“Hay gente a la que le gusta mucho estar en la primera plana”
Entrevistas / Pablo Gareta

“Hay gente a la que le gusta mucho estar en la primera plana”

Adrián Lerma — 17-03-2021
Fotógrafo — César Garrido (LL1 Producciones)

Llamamos a la puerta en la dirección que nos habían detallado unos días antes. Tras esa puerta, que podría albergar cualquier negocio antes que un estudio musical, se encuentra el origen de algunos de los mayores éxitos del género urbano en los últimos años.

Después de unos breves instantes de espera nos abre el protagonista de esta entrevista, Pablo Gareta. Por sus manos han pasado infinidad de artistas, desde Natos y Waor a Toteking, y en breve podremos escuchar sus producciones también en el tercer trabajo de Hijos de la Ruina.

¿Cuándo empiezas a dedicarte por completo a la producción y te das cuenta de que esto puede funcionar?
Pues yo me vine a estudiar aquí (a Madrid) y en el sitio en el que estudiaba teníamos la opción de pillar los estudios cuando se acababan las clases y usarlos. Entonces a un amigo mío que se llama CeErre, un rapero de aquí de Madrid, le dije: “oye, tío, por las noches podemos venir aquí y hacer música”. Y nos hicimos veinte canciones y sacamos un disco que estuvo bastante guay y que tuvo reconocimiento dentro de lo que es el mundo del hip-hop. Ahí me di cuenta del hecho de “joder, has podido hacer algo que está bien, que es medio profesional” y ese fue el punto de inflexión, después de eso me llegó la oportunidad de currar más en serio y en más cosas con Natos y Waor y ahí es donde la cosa hizo “boom”.

“Con Natos y Waor nos respetamos mucho y nos comunicamos muy bien”. 

Pero tus primeros trabajos dentro del género, si no me equivoco, fueron con Shotta, Tote King
Claro, había hecho producciones para ellos, también para Natos y Waor temas sueltos y más artistas pero una canción, “oye, me gusta lo que haces, hazme un beat para mi disco” y eso, como cosas sueltas, no había hecho un proyecto que fue lo que a mí me hizo crecer, el desarrollar eso y gestionar todas las cosas que hay que hacer cuando haces un disco.

Y luego “Cicatrices” con Natos y Waor.
Y luego “Cicatrices”. Ahí fue el cambio significativo para mí como productor, evidentemente, porque fue un proyecto con dos artistas muy consagrados ya, y que ese disco les hizo ser el grupo número uno de hip-hop en España. Incluso el otro día lo compartía en redes, sigue siendo 3 años después uno de los discos nacionales más escuchados a día de hoy, o sea, es una cosa que ha trascendido mucho más allá de que un disco salga y funcione y bueno, pues un puto orgullo, claro.

De hecho, desde “Cicatrices” no han dejado de subir y tú estás con ellos en prácticamente todo lo que sacan.
Sí, en un punto o en otro, yo creo que en el 100% de las canciones desde entonces he estado. Haya sido grabando para una producción de otro productor, haya sido mezclando, haya sido produciendo, componiendo con ellos, lo que haya tocado hacer. Y luego la verdad que personalmente es la hostia porque tengo muy buena amistad con ellos, que eso es muy importante, mucha confianza para decirnos las cosas cuando algo funciona, cuando no. Nos respetamos mucho, nos comunicamos muy bien y creo que lo que decías, desde entonces hemos colaborado mucho juntos porque creo que nos hemos aportado bastante

Has trabajado también en todo el disco de Deva.
Correcto, yo conocí a Deva hace tres añitos ya por lo menos, ella tenía 17. Recuerdo que a las primeras sesiones de estudio venía con su madre y fue una artista que a mí me fascinó, dije “hostia qué talento, qué potencial”. Empezamos a currar, ella me dio mucha confianza y seguimos desde entonces y he hecho el disco entero prácticamente, he producido todas las canciones, algunas yo solo, algunas con el resto del equipo, con Mumbai Moon, con Carlos Ares, con otros productores. Es un disco que ha salido ahora también que me parece la hostia porque es una chica muy joven con un concepto musical bastante profundo y que creo que siempre es bueno que haya artistas que quieran hacer lo que ellos quieren hacer y no lo que la gente quiere escuchar.

¿Y cómo es trabajar con Jaime Lorente en su nueva faceta musical?
Pues la verdad que ha sido la hostia también. Yo conocí a Jaime en la cuarentena de la forma más random que te puedas imaginar, empezamos a hablar además por Instagram y creo que somos dos tíos bastante parecidos y congeniamos mucho. Más allá de lo musical que, evidentemente, si no hubiera visto que él tenía talento para hacer esto y que lo que hacía estaba bien pues hubiera preferido no meterme en ese fregao, vi ahí una cosa en él bastante interesante. Y luego es que es un tipo que me ha sorprendido tanto como persona, un tío tan cojonudo que ha sido imposible no currar. Un chaval que es un encanto, que respeta mucho y valora mucho las cosas que hemos hecho, que se deja guiar, que aporta muchísimo al proyecto también, que tiene una visión muy guay, a pesar de ser una celebrity, uno de los tíos más influyentes de España a día de hoy en cualquier disciplina artística. Que podamos decir, es un tipo legal, es un tipo serio, que está concentrado en lo que hace y que aparte creo que tiene muchas ganas de hacer música. Él ha escrito toda su vida, le ha gustado el hip hop, siempre ha escrito y supongo que ahora ha encontrado la forma de expresarse y decir, “hostia, puedo ser Jaime Lorente” y creo que eso es la hostia. De hecho, te doy una primicia, mañana habrá noticias (se refería a “Romance”, el single que estrenó Jaime Lorente el pasado 3 de diciembre con la colaboración de Natos y Deva).

Todos los artistas de los que venimos hablando: Natos y Waor, Deva, Jaime… Al final todo está dentro del panorama hip hop pero también has trabajado con Amaral en su último disco, “Salto al color” (2019).
Con Amaral fue hace yo creo que un par de años cuando empezamos a currar. Ellos estaban buscando productores y alguien que hiciera que la música sonara más “a día de hoy”, sus composiciones… Más que la música, la producción. Y la propuesta llegó a través de Mumbai Moon, que es uno de los chicos que curra aquí en el estudio y empezamos a quedar con ellos, a ir a su estudio, a meternos en sus canciones, a intentar aportar lo que sabíamos e hicimos un montón de cosas en el disco, al final hay cosas que hemos hecho en prácticamente el 80% de los temas. Y también fue algo que me sacó de mi zona de confort, el trabajar para artistas muy consagrados, de otra generación, otro género musical, adaptarme, intentar aportar a su música algo diferente. Y creo que funcionó bien también, el disco fue disco de oro en venta física, varias de las canciones han estado sonando en Los40 o sea que ha sido también una experiencia muy guay.

Antes de la entrevista hemos hablado de que Sceno y R de Rumba se han atrevido a sacar un disco, Blasfem lo sacará en unos meses… ¿Tú te vas a atrever?
Me lo llevo planteando años, tío, pero nunca tengo tiempo (risas). Ahora estoy tan metido en producir, en las cosas que hemos creado con el resto de artistas y también desarrollar lo que es el estudio. Producir un disco es algo tan personal y me gustaría hacer algo tan mío que cuando me he puesto a hacer cosas… Y tengo canciones hechas con artistas porque me lo había planteado, pero todavía no he encontrado el qué ni la forma de hacerlo para que no me afecte con lo que me da de comer al final, que es mi trabajo como productor para otra gente. Entonces lo tengo en el tintero y ojalá algún día. A lo mejor, ahora que he parado de hacer cosas, a lo mejor en 2021 de repente digo “hostia, es el momento de dedicarme a mí un par de días a la semana y desarrollar esto”. Pero me gustaría algo más que llamar a mis colegas y que se rapeen un trozo, que me cante un estribillo quien tenga buena voz y hacer cinco temas, no. Me gustaría hacer algo sobre todo para mí.

“Creo que todo es cíclico, que está volviendo otra vez un poco la escena electrónica y guitarrera, que la gente ya se ha cansado de únicamente bajarse un beat de YouTube”.

No sé si es impresión mía, pero hay otros productores a los que veo más en primera plana.
Porque hay gente a la que le gusta mucho estar en la primera plana, salir en las fotos, que su nombre esté en todos lados. A mí es que realmente me la suda. A mí me gusta otras cosas, que el trabajo sea bueno, que me paguen bien… (risas)

A la hora de trabajar produciendo, ¿quién te ha sorprendido más?
Mira, por ejemplo, yo trabajo mucho con un songwriter que se llama Cuban Beef, que también es artista, y es un tío al que se le cae el talento de los bolsillos, es un chaval con el que llego al estudio y en una hora tenemos una canción que tú la escuchas y dices “esto suena a hit”. Es un talentazo. Luego de la gente con la que trabajo, por ejemplo, de Natos y Waor, lo que me sorprendió es su metodología de repetir, repetir y repetir hasta que está bien. Son dos tíos que están obcecados con que sea perfecto. Con Deva me sorprendió mucho su potencial, su voz, su tesitura, lo que podía hacer. Con Funzo y Baby Loud me ha sorprendido mucho su visión de lo que a su público le gusta, cómo analizan eso y cómo lo consiguen los tíos. Cada uno tiene su cosa, su punto fuerte y supongo que los artistas lo saben, lo explotan y lo aprovechan.

Y yendo a una perspectiva más general, el hip hop, rap, música urbana o como queramos llamarlo cada año cosecha números inéditos, cada vez va a más, ¿cuál es la clave del éxito del género?
Pues cuando yo consumía hip hop, ahora tengo 32 años, te estoy hablando de hace 16 o18 años, éramos en España 3000 raperos, 3000 oyentes de música urbana, como lo quieras llamar, el reggaetón no existía, el trap no existía. Éramos muy poquita gente y era una cosa muy personal que te tenías que creer, que tenías que creer en esa mentalidad. Lo que pasó es que fue creciendo, fue creciendo y yo me acuerdo que cuando iba al colegio era el único rapero y ahora no tienes por qué ser rapero, te gusta la música urbana porque es el nuevo pop. Lo que antes eran bandas como El Canto del Loco, Pereza, Estopa, toda la gente joven, su mood, estaba con ese tipo de sonido y ahora, al contrario, la gente joven, su mood está con grupos como Funzo y Baby Loud, como Natos y Waor, C. Tangana, toda esta generación de otras músicas. Lo que ha pasado es que todos los chavales lo único que consumen es música urbana y eso hace que, mientras esta ola siga, cada vez hay más gente que va cumpliendo años y que empieza a ponerse el Spotify y que, como es lo que escuchan en su clase y lo que les ponen en la tele es este tipo de música, hace que si antes éramos mil ahora seamos cinco millones y eso es lo que hace que cada año los números vayan creciendo.

¿De verdad crees que la música urbana es el nuevo pop?
Sin duda, y el que no lo crea es porque no lo ha analizado yo creo. Los números lo dicen, no lo digo yo. Tú coges, menos los tres o cuatro grupos que funcionan de OT, menos los tres o cuatro grupos clásicos que siguen funcionando. Dime gente de la escena pop indie, pop rock, rock, dime tres grupos que hayan hecho más de diez millones de visitas con una canción, porque creo que no hay ni uno.

¿Hacia dónde crees que va este género?
Hostia, no tengo ni idea, es algo que me pregunto siempre. Creo que todo es cíclico, que está volviendo otra vez un poco la escena electrónica y guitarrera, que la gente ya se ha cansado de únicamente bajarse un beat de YouTube y ponerse el autotune y hacer canciones. Se está experimentando y que se está vinculando todo este nuevo pop que decimos que es la música urbana y se le están metiendo guitarras, se le están metiendo baterías, y creo que a lo mejor por ahí va el dibujo de lo que va a ser esto después. Híbridos. Yo creo que lo que han hecho los chavales es no tener complejos, antes el que era rockero era rockero y lo demás era una mierda, el que era rapero era rapero y ahora no. Ahora creo que a los chavales eso les da completamente igual.

¿Y hacia dónde avanza Pablo Gareta?
Pues estoy muy centrado en seguir un poco los pasos que llevo haciendo estos años, en afianzarme más dentro del negocio musical en España, de poder tener una carrera larga y próspera, de que no se me acaben las ideas, de seguir haciendo buena música, de seguir disfrutando de lo que hago que es lo que me hace estar tan concentrado y trabajando tanto. Porque al final hacer música es la hostia, es algo muy reconfortante, prefiero esto que ir a trabajar a la obra pero yo soy autónomo y trabajo los siete días de la semana muchas horas. Y lo que me da energía para hacerlo es que me gusta mucho lo que hago, entonces mi propósito es que no se me acabe la gasolina, que me siga gustando tanto como hasta ahora y seguir descubriendo gente que me aporte esta felicidad y que siga creciendo la cosa y ojalá mañana ganar un Grammy, hacerme rico y este tipo de cosas (risas).

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.