Puro nervio
Entrevistas / Zodiacs

Puro nervio

María Baigorri — 04-09-2009
Fotógrafo — Alfredo Arias

Demos la vuelta a la tortilla y pongamos sobre la mesa de análisis “3, 2, 1…”, el cuarto trabajo de estudio de Zodiacs. En un primer acercamiento se nos antoja enérgico y con arrojo, una compilación de doce temas que ha nacido para y por el rock’n’roll. Con algo más de conocimiento vamos viéndole muchas más caras a la criatura: rasgos de power-pop del bueno, de garaje y alguna gotita de psicodelia.

Dentrode su concreción y su efectividad, son muchas las caras musicales de Zodiacs comobien deja ver “3, 2, 1”. Para profundizar en la materia contamos con la ayuda de un experto:Ignacio Garbayo, vocalista y guitarra del trío de Guetxo. Resulta cada vez másdifícil encontrarte frente a frente con músicos tan ilusionados con lo quehacen y que al hablar de su última creación lo hagan con un brillo especial enlos ojos. “El balancede estos diez años es muy positivo. Sin darnos cuenta hemos llegado hasta aquí.A la hora de hacer la biografía te pones a escribir y dices ‘ostia, el cuartodisco’, y bueno, es un auténtico placer. Desde que empezamos tocando en Bilbao,en Getxo, hemos ido sacando un disco tras otro sin presión, sin prisas pero sinpausa, siempre con mucho amor y con mucha pasión por lo que hacemos, y cada vezhemos estado cada vez más contentos”. Las canciones deZodiacs despiden buen rollo, supuran adrenalina de la buena por los cuatrocostados, de esa que te impide estar en ‘modo reposo’. Eso se contagia en lasdoce pistas de “3, 2, 1…” (lareedición del mismo contiene un tema extra, “Con poco me lo monto”). Ignaciosigue sonriendo y contándonos que “este es el disco del que más satisfechosestamos a todos los niveles: en cuanto a composición, letras, sonido, en laforma en que lo hemos ensayado, grabado y entrado en el estudio paraproducirlo. Incluso ahora, en el momento de la promo, estamos muy contentosporque lo estamos haciendo de forma muy relajada. Con este disco hemos conocidoa Bolo, que se ha convertido en un pilar fundamental de la banda y que seencarga de los temas de promoción y management. La compañía, a pesar de que lasventas no son para tirar cohetes, está contenta con nuestro trabajo, nos diceque el grupo les encanta. Están apoyándonos y estamos orgullosos por ello.Parece un tópico pero estamos muy felices”. Para poder sentirte así de contento debes motivos de peso bajo elbrazo: El primero: las canciones. “Fuego en el aire” abre el disco con rabiasoltando caña a destajo; “En Saturno” tiene un estribillo de lo más resultón yun riff muy potente, con guitarras muy bien tratadas y un fuzz por debajo; “Sinmirar atrás” es un corte muy setentero y pegadizo; “Rocky Erickson” es un mediotiempo convertido en homenaje al líder de 13th Floor Elevators, aunque en laonda de los Supergrass más psicodélicos; el clasicismo que imprime el Hammonddulzón a “No vuelvas más por aquí” le da un empuje muy chulo al tema,llevándonos a pensar en la posibilidad de verles en directo convertidos encuarteto, con los teclados también sobre las tablas. “’Vuelven los buenos tiempos’ también tieneHammond, aunque es más sutil y no tiene un arreglo tan resultón. Hemos pensado integrar los tecladosdentro del grupo pero a pesar de que hemos hecho conciertos con Álex como apoyode guitarra en El Sol de Madrid y en Bilbao preferimos ser un power-trio potente y sonar sólidos así. Nunca digasde este agua no beberé, pero de momento funcionamos bien. A lo mejor llega elmomento en que introducimos un cuarto elemento, o un quinto incluso, pero porahora creemos que las canciones funcionan muy bien en directo de esta manera”. A la hora de hablar de géneros parece que la banda nose quiere encasillar y, como la gran mayoría, huye de tópicos y etiquetas. “Cualquieraque haya visto un concierto de Zodiacs verá que tenemos dos vertientes: una esmuy garajera, muy burra, con mucha energía. Luego tenemos otro lado másmelódico, más power-pop, que también es bastante directo y enérgico. En generallo nuestro es dar mucho rollo y potencia pero siempre con melodía, a veces másy a veces menos. Cuando hay menos melodía sonamos más garajeros y cuando haymás sonamos más poperos… pero no sé, que cada uno ponga la etiqueta que quiera”. Lo que nunca les falta es intensidad,potencia y actitud. A base de tocar y tocar y de machacarse en el local, Ignacio, Miguel(bajo) y Gurru (batería que ha vuelto a la formación sustituyendo a Lázaro) endirecto suenan compactos y sólidos, siendo quizá el terreno donde hayan ganadomás fans. “Nuestro sonido endirecto es fruto de meter horas, de ensayar. Existe mucha conexión, sobre todoconexión de estilo. Todos escuchamos la misma música, venimos del mismoambiente, las influencias son las mismas y nos conocemos desde hace muchosaños. Hemos ido aprendiendo de otras bandas y de otra peña. Lo que es evidentees que, desde que vivimos en Madrid, hemos girado más que nunca porque estamosmás centrados en tocar y eso nos ha dado muchas tablas. El haber hecho una girakilométrica hace dos años –conFito y Fitipaldis durante más de noventa noches- fue importantísimo paranuestro nivel actual. Cómo no, cuánto más tocas mejor lo haces”.

Otro de los puntos ganadores con los que cuentaZodiacs es el de tener al frente una voz que comunica con cada palabra, tantopor el contenido de las letras como por el continente, con el deje canalla yvacilón repleto de gancho de Ignacio. Sus textos encajan como un guante en lascanciones y empastan perfectamente con las melodías. “El rock’n’roll no es para poetas. Es un género que tiene que ser muyinmediato, muy popular y muy directo. Me encanta el rock americano, más aún elbritánico, que es muy sonoro y las letras suenan muy bien. En nuestrascanciones prefiero contar algo que suene bien a algo enrevesado que suene mal oforzado. Álex me ha ayudado mucho en este tema para que no cambiara lasacentuaciones de las palabras, que es una falta que me horripila. En esesentido este disco suena muy bien, con mucho ritmo”. Pero si queremos ‘echarle’ laculpa a alguien sobre por qué su nuevo disco suena así, no solo hay que mirar aÁlex Olmedo -nuevo productor de la banda-. También hay que echar la vista muchomás atrás y fijarse en muchos otros grupos y otros tantos discos que haninfluido en su sonido como The Jam, The Who, The Rolling Stones, The Byrds oTequila, aunque también hay otros responsables, quizá más escondidos. “El‘Look Sharp’ de Joe Jackson es un disco redondo para un power-trio perfecto. Esun tío que hizo muy buenos discos en el 77 y que sigue en activo, pero que apartir del 79-80 empezó a hacer un rollo más fusión con el jazz, algo que meinteresa menos, pero sus primeros trabajo son power-pop súper guapo: sencillo,directo y acojonante. ‘Get The Knack’, de The Knack es uno de los discos quemás escucho últimamente. También han influido en nuestro sonido los discos deThe Cars, el primer disco de Miracle Workers, el disco homónimo de Supergrass…Uf, hay tantos”

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.