Skin
Discos / Animic

Skin

8 / 10
Enrique Peñas — 22-02-2017
Empresa — B-Core Disc
Género — Pop

La fragilidad ha sido de forma recurrente uno de los pilares en la música de Anímic, con especial impacto en Hannah” (11) y “Hannibal” (13), y de nuevo se convierte en elemento determinante en este álbum, donde encontramos una manifiesta transformación, aunque en último término permanezca esa sensibilidad que ya conocíamos, además de una profunda conciencia social. De hecho, hay pocos temas en la dilatada carrera del grupo de Collbató que suenen tan vulnerables como “Hidden”, marcando además una suerte de puente hacia su pasado más inmediato.

Visto en perspectiva, el ritmo casi tribal que dominaba “Hannibal” (que ya tuvo su versión remixed, como una suerte de mensaje de lo que estaba por venir) se revela como avanzadilla del cambio, con una electrónica oscura que ya había aparecido antes de forma puntual -también en discos lejanos, como “Himalaya” (09)-, pero que ahora lo domina todo, cediendo completamente el protagonismo vocal a Louise Sansom (entre tanto, Ferran Palau ha ido creciendo en sus entregas en solitario).

Incluso “Silence”, en su desasosegante calma, no está muy lejos de las crepusculares nanas con ropaje folk-pop de sus primeros trabajos, conviviendo con cortes en clave techno (“GEM”) y una mayoría que se acerca más al dark-wave, golpeando desde la frialdad (y también desde la repetición, como ocurre en el machacón estribillo de Inhuman), mejor cuanto mayor dureza emplea: el ritmo de “Slave”, el zumbido de “Glass” o los toques industriales de “Whales”, consiguiendo que sean precisamente los temas que más se alejan de su anterior etapa los que marquen la pauta y, de nuevo, se abran paso entre las sombras.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.