“Nathy Peluso y yo volveremos a encontrarnos”
Entrevistas / Oddliquor

“Nathy Peluso y yo volveremos a encontrarnos”

Manuel Jubera — 23-07-2018
Fotógrafo — Archivo

Hace seis meses Oddliquor era un cantante conocido tan solo por los más duchos en la escena urbana.  Si bien hasta el lanzamiento de Vibrato no era tan fácil dar con él, sí era fácil darse cuenta de que iba en la dirección correcta: un LP Serendipia (Goldfangs Rosé Music, 2016) producido íntegramente por él, las producciones de dos de los temas-trampolín de Nathy Peluso, Daga y SANDÍA y algunos singles sueltos como Mamy Blue que respaldaban su actitud experimental ante el RnB. Con Vibrato se hace evidente un crecimiento de su base de fans y un salto en la carrera de un chico que a estas alturas ya ha llegado a tocar delante de 2.000 personas de la mano de Duki. Líneas más abajo nos cuenta cómo ha pasado.


Me gustaría que me hablaras de Marcos Terrones. Tu actualidad más o menos la conocemos , lo que me gustaría conocer es tu evolución como artista y tu conexión con el r’n’b. ¿Cómo eran los tiempo de Nouvelart y qué tenías en la cabeza? ¿Se han cumplido los planes que tenías en mente entonces?
Éramos colegas de instituto con talento, muchas ideas y un elemento en común. El arte. Teníamos claro que necesitábamos sacar todo lo que teníamos dentro y plasmarlo de alguna manera. La vía que teníamos eran las RRSS. Montamos la plataforma, y empezamos a compartir nuestros trabajos (fotos, videoclips, cortos, pinturas, canciones, etc.). Éramos chavales con mucha ilusión, pero con actitud y proyección. Nosotros lo sabíamos. Queríamos hacernos un hueco en el entorno que admirábamos y ser respetados en un futuro.
A día de hoy de ese colectivo quedamos mi hermano Zazo Canvas y yo. Él está trabajando en una de las mejores productoras de España, y yo he conseguido hacerme un hueco en la industria musical, ir creándome un nombre respetado y actuar en la Apolo con sold out. Hemos cumplido objetivos, pero aún nos queda muchísimo y queremos más.

¿Cómo entiendes el r’n’b nacional actual? El otro día hablando con Lex Luthorz me comentaba que éste era el mejor momento para producir r’n’b. ¿Estás de acuerdo? ¿Dirías que es mejor momento para las producciones de este género que para los cantantes o al revés?
Me parece una maravilla todo lo que está pasando ahora musicalmente, pero no podría decir que hay r’n’b como tal, sino variaciones de más variaciones y pinceladas. El r’n’b en USA es el flamenco aquí. Es algo intrínseco que por mucho que se reproduzca no se va a hacer igual que en su territorio de origen. Obviamente me incluyo en lo que estoy diciendo: hacemos cosas muy guapas pero que están lejos de ser r’n’b como tal. Por eso somos incapaces de poner etiquetas. Entonces pienso que es el mejor momento para jugar, experimentar y visualizar, porque ya no existen los géneros.

Respecto a las producciones, ¿qué tenías en el horizonte auditivo a la hora de ponerte manos a la obra? ¿Y en relación con las letras?
Mi viejo siempre ha sido super fan de Michael Jackson, me dormía en la cuna con Man In The Mirror. Entre eso,y el disco de street dance de la primera edición de Fama, empecé con una buena base (risas).
Tras eso desde Usher, Jlo, Beyoncé, Akon, Ashanti, Omarion, Jeremih, T- Pain, Nelly Furtado, Timbaland, JT, D’Angelo, Ginuwine o Tiziano Ferro a PARTYNEXDOOR, Daft Punk, Kanye West, Linkin Park, The Weeknd, Ty Dolla $ign, A. Chal, PLAZA, Sonder o Steve Lacy.

¿Cómo te las apañas para poder combinar tus distintas facetas artísticas y para que además te encuentre en todas las fiestas?
(Risas) ¡Cabrón! ¡Porque las fiestas también son curro! Pues con mucho cuidado y amor. Es complicado, pero se puede teniendo claro hacia qué dirección y cómo quieres ir.

¿Cómo empezasteis a trabajar BNMP y tú? ¿Cómo es trabajar con Cafuné? A veces me lo imagino como un tipo súper calmado y otras como el protagonista del Need For Speed.
(Risas) Eso es verdad, esas dos facetas existen. Pues me escribió Choco un día con toda la buena vibra felicitándome por mi curro e invitándome a formar parte de su disco en solitario. A Carlos lo conocí un día en casa de su chica, Coquito, que nos invitó a Nathy y a mí, y enseguida empezamos a intercambiar y coincidir en gustos musicales. A los otros dos capullos les conocí cuando el colectivo dio concierto en la sala But en Madrid y me invitaron para cantar Pantera Rosa. Son una belleza de personas y siempre se han portado muy bien conmigo. Trabajar con Carlos es muy fácil, es un tío que está abierto a todo y que también propone. Lo hace rápido y bien.

Me gustaría que me contaras la historia de amor de A. Rock y tú.
(Risas) ¡No digas eso que se van a poner celosas nuestras niñas!

No vivís ni en el mismo barrio ni tenéis edades cercanas, sin embargo, ha sido tu manager, productor y el tío que le pone música a tu gira.
Todos sabemos que las cosas forzadas nunca funcionan, siempre acaban desmontándose de una esquina u otra. En el caso de Alberto desde el primer día que nos conocimos las piezas encajaron perfectamente, nos entendimos como si nos conociésemos de siempre. Él sabía lo que podía explotar de mí, y yo sabía lo que podía explotar de él. A día de hoy, no me imagino mi carrera musical sin él. Está en la mayoría de mis procesos creativos trabajando conmigo mano a mano, y por supuesto poniendo sonido a todos los escenarios que pise.

Es más, esta conexión no la veo solo con Alberto, sino también con gente paradigmática de la generación anterior como Dano, con los que también hay un buen salto generacional y de estilo. ¿Cómo entrasteis en contacto? ¿Qué relación guardáis?
La paradoja de mi música es que la suelen respetar más los “viejos” que los chavales. O no sé si la palabra correcta es “entender”. Le hice a DjSwet, Dano y Ébano un remix de Aleluya dándole un giro de trescientos sesenta grados a la OG, se lo pasé, y partir de ahí empezó todo. Son buenos colegas míos, a veces quedamos, otras nos encontramos y nos la pegamos igual como si hubiésemos quedado, y otras hacemos música o simplemente la escuchamos.

A veces pienso que esa generación tuvo mala suerte, que les pillé el salto del disco físico al digital y no pudieron tomar demasiadas decisiones. No ocurre lo mismo con la vuestra porque, aunque las reglas del juego sean constantemente alterables, el tablero es el mismo.
Ni la música, ni la mentalidad de antes es la de ahora. Yo creo que lo que pasó es lo mismo que pasa ahora: que se miraba más fuera que dentro. Sí que es verdad que ahora parece que están cambiando las cosas, pero todavía queda mucho para que un artista underground de este país este tranquilo viviendo de la música, dedicándose solo y exclusivamente a hacerla, sin tener que pensar en planes de marketing.

“Todavía queda mucho para que un artista underground de este país viva de la música”

Hablando de  marketing… En la actualidad los raperos no dejan de opinar acerca de la industria musical, incluso de dar lecciones desde puntos de vista un tanto maniqueos. Me gustaría que me contaras desde qué perspectiva ves tú todo esto, más estando en un lugar particular ya que tienes un manager que trabaja en una multinacional y al mismo tiempo trabajas con una distribuidora independiente.
Lo único que hay que hacer es ser listo y consciente de lo que te rodea en todo momento. Absorción omnipresente 24/7. Un artista solo no puede con todo, pero sí que puede elegir el equipo para levantar y mantener su carrera a flote. Dicho esto, estando con los ojos bien abiertos, puede ser el jefe de su movida, el que la controla y el que decide. Si tiene un producto bueno y proyección, tiene la capacidad de pedir, de negociar, y de proponer. Sólo ser listo, sin más.

Eres un tipo muy activo en redes sociales. ¿Estarías de acuerdo con la afirmación que reza que actualmente son más importantes las redes sociales que los propios sellos? ¿Qué valor tiene para ti firmar con tal o cual sello?
Estoy de acuerdo. Las RRSS y en especial Instagram son el foco más potente de atracción y exposición. Día a día saben de ti (o lo que dejas que sepan como es mi caso). Firmar con un sello lo veo un poco absurdo cuando no tienes reconocimiento, porque ni te levantan ni sales rentable. A un sello le puedes pedir cuando eres capaz de hacer el doble para que a la siguiente puedas pedir el triple, hilándolo a mi respuesta anterior. Es así.

¿Crees que la independencia en el caso del rap ha perdido valor o más bien lo contrario? Digo esto porque empiezo a pensar que no importa de manera real y se trata más bien de una cuestión estética. El número uno del rap en el mundo, Drake, en su canción  Survival habla de esto precisamente, pero lo que no dice es que Ovo Sound es una joint venture de Universal.
A mí me parece una gilipollez. Si eres bueno o malo, vas a seguir siéndolo con o sin multi. Casi todo el mundo, por no decir todos, tienen el respaldo de una multi detrás, sea para lo que sea. Pero, claro, queda más bonito y embellece más decir lo contrario. Que no te engañen.

He estado buscando en todos los Marcos Terrones y ODDliquors posibles estableciendo conexiones entre ellos y Vibrato. La más clara la veo con una colaboración que hay en el mixtape de Jibarostros, ¿puede ser?
¿Por qué la has encontrado ahí? En realidad Vibrato no es la segunda temporada de nada, es algo totalmente independiente a mis trabajos anteriores. La tercera temporada viene calentita, y no tiene nada que ver con Vibrato, te lo aseguro. (Risas)

Vibrato es un disco con bastante carga lírica. ¿Cuánto de eso queda en el ODDliquor actual? ¿Cuánto en Marcos Terrones?
Si con carga lírica te refieres a letras emocionalmente densas, queda mucho, pero creo que Marcos Terrones prefiere jugar y divertirse un poco antes de volver a escupirlas. De momento…

¿Qué pasó con Nathy? Hace un año y medio se os veía como uña y carne y haciendo temas muy buenos. De hecho, creo que ahora tus producciones le harían subir otro peldaño.
Tenemos una pausa dramática en la que ahora mismo cada uno está centrado en su carrera profesional. Volveremos a encontrarnos en el mismo barco.

El otro día te escuchaba decir en otra entrevista que Vibrato, aparte de los sonidos frescos y caribeños, también guardaba cosas terribles. ¿Cuáles son y cómo lidias con ellas cada vez que afrontas un directo?
El disco es una aventura amorosa intensa de principio a fin. A mitad del disco, desde el tema Arrebato, las cosas se empiezan a torcer tanto en las letras como en las melodías y en las instrumentales. Todo empieza a sonar mucho más oscuro, se me caen las primeras lágrimas… En directo esto es magia. He aprendido a disfrutar mis llantos porque son sinceros y de verdad. Puedo disociar lo que sentí creándola y lo que siento compartiéndola, sacando la belleza de lo triste.

¿Por qué dices que se trata de una nueva propuesta? ¿En qué crees que se diferencia de otros discos de gente de tu generación?
Porque me preocupo de que lo sea. No quiero hacer algo que ya está hecho, me sentiría mal. También porque me lo dice todo el que lo escucha por primera vez. Me dicen: “Esto suena diferente, te puede gustar más o te puede gustar menos, pero es tuyo al cien por cien”. Y me flipa que eso sea así, hacer lo que me sale de los huevos, y encima sonar dispar… ¿Quién no quiere algo así? En lo que más se diferencia mi trabajo del de otros es en la sensualidad y en la sensorialidad que planteo.

“Me dicen: ‘Esto suena diferente, te puede gustar más o te puede gustar menos, pero es tuyo al cien por cien'”

¿Qué criterio has tenido para elegir a los productores? Ha faltado Sr. Chen, tío…
Yo se lo propuse a todos los productores que me laten, incluido Sr.Chen, pero al final solo curré con las producciones que me encajaban para la atmósfera del disco y que estuviesen en armonía con las mías. Me dejé llevar por el oído y la piel.

Me gustaría que me hablaras de lo que esconde el plano sensorial de Vibrato y del porqué del énfasis en éste.
El plano sensorial, como su propia palabra indica, solo se puede sentir, y creo que mis palabras solo quedarían en vapor después de soltar una parrafada de metáforas absurdas. La mejor manera de entender el plano del que hablo constantemente de Vibrato es experimentarlo.

¿En qué ha cambiado tu vida desde el lanzamiento del disco?
Pues he sentido lo mismo que cuando acabas los finales de junio (risas). A ver, mi vida sigue siendo la misma, Vibrato es una entraña que tenía y una carta de presentación para que se me conozca un poco más y vean como se mueve el nene (risas). He ganado fan base, mucha más atención, respeto en medios y sobre todo la bendición de muchos artistas que aprecio.

Me gustaría que me hablases de tus directos. Llevas un par de meses muy muy buenos. ¿Qué sensaciones han despertado en ti? ¿Cómo ha sido la relación con Keo, Duki o Tangana? Hace dos meses estábamos en una sala pequeñita viéndote…
Pues una locura muy heavy. Justo el sábado estaba hablando con Felipe (LucidEyez), el productor de Arrebato, de que él y yo nos conocimos el 7 de Enero en una cervecería haciendo un showcase con un sonido de ratas, y hoy estaba en la Apolo cantando para 2.000 personas. He sentido muchísimo amor haciéndolo y tengo muy claro que es lo que quiero hacer el resto de mi vida. Ojalá no acabe nunca el sueño que estoy viviendo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.