se volcó en un concierto benéfico para recaudar dinero y pagarle a Louise Samson una complicada operación de espalda, que por cuestiones que no vienen al caso, no podía ser sufragada por la seguridad social. También tratamos el reto que supone para la banda el salir a tocar más fuera de una Cataluña que los conoce y admira y la dificultad que hasta ahora han tenido para entrar en el imprescindible circuito de festivales veraniegos. También hablamos del idioma y de la particularidad de utilizar más o menos al cincuenta por ciento el catalán y el inglés como vehículo de expresión de su música. Una dualidad que en el pasado y, hasta la llegada de este “Hannibal”, había creado cierta falta de homogeneidad y coherencia. Creándose una mayor distancia entre los temas compuestos por Ferran y los perpetrados por Louise, como si de dos bandas se tratara. Sin embargo, una de las principales virtudes de su nuevo trabajo es que, pese a los cambios de registro, sí suena como un todo coherente, rocoso, parco, oscuro y duro. (Louise): “Es verdad que con “Hannah” hubo mucha gente que nos dijo que les gustaba el disco, pero que tenían ganas de ver lo que íbamos a hacer en el próximo porque se olía que íbamos a cambiar de rumbo y han tenido razón. Estamos en un nuevo rumbo que nos va a llevar a otra cosa totalmente distinta en el futuro, ya lo verás” (Ferran) Lo cierto es que no nos sentiríamos cómodos haciendo otra vez lo mismo. Hay una necesidad de sentirnos creativos o útiles haciendo discos”. Un nuevo rumbo que, sin embargo, no renunciará a es aparte oscura, casi tenebrosa de un universo en el que abundan los cráneos, esqueletos, ataúdes, puñales y espectros… (Ferran): “No viene muy a cuento , pero hace unos días nos encontramos un ataúd en plena calle y nos lo hemos llevado a casa”... (Louise): “Nosotros somos muy así. Ferran siempre quiso ser maquillador de efectos especiales y tenemos el sótano de casa lleno de dibujos y muñecos destrozados con las orejas quemadas que mucha gente se caga de miedo solo de entrar. Nos mola mucho todo este rollo y supongo que siempre nos hemos cortado un poco porque el resto de la banda son como más dulces… (Ferran) “Siempre hemos pensado en ser un grupo gótico aunque luego no nos sale” (Louise) “Es lo que nos mola y con este nos hemos acercado un poco”.


Un comentario
  1. LA FOTO SE SALE

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.