EFRÉN MURCIA

La pasión de Efrén Murcia por el mundo audiovisual surgió tanto desde su interior como motivado por aquello que le rodeaba. Con su padre dentro del mundo del cine –el director artístico Félix Murcia– , Efrén escogió un camino cuando decidió estudiar animación.

Ahora, con un amplio bagaje en ámbitos de la post-producción, la televisión y la publicidad, Efrén ha conseguido unir todos sus conocimientos previos y enfocarlos hacia los visuales. Suele colaborar tanto en proyectos para marcas publicitarias como para eventos y fiestas de música electrónica, dos mundos que considera diferentes en lo que hace la manera de trabajar. “Las marcas de publicidad suelen poner bastantes pautas a la hora de crear un contenido mientras que con los músicos suele haber una mayor libertad creativa”. Más allá de los límites o las normas a la hora de crear, Efrén tiene muy claro su objetivo cuando tiene que producir cualquier visual. “Yo me baso sobre todo en la estética. No trato de contar nada en concreto sino buscar formas estéticas, unos movimientos y unos colores que sean agradables al ojo y que permitan ambientar el espacio en el que se realiza el proyecto”. Gracias a ello ha trabajado como artista visual para eventos o salas como el FIB, Space Ibiza, GOA Electronic Parties o BYGANZ Egipto, entre otros.

Ante la situación actual del gremio de artistas visuales, Efrén encuentra una diferencia a nivel de la industria y a nivel social. Del primero afirma que “todavía hay promotores que piensan que tu trabajo es algo técnico. No visualizan que lo que hacemos pueda ser un trabajo creativo”. Del segundo reconoce haber un mayor reconocimiento en relación a su trabajo aunque aún no se entienda realmente lo que hacen. “Más que reconocimiento, lo que deberíamos tener es un poco más de visibilidad”.

Murcia ejerce también como director creativo y director de arte en el proyecto Geometrica Studio, donde realiza proyectos para marcas como Nike, Vice, Red Bull, Aristocrazy, Madrid Fashion Week, Heineken, Cutty Shark y un largo etcétera.