El tercer disco de Grinderman -y su consiguiente reunión- podrían estar cerca, a juzgar por unas declaraciones recientes de Nick Cave.

El proyecto encabezado por Warren Ellis y Nick Cave lleva en barbecho desde 2011, si exceptuamos la reunión que tuvo lugar en el Coachella de 2013, y han pasado ya nueve años desde aquel “Grinderman 2” (2010) que parecía dar continuidad y entidad a lo que surgió como un proyecto paralelo para “escapar del peso de The Bad Seeds”, en palabras de Cave. Pero este silencio podría estar cerca de romperse.

El epicentro del ruido generado está en The Red Hand Files, una web donde Cave suele contestar preguntas de todo tipo enviadas por sus fans. El último post responde a dos de ellas: sus guitarristas favoritos -cita a Robert Fripp, David Gilmour y Eddie Haze y el último momento en que se sintió orgulloso de sí mismo. Y dentro del texto, a propósito de su colaboración con Fripp en “Super Heathen Child” (2010), ha confirmado que los dos primeros álbumes de Grinderman son “parte de una trilogía todavía por completar”. Es la segunda declaración que deja caer Cave al respecto después de que, el año pasado, dijera que tanto él como Warren Ellis “pensamos que el mundo necesita al grupo, considerando su actual clima emocional”.

Este cierre de la trilogía de Grinderman, de todos modos, posiblemente tenga que esperar un poco, ya que también parece haber -de nuevo, por declaraciones de Cave– un disco junto a The Bad Seeds en camino: “Casi hemos terminado un nuevo disco, diría […] y es increíble, en mi opinión”, aseguraba a principios de año. Sería la continuación del sobresaliente “Skeleton Tree”, publicado en 2016.