Punto de fuga
Entrevistas / Death Cab For Cutie

Punto de fuga

David Broc — 10-10-2005
Fotógrafo — Archivo

“Plans” (Dro) es el discutido regreso de Ben Gibbard al frente de Death Cab For Cutie. Un disco, el primero que graban para la multinacional Atlantic, que deja atrás la estela del gigantesco “Transatlanticism” y que busca en el piano y los medios tiempos la columna vertebral de un apreciable y, por momentos, emocionante cambio de registro. Algo, mucho más, que una obra menor.

Si partimos de la base que “Transatlanticism” es la cúspide creativa de Ben Gibbard, uno de esos discos imparables que te tumba de inicio a fin, sin respiros ni medias tintas, cualquier álbum venidero desde entonces sabrá a obra menor, a decepción, y la ley del vaso medio vacío o medio lleno dependerá de cada uno. Entendamos “Transatlanticism” como ese momento en que un grupo se hace mayor de golpe y descubre sus propias posibilidades expresivas y emocionales y también el alcance que éstas pueden llegar a tener entre el público. Todo se sucede muy deprisa y apenas hay tiempo para digerir la que le cae en poco menos de un año a Gibbard: incremento de ventas, críticas hinchadas, giras con aforos de mayor capacidad, un proyecto paralelo explosivo (The Postal Service y ese milagro pop llamado “Give up”) y, en líneas generales, el crecimiento inesperado de un referente que hasta entonces se había mantenido con cautela en un segundo plano de la estratosfera indie norteamericana. En este sentido, el líder de la banda lo describe con precisión.

“No puedo culpar a los fans que me digan que ´Transatlanticism´ es insuperable”

“Mucha gente escuchó al grupo por primera vez con ese disco, y eso, me guste o no, marca para siempre las preferencias de ese sector de público. Quiero decir que para ellos ese es el momento en que descubrieron a Death Cab For Cutie, y no importa que sea el cuarto disco de nuestra carrera: para ellos seguirá siendo el primero, el mejor, el que más han escuchado y el que más recuerdan. A mí también me ha pasado con algunas bandas que he descubierto tarde, con su segundo o tercer disco, y ese primer álbum con el que la he conocido es el que más marcado se me ha quedado. No puedo culpar a estos fans que me digan que ´Transatlanticism´ es insuperable, o que el nuevo disco no está a la altura; me parece lógico y muy comprensible”. Apenas lleva unas semanas de promoción y no hay crítica o entrevista en que a Ben Gibbard no se le pregunte por el álbum anterior. “Plans”, su nueva obra, la primera que publican bajo el auspicio multinacional de Atlantic, ha sido recibido con cierta frialdad por la prensa y también por los seguidores del grupo. Gusta, pero no maravilla. O no como lo hacía su predecesor (mejor disco de 2003 en MondoSonoro, por ejemplo). Nadie parece contento. Las comparaciones salen de debajo las piedras y resulta complicado dictaminar un veredicto sin echar un vistazo al reciente pasado. Injusta situación para un “Plans” que, a pesar del trayecto algo deslavazado de algunos temas, sobre todo aquellos que juegan al pop vitalista en un contexto de melancolía y serenidad, contiene algunos de los momentos más bellos y emocionantes del rock en este 2005. Un repaso a las críticas estadounidenses provoca cierta desazón.

“No es que me molestara que se hablara de The Postal Service, sólo que por momentos parecía que la gente se había olvidado que mi grupo principal”

Porque a este regreso de tapadillo, que pese a todo ha conseguido entrar en listas en Estados Unidos, se le reprocha cierta irregularidad, una apreciable falta de equilibrio entre las canciones soberbias (se pueden contar cinco) y las canciones de corto alcance, sin chispa, también el abuso de los medios tiempos y, en general, el tono baladístico de gran parte de su recorrido. “No puedo evitar que la gente se fije en ´Transatlanticism´ para valorar el nuevo disco, pero tengo claro que son muy distintos. De hecho, creo que cada disco de Death Cab For Cutie es distinto, o cuando menos siempre he tratado que así fuera. ´Transatlanticism´ era un gran álbum de ruptura, en muchos sentidos, sobre todo en el aspecto emocional. No quería repetir ese estado de ánimo de nuevo, así que tenía que buscar otras soluciones. En parte creo que ´Transatlanticism´ rejuveneció a la banda de forma clara, y se creó un gran boca oreja con un disco que nos permitió llegar a un número de gente al que nunca hubiésemos soñado llegar. Pero necesitaba cambiar la orientación y el tono para este nuevo, así que para nosotros todo lo que habíamos hecho anteriormente ya estaba olvidado”. Sin comparativas, sin listones por superar, desde cero, el análisis de “Plans” destaca bastantes más aspectos de los que han querido apuntar algunos críticos americanos. Para empezar, se trata de un compendio de canciones que tienen otra fuente de alimentación, totalmente distinta de la que era habitual en Death Cab For Cutie: este nuevo disco ha sido compuesto, en su mayoría, a partir del piano, situación anómala en el currículo del grupo, habituado a un formato más clásico a la hora de sacar adelante sus canciones. Y esa situación afecta, de forma lógica y natural, al corpus de las canciones, de perfil más evolutivo, altivo y, por momentos, melodramático. “Me he fijado mucho en grupos como Lali Puna, en cómo utilizan el piano y los teclados para crear sus canciones. Hace unos meses me compré un piano por primera vez en mi vida, y fue muy gratificante. Realmente me gustan los teclados y los pianos, ahora que lo pienso, siempre me han gustado. Una vez lo tuve en casa me senté y empecé a practicar con él y la verdad es que al final el disco ha crecido bajo su influencia. Creo que de las once canciones del álbum, sólo cuatro han sido escritas con una guitarra; el resto a piano, y eso se nota, claro”. Se nota en que la mitad de “Plans” arranca con notas de piano y apenas crece más allá de melodías taciturnas y un sentimiento global de luz apagada, con instantes de otra galaxia (“What Sarah Said” ya es un clásico, crónica de una despedida arropada por uno de los juegos melódicos más conmovedores de su carrera), alguna que otra pieza sin chicha ni corazón, pero con un resultado final que si bien no se acerca a las dos paradas clave de la discografía de la banda (el citado “Transatlanticism” y, por supuesto, “We Have The Facts And We´re Voting Yes”) puede presumir de atrevimiento y minutos perdurables. “La verdad es que no hay mucha diferencia entre componer con el piano y con la guitarra. Uno se sienta solo frente al instrumento y se dedica a componer sus canciones, sin más. Diría que quizás la novedad de trabajar con el piano ha sido un elemento más inspirador a la hora de pensar en nuevas canciones”. “Plans” es, de momento, la última señal de vida de Gibbard. The Postal Service, y sus inagotables admiradores, habrán de esperar todavía un tiempo para ver materializado el segundo álbum de un proyecto que nació casi por casualidad y que, hace dos años, se convirtió en una de las grandes revelaciones de la temporada musical. El cantante y Jimmy Tamborello todavía no han empezado a trabajar en ello. “Jimmy está muy ocupado desde hace un tiempo, está haciendo dos discos a la vez y no tiene tiempo para otros proyectos. Y yo he estado muy involucrado con Death Cab For Cutie, preparando el disco y ahora preparando la gira, así que de momento no tenemos tiempo para The Postal Service, pero la intención es publicar un segundo álbum el año que viene”. El proyecto de pop electrónico fue un hito multiventas para el ámbito indie, superando cualquier previsión a priori de los propios protagonistas. La respuesta sobrepasó de una forma tan abrumadora las expectativas que llegó un momento en que Gibbard parecía molesto e incluso contrariado ante el hecho de que se le preguntara más por The Postal Service que por Death Cab For Cutie. “Fue extraño. Jimmy y yo creamos ese disco casi por casualidad, y sin esperar grandes cosas de él, más como un divertimento que como un grupo serio y trascendente. Todo fue muy deprisa y nos sentimos realmente sorprendidos de la respuesta que obtuvo, pero en el mundo de la música hay situaciones ques

Un comentario
  1. Hiya Lauren,Im in the process of gentitg some photos up, Im that busy at the moment with custom orders its taking a little longer that expected. To see current fabrics and some of the clothes Ive made, go to Facebook and search for Angeluci Couture’. Add me as a friend and there are photos you can have a browse through there I should have lots of photos up on here within the next week or so xx

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.