Quizás la razón de que propuestas tan arriesgadas como las de la muestra Próximos prosperen se debe en parte a la inquietud por la exploración sonora de una escena local en la que proliferan las posibilidades de colaboración entre diversos músicos dando lugar a múltiples proyectos. Entre los numerosos conciertos del festival sobresalió un año más la parte pedagógica de la programación con los talleres de Simone Marín y Derek Holzer sobre la creación artesanal de cajas sonoras, que provocaron el disfrute de todos como si una mañana de reyes se tratara.

Los conciertos comenzaron el día 3 en el Honky Club con las ambientaciones del multinstrumentista O Drigo Ra, Resonance en un contundente set con César (GAF) y Cas (The Mistake), la ecléctica sesión de Dave Watts y la indómita psicodelia noise de One Unique Signal con los que colaboró Stephen Lawrie, que además al día siguiente dio un concierto acústico en el Café Quilombo en el que repasó su carrera con The Telescopes.

El día 10 en El Generador, actuaron Derek Holzer con su caja musical y Afgan, cuyo ruidismo visual se acompañó de las proyecciones epilépticas de I/o.
La sesión de clausura se realizó en el Auditorio con el bucólico pop paisajista de L’altra, banda americana que en formato de trío hizo un recorrido por toda su discografía en un tono monocorde que provocó la duermevela de la mayoría del público.
Tras ellos fue el turno de la mastodóntica puesta en escena de GAF y La Estrella de la Muerte, que por méritos propios se afianzan en el panorama nacional como uno de los grupos más creativos de la actualidad. Y finalmente lo más esperado, la lujosa presencia de Damo Suzuki (ex cantante de Can) que se lanzó a improvisar junto a GAF dando lugar a una experiencia
psicopática no apta para oídos sensibles. La presencia de Damo Suzuki formaba parte de la gira mundial Damo Suzuki’s Network en la que el japonés colabora con bandas locales con el requisito de no haber escuchado al grupo antes de tocar con ellos, para no sugestionarse y que la improvisación sea más pura. Teniendo en cuenta esto, el resultado no podía haber sido mejor
gracias a unos GAF enormes, acompañados esta vez por un recuperado de Felipe González a la batería.
El cierre de fiesta se celebró en el Musa Club con las sesiones de Postman y Tanin y las visuales de I/o.