Enorme respeto por Stringfellow y Auer que llevan más de veinticinco años facturando melodías y estribillos geniales. El dúo de Seattle, acompañado a la batería por Frankie Siragusa, comenzó la gira de presentación de su nuevo disco en la acogedora sala que posee Kafe Antzokia en su primera planta. Seis años después de su anterior álbum, y por lo escuchado en este concierto, The Posies tienden hacia composiciones menos guitarreras y con buena presencia de teclados. Será a finales de este mes cuando se publique “Solid States”.

De energía y verborrea andan sobrados el gordo y el flaco. El público que llenó la sala se mostró incondicional, lástima que las nuevas generaciones no den una oportunidad a esta formación referente de los noventa. El más joven de la sala no tendría menos de treinta y muchos años. Comenzaron dando valor a sus nuevas canciones optando claramente por contar con la mejor atención del fresco respetable e ir descendiendo hasta sus himnos más populares.

Fuimos entrando en materia poco a poco, casi al mismo tiempo que Ken y Jon, que eran conscientes de contar con repertorio de sobra para cautivar y terminar emocionando. Cuando los dos saltan a la vez el engranaje ya es total y las sonrisas lucen entre el público. Para ello, nada como “Please return it” o la gloriosa “Solar Sister”.
Dieciocho temas antes del break y regreso para brillar con, entre otras, “Fucking liar”, “Flavor of the month” y una preciosa “You´re the beautiful one” que dedicaron al recientemente fallecido Joe Skyward (ex bajista del grupo a finales de los noventa). Entre medias, un popurrí demasiado largo (con hits universales) y muchas ganas de contentar.

Dos horas de repertorio total, con un poco de todo, momentos tranquilos y menos vibrantes, y la mejor versión de unos Posies que ojalá veamos muchas veces por nuestros escenarios.

the-posies-concierto-2