“No soy suficientemente bueno como para ser el guitarrista de Guns N’ Roses”
Entrevistas / Bad Religion

“No soy suficientemente bueno como para ser el guitarrista de Guns N’ Roses”

Oriol Rodríguez — 21-05-2021
Fotógrafo — Archivo

Banda esencial para cartografiar la historia del punk, Bad Religion celebrarán su cuarenta aniversario, con una gira mundial que, por culpa de la jodida pandemia, han tenido que posponer dos veces.

Sin poder revivir sus sulfúricos himnos en directo, los norteamericanos han decidido revivir su trayectoria con un libro ya esencial para amantes del género como “Haz lo que debas” (Neo Sounds, 2021). Hablamos con su guitarrista, el entrañable e histórico Brian Baker sobre esta biografía, pero sobre todo sobre la trayectoria de la banda.

¿Cómo surgió la idea de escribir un libro sobre vuestra historia?
Me encantan las biografías de grupos y de músicos. Las devoro. Me gusta leer sobre músicos de todos los estilos. Hay algunas que simplemente son buenas, pero hay otras que son muy buenas. El hecho es que llegó un momento en el que me di cuenta de que íbamos a cumplir cuarenta años como grupo. Creí que sería un buen momento para hacer un libro sobre nuestra trayectoria.

“Trabajando en el libro hemos revivido muchos capítulos de nuestra trayectoria que habíamos olvidado”.

Vaya, que la idea, entonces fue tuya.
Eso no importa lo más mínimo. Puede que fuera mía o puede que fuera de Greg (Graffin, cantante), Brett (Gurewitz, guitarrista) o Jay Bentley (bajista) (los tres miembros originales que restan en el grupo). El hecho es que nos reunimos, lo hablamos y a todos nos pareció una gran idea. Solo necesitábamos a alguien que nos echara una mano con el redactado, que fuera recogiendo y recopilando nuestra nuestros recuerdos y les diera forma.

Nadie mejor que Jim Ruland.
Jim es uno de los nuestros. Un auténtico punk, autor, entre muchos otros libros de “My Damage”, la biografía de Keith Morris, el cantante de Black Flag, Circle Jerks y Off! Ha sido un bonito ejercicio de memoria.

Bad Religion lleváis cuarenta años en activo, pero habéis tenido vuestros altibajos. ¿Os habéis sentido especialmente unidos haciendo el libro?
Trabajando en el libro hemos revivido muchos capítulos de nuestra trayectoria que habíamos olvidado. Momentos especiales que habían quedado aparcados en un rincón de nuestra memoria.

¿Cuál es el primer recuerdo que guardas de Bad Religion?
Les conocí el año 1981. Por aquel entonces yo tocaba en Minor Threat y estaba muy metido en la escena punk y hardcore. Me compré por correo su primer EP que publicó Epitaph. Aluciné. En el mismo paquete me llegó el EP “Six Pack” de Black Flag.

Vaya par de joyas.
No está nada mal. Ojalá cada día recibiera paquetes así. De hecho, aún hoy los conservo.

¿Te convertiste inmediatamente en fan de Bad Religion?
Me parecieron un grupazo desde el primer momento que los escuche. Me fascinaba esa capacidad que tenían para hacer grandes canciones cargadas de energía punk con un toque melódico, aunque nada evidente, y letras superinteligentes, muy por encima de las de muchas bandas del género.

¿Cuál es tu disco favorito de Bad Religion?
“Suffer” (88) es un disco imprescindible, pero puede que mi favorito sea “Recipe For Hate” (93), el álbum que publicaron justo antes de mi incorporación. Me parece la culminación del sonido, del concepto y de la propuesta de Bad Religion.

“Lo mejor de formar parte de un grupo como Bad Religion ha sido poder viajar”.

¿Cuál es el primer recuerdo que tienes ya como miembro de Bad Religion?
Entré en Bad Religion en 1994, tras la publicación de “Stranger Than Fiction”, y sin lugar a dudas ese primer recuerdo es el primer concierto que di con ellos. Fue impresionante. Yo venía de tocar con bandas de punk y de hardcore minoritarias como Minor Threat o Dag Nasty…

Y también habías tocado en la banda de hard rock Junkyard.
Sí, y aunque habíamos tenido nuestros momentos, jamás alcanzamos los niveles de popularidad de Bad Religion.

Hablabas de tu primer concierto con ellos.
Fue en un festival en Alemania. Y fue increíble. Salté al escenario y de repente tenía a más de 20.000 seguidores botando como locos con nuestras canciones. Alucinante. Con el tiempo he llegado a actuar ante audiencias más multitudinarias aún, pero nada se puede comparar al impacto que me produjo aquel primer concierto.

Los conciertos, ese contacto con los seguidores, es lo mejor que te ha ofrecido formar parte de Bad Religion.
Desde un punto de vista más personal, diré que lo mejor de formar parte de un grupo como Bad Religion ha sido poder viajar. Bad Religion me ha dado la posibilidad de dar varias veces la vuelta al mundo. He podido descubrir infinidad de ciudades increíbles, diferentes culturas y gente increíble. Vivo en un país en el que mucha gente se cree que somos el centro del universo. Viajar y ver mundo es el mejor antídoto contra esto. Y esto, una vez más, es lo mejor que me ha dado ser miembro de Bad Religion.

Brett tiene cincuenta y ocho años años, Greg, Jay y tú, cincuenta y seis. Llegados a este punto sigue teniendo sentido tocar en una banda de punk.
Aquel verso de The Who en “My Generation”: “I hope I die before I get old”, ha hecho mucho daño en el imaginario del rock. No tiene nada malo seguir tocando en un grupo de rock, de punk, de pop o de hip hop, mientras que lo que hagas sea honesto. Del mismo modo que el punk no es una cuestión de edad sino de actitud. Puedes ser extremadamente joven y extremadamente conservador, por mucho que luzcas una cresta en el pelo. Puedes ser extremadamente adulto, incluso un viejo, vestir traje y corbata, y afrontar la vida con una decidida actitud punk.

“Bad Religion no es un grupo que opte por las soluciones más fáciles ni sencillas”.

Entraste en Bad Religion justo en el momento de máxima popularidad. Os podríais haber quedado ahí, pero, aunque publicasteis algún disco muy menor, como “The Grey Race” (96) o “No Substance” (98), con el tiempo habéis vuelto a publicar discazos. “The Empire Strikes First” (04), “New Maps Of Hell” (07) o el último, “Age Of Unreason” (19), los sitúo entre vuestras mejores referencias.
Es verdad que, llegados a “Stranger Than Fiction”, lo más fácil hubiera sido quedarnos ahí y seguir tocando año tras año, concierto tras concierto “21st Century (Digital Boy)”, pero bueno, Bad Religion no es un grupo que opte por las soluciones más fáciles ni sencillas. Del mismo modo, como músico, es un lujazo disponer de un repertorio tan amplio y en el que hay tantos temas, y tantos temas que para mucha gente son casi himnos.

¿Tú tienes algún favorito?
Joder, a mí me encanta tocar “American Jesus”. No solo es uno de las mejores canciones de Bad Religion, con una letra simplemente genial, sino que como guitarrista solista del grupo, soy el encargado de iniciar la canción con ese riff tan demoledor. Es un gustazo ponerte el traje de “guitar hero” y empezar a tocar este tema frente a miles de personas.

En 1994, antes de ofrecerte entrar en Bad Religion, te habían ofrecido entrar a tocar en R.E.M.
Me encantan R.E.M. y de hecho llegué a aceptar su propuesta.

Qué pasó?
Por un lado, Bad Religion me gustan mucho más, y ese ya es un motivo de peso. Además, Bad Religion me ofrecían incorporarme al grupo como miembro oficial y en R.E.M. simplemente iba a ser un músico de apoyo en directo. ¿Has visto últimamente a Green Day en directo? Son como diez o doce en el escenario y entre todos ellos hay un guitarrista perdido en un rincón al que nadie reconoce. En R.E.M. yo hubiera sido ese guitarrista [risas].

Dicen que también te llamó el mismísimo Slash para que te unieras a Guns N’Roses.
Eso es mentira.

Pero algo hay…
Algo hay. Fue en la época en la que no había ningún miembro original más allá de Axl Rose. El bajista era Tommy Stinson de The Replacements, que es amigo mío. Me llamó para decirme que Axl Rose estaba haciendo audiciones a guitarristas, que me presentara.

¿Qué sucedió?
Pasé. No fui. No soy suficientemente bueno como para ser el guitarrista de Guns N’ Roses. Soy un buen guitarrista, pero no suficiente como para tocar en Guns N’ Roses.

¿Cancelada la gira que tenías prevista dar este verano, estáis trabajando en nuevos temas?
Con Bad Religion no. Ellos viven en California y yo en Nueva Jersey y con el tema de la pandemia hace meses que no nos vemos. Sí que voy a publicar disco en breve con mis otras bandas. Con Fake Names, mi banda con el cantante de Refused y The (International) Noise Conspiracy, Dennis Lyxzén, el guitarrista de Embrace Michael Hampton y el bajista de Girls Against Boys, Johnny Temple. Con ellos no tardaremos a publicar nuevos temas. También estoy grabando con Beach Rats, la banda que tengo con gente de Bouncing Souls y Lifetime. Vivimos todos en la zona de Nueva Jersey y con ellos es más fácil quedar para ensayar y componer.

Bad Religion estarán actuando, junto a diversos invitados como Suicidal Tendencies, Millencolin, Pulley, Blowfuse o Desakato, en Bilbao (13 mayo 2022, BEC), Lisboa (14 mayo 2022, Sala Tejo), Málaga (15 mayo 2022, París 15), Valencia (18 mayo 2022, Repvblicca), Barcelona (20 mayo 2022, Poble Espanyol), Madrid (21 mayo 2022, WiZink Center) y Santiago (22 mayo 2022, Multiusos Do Sar).

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.