The Life of Pablo y Lemonade presentan unos datos prácticamente imposibles en cuanto a reproducciones que ponen en duda la integridad de la compañía de música por streaming.

Falsear los números de reproducciones de ‘The Life of Pablo’ y de ‘Lemonade’ y, así, conseguir royalties descomunales a costa de otros artistas. De ello ha sido acusado Tidal por parte del diario noruego Dagens Næringsliv, que lleva investigando desde enero de 2017 las irregularidades de la plataforma de streaming. Aparecido en 2014 como servicio que pretendía mejorar la experiencia y la calidad de escuchar música por streaming, Jay-Z lo compró en 2015 y empezó con una campaña masiva para relanzarlo al mercado.

En 2016 Tidal aseguró que el disco de Kanye West, “The Life of Pablo”, había tenido 250 millones de reproducciones en solo diez días. Eso significaría que, de los 3 millones de suscriptores que Tidal presumía tener, cada uno tendría que haber escuchado ocho veces al día el disco. Sospechoso. Otro caso presuntamente falseado es el del disco de Beyoncé, ‘Lemonade’: la plataforma sueca afirmó que el último disco de la cantante había sido reproducido 306 millones de veces en 15 días. El diario noruego ha actualizado ahora su información y ha añadido que Midia, empresa dedicada a controlar la industria musical, ha hecho un estudio reciente en el que estima que Tidal solo tiene un millón de suscriptores, lejos de los 3 millones que afirmaba la compañía de streaming.

Los casos de los discos de Beyoncé y Kanye West revelan cifras imposibles, unos datos de los que Dagens Næringsliv también ha actualizado información en el último mes. Afirma que los datos de las reproducciones de estos álbums fueron falsificados, lo que “ha generado unos royalties masivos a expensas de otros artistas”. La investigación va más allá y detalla que el medio noruego ha obtenido un disco duro de Tidal con los datos falsificados, como el número de reproducciones, las cuentas ID y los códigos de países. Y estos números coinciden con los pagos de las discográficas. Además, han entrevistado a un usuario de Tidal, al que le muestran la cantidad de veces que supuestamente ha reproducido los dos álbums, a lo que responde que es “físicamente imposible”, que “no puede ser”. Un golpe muy bajo para la compañía de streaming, que no andaba precisamente en buenos momentos.