ANTIFAN y C. Tangana se reúnen en el primer adelanto del debut en larga duración del proyecto, “Puede ser una mala racha” (Sonido Muchacho, 19), un tema de post-punk y electrónica industrial.

Ya habíamos visto a Pucho enfundado en otros estilos, más alejado del que sonaba en “Ídolo” (Sony Music, 17), “Avida dollars” (Sony Music, 18) o anteriores trabajos como “Lo?e’s” (Agorazein, 12). A principio de año lo escuchamos a ritmo de bolero con Niño de Elche en “Un veneno”, después con un funk carioca acompañado por MC Bin Laden en “Pa’ llamar tu atención”, y ahora rodeado de guitarra, sintetizadores, bajo y –el más familiar– autotune en “La última generación”, colaborando con ANTIFAN, trío del que forman parte dos de sus excompañeros en Agorazein, JervaI-Ace.

Antifan, una de las últimas formaciones que forman parte de las filas del sello Sonido Muchacho –que también trabajan con bandas como como Kokoshca, Carolina Durante, Airbag, Mujeres o La Plata– se presentaron en el sello con el 7″ que incluía los temas “Mi mundo” y “Gasolina”, tras publicar el año anterior su primer disco de ocho canciones “Un daño”.

Ahora lanzan “Última Generación”, primer adelanto de su próximo disco “Puede ser una mala racha”, que se lanzará el 26 de abril, y  una referencia clara al tema “La última generación” de RIP. La canción de 1987 contiene guitarras rápidas y rabia punk en cada acorde y hablaba de la desesperanza absoluta con los ojos puestos en un futuro inmediato protagonizado por “la desolación, el caos, la hecatombe nuclear”. 

En el tema publicado ayer por los ex-AGZ, el discurso es el mismo. Con un repetitivo y pegadizo “¿Qué pasaría?“, la canción se construye a medida que Pucho y Jerva pronuncian situaciones desencantadas hasta cerrar con un “¿Qué pasa si mañana ya no es mañana? Si ya no queda tiempo para esa casa. Todo lo que ve’ ya no vale nada, la herencia que dejas es para olvidarla”, sobre un ritmo en el que el bajo y el teclado son los protagonistas, que recuerda al punk con sintetizadores de El Columpio Asesino y a los ritmos electrónicos de Prodigy PIL. El videoclip presenta una realidad distópica con tintes de película de terror y resume la idea de la canción: los últimos momentos de toda una generación. Puedes verlo a continuación: