Grandes esperanzas
Entrevistas / Keane

Grandes esperanzas

Joan S. Luna — 09-06-2004
Fotógrafo — Archivo

Elevados en el Reino Unido a la categoría de estrellas mediáticas de la noche a la mañana, estos tres jovencitos se han hecho con un lugar de honor en las listas de ventas con “Hopes And Fears” (Interscope/Universal, 03), un tratado de soft-pop para todos los públicos.

En directo Keane decepcionan, o por lo menos lo hicieron en su fugaz showcase en Barcelona, unos días antes de que su disco de debut se publicase oficialmente en nuestro país. Decepcionan porque pese a que Tom Chaplin, nuestro entrevistado, se esfuerza al máximo por bailar y mostrarse simpático con la audiencia, le puede una evidente inocencia que salpica irremediablemente a todo su concepto de banda. Y eso es algo que sorprende, porque Chaplin canta en directo con una loable rotundidad que las formas dejan en segundo plano. Por suerte, Tim Rice-Oxley, teclista y el miembro más maduro del trío, cumple y dirige desde un lado. Ambos son el motor principal del grupo, y también su mayor baza. Chaplin dota a canciones como “Somewhere Only We Know” o “Everybody´s Changing” de una carga melódica que Rice-Oxley subraya con unos pianos (sin guitarras, sólo pianos) que quizás debieran recordar menos a Coldplay y más a esos grandes artistas de los ochenta que chupaban cámara en televisión día sí, día también. Keane, cada vez queda más claro, podrían ser los nuevos Coldplay, pero merecen más ser los nuevos A-Ha. No sé si me explico, pero sepan que yo lo tengo muy claro. Digamos, para que parezca fácil, que merecen más ventas y menos respeto. Más ventas para que por lo menos las listas tengan buenos temas que ofrecer, y menos respeto para que no les sobrevaloremos.

“No creo que tengamos tanto en común con Coldplay, pero son un grupo conocido y que usa mucho el piano, así que no vamos a librarnos de eso “

“Vender discos no es lo fundamental para nosotros. Nos gustaría mucho más que la gente que nos escucha lo haga porque las canciones les llegan al corazón y porque somos capaces de hacerles sentir lo mismo que nosotros sentimos cuando las escribimos”. Para sentir lo mismo que ellos, eso sí, se requiere de cierta inocencia y de una emotividad más bien naïf. Sus canciones son sinceras, o eso parece, pero de una sensibilidad totalmente edulcorada. Quizás por ello, la combinación entre sus textos y su música, auténtico pop blando para sonar en la radio. “Bueno, creo que nosotros hacemos canciones que pueden llegar a todo el mundo, pero no sonamos más dulces o más suaves para ello, sino que Keane somos así. El hecho de que el piano y mi voz tengan todo el protagonismo hace que tengamos un sonido melancólico, aunque ya te digo que no es algo que busquemos conscientemente. Lo único que sí pretendemos es componer canciones sinceras”. No pondremos en duda esa inocente sinceridad, lo que ocurre es que quizás fijarse en los textos del grupo conlleva ruborizarse un poco. Aunque su música pueda gustarse a un tipo de treinta y tantos como un servidor, sus textos conectarán mejor con las chicas y los chicos de instituto. “No estoy del todo de acuerdo. Nuestras letras expresan sentimientos reales y muy comunes a todo el mundo, así que cualquier persona puede identificarse. A mí me gusta hablar de Paul Simon cuando me hablan de este tema. Si te fijas en algunas de las letras que escribió al principio de su carrera pensarás que son un poco tontas y que por eso le gustaban a la gente joven, pero esa es solamente una parte, porque también le gustan a personas con cuarenta o cincuenta años de edad que pueden sentirse humanos con ellas”. Pues más que a Simon & Garfunkel, diría que vuestras canciones recuerdan a las de Coldplay (sí, la eterna comparación) en light e incluso a las de A-Ha, a quienes ya he citado antes. “No creo que tengamos tanto en común con Coldplay, pero son un grupo conocido y que usa mucho el piano, así que no vamos a librarnos de eso. Y no me entiendas mal, Coldplay es un grupo que me gusta mucho, pero nosotros tenemos nuestra propia personalidad. ¿Más ochentas? Podría ser. Nos gustan muchos artistas de esos años, también A-Ha, y supongo que es imposible que eso no se refleje en nuestras canciones, aunque nunca será de una forma consciente. Cuando decidimos que no íbamos a usar guitarras lo hicimos para buscar nuestra propia personalidad, bueno, por eso y porque no había buenos guitarristas (risas) en Sussex y no para parecernos a nadie en particular. No entiendo que haya grupos que se dediquen a intentar sonar como los demás. Hacer música de esa forma no debe ser nada excitante. Francamente, nosotros hacemos canciones sinceras y que pretenden comunicar nuestras inquietudes musicales y personales, así que qué ganaríamos copiando a otros”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.