“A estas alturas de la película estamos curados de ego”
Entrevistas / Niños Mutantes

“A estas alturas de la película estamos curados de ego”

Ozantoño Torres — 06-04-2020
Fotógrafo — Adrián N. Maesso

“Ventanas” (Ernie, 2020) es una ruptura con el clásico sonido mutante en el que el guitarreo y los riffs dejan paso al sintetizador y la música de tintes latinos.

Niños Mutantes editan su noveno disco en tiempos del Coronavirus y con toda España en estado de alarma, pero por eso, un título tan sui generis como “Ventanas”  viene que ni al pelo en la situación que estamos viviendo. Desde ellas podemos encontrar a los Duncan Dhu del “Autobiografía”, pero también a los Lori Meyers del Impronta” y hasta la Rosenvinge de Un hombre rubio”. Y bueno, estos dos últimos no debería extrañarnos pues, a fin de cuentas, conforman, junto a Ángel Luján, Carlangas y Anxo de Novedades Carminha y Raúl Pérez, el elenco de productores que firman una obra coral, abierta de par en par. Al habla y desde su ventana Juan Alberto Martínez.

Decís en todo tiene un precio que quisierais arruinaros y que todo lo que tengo te lo dejo, ¿no os estáis pasando de buenos? Mirad que aquí todo se recuerda.
(Risas) En tiempos materialistas la mejor declaración de amor es decirle al alguien que le das todo lo que tienes, sin duda alguna.

¿Cómo decidisteis este giro de rumbo en vuestro discurrir musical? Nada de guitarra y mucho sonido tropical.
Mira, a ver, cuando empezó a gestarse este disco hubo un cambio en el proceso. Normalmente hacíamos los bocetos; yo cogía la guitarra, si me gustaba lo que hacía luego lo grababa, eso se lo pasaba al grupo y desde ahí trabajábamos. No olvidemos que hay una revolución tecnológica que está llegando a los nuevos compositores; me refiero a que podemos tener un estudio de grabación en un móvil. Y como en los bocetos se apuntaban direcciones no habituales de nuestras canciones pensamos que a lo mejor no era mala idea cambiar el rumbo normal de nuestras grabaciones. Y así lo hicimos. Nuestro oficio como músico nos pide hacer cosas diferentes cada dos por tres, pero sin perder las aristas. Y al final, para no perderlas, buscamos un proceso que fuera nada mutante. Y de ahí surgió la idea de los productores, de no ensayar y de darle mucha manga ancha para permitir que interactuásemos y hacer, de esta manera, un trabajo colaborativo. Como comprenderás, a estas alturas de la película, estamos curados de ego. No necesitamos defender nuestro territorio a muerte. Y tampoco necesitamos que un productor nos diga que poner o quitar; ya estamos en un punto que hacemos lo que nos sale de los cojones. Ya hemos jugado durante años y tenemos suficiente autoconfianza. Por eso te digo; nos interesa mucho más el crecimiento y el trabajo en equipo que todo lo demás. Ventanas es un disco vampírico, le hemos chupado la sangre a los productores que, a la sazón, han sido gente de diez.

“Ventanas es un disco vampírico, le hemos chupado la sangre a los productores que, a la sazón, han sido gente de diez”

El tema Camino perdido podría ser un single puro de Carlos Sadness, ¿habéis hecho mucho recorta y pega de artistas que os gustan?
Fíjate, a Carlos Sadness le mostramos ese tema y le gustó, pero no; no hay nada de él. Hay distintas tendencias y sensibilidades musicales que nos interesan. Por ejemplo el tema por la electrónica no es algo nuevo para nosotros, siempre nos hemos visto muy influencias por el synth-pop de los ochenta. Mis primeros discos fueron el primero de Communards y el “Actually” de Pet Shop Boys; mi padre me regaló una minicadena y venían estos dos discos como regalo.

También hay influencias latinas ¿verdad?
Sí, muchas. Aunque me gustan mucho Chabuca Granda, Atahualpa Yupanqui y Violeta Parra, tal vez de ellos haya ciertas estructuras en las letras y luego están las bases y los sonidos más latinos en el trasfondo del álbum. En el indie las bases rítmicas son para guitarras y voces, pero olvidan que gran parte de la música de los últimos 40 años tiene su fondo en la batería y el bajo para invitar al baile.

En este momento de la entrevista entra el hijo de Juan Aberto, “perdona un segundo” me dice y deja la conversación para atender sus quehaceres no de artista, sino de padre y familia pues, como todos nosotros, se ha tenido que recluir para evitar el contagio del covid-19. Al momento llega. “¿seguimos? ¿por dónde íbamos?”…

‘Oxígeno’ no es un grito por el planeta que nos estamos cargando sino modo “anda y dejarme en paz”, y ahora en tiempo de aislamiento forzoso viene que ni pintado, ¿creéis que esta pandemia tiene algo que ver con el cambio climático o cuál es vuestra teoría? En estos días circulan tantas por los grupos de whatsapp…
Yo soy de los que llevo años diciendo que la tierra iba a defenderse de nosotros en cualquier momento. No tengo ni idea. Llevo años diciéndolo y que, bueno, nosotros somos en un cáncer para el planeta. No sé si se defiende o nos da una advertencia/ lección para cambiar nuestros hábitos. Y ver cosas que estar pasando, ver cómo están los niveles nos lleva a pensar en ello.

Entrevisté hace tiempo a El Drogas y me dijo que ni el heavy ni el indie habían sido muy solidarios ni empatizantes con causas sociales.
Cierto. El indie ha sido una música muy burguesa de una época de bienestar y consumo para vivir con pocas preocupaciones. Nosotros, sin hacer canción protesta, siempre hemos introducido temas sociales. Naufragos (2012) y El  Futuro (2014) son discos más que sociales, son planteamientos de una visión nada cómoda de la vida.

“En el mundo de la música hay una saturación de lanzamientos y ofertas, hay mil novedades. Hay una sensación de velocidad y consumo rápido”.

Christina Rosenvinge ha producido ‘El Bosque’. ¿Cómo se dio?
Pues mira ha sido una experiencia artística y personal. De lo más bonito de todo el disco. Entramos en contacto con ella de forma casual. Vino a presentar su libro ‘Debut’ (Random House, 2019) a Granada y estuvimos con ella. Nos reímos mucho. Nos pareció que, siendo fan de ella y teniéndola como un mito musical patrio, era muy accesible y una persona genial. Entonces nos fuimos a comer y ciertamente tuvimos una conversación superdivertida. Y al hilo de la misma le pedimos recomendación sobre productores pues estábamos pertrechando este álbum. Entonces nos dijo que a ella no le importaría hacerlo. Se lo pedimos y le encantó. Luego tuvimos un encuentro previo en Madrid. Y todo ha sido de puta madre. Una experiencia inolvidable. Christina se ha implicado al máximo; desde la producción de la canción hasta aportando cosas en la letra. Ha hecho un disco muy bonito; producción, letras, voces. En su libro ‘Debut’ le ha dado tiempo mucho tiempo a pensar en la posición del intérprete y del cantante y con nosotros lo puso todo en práctica.  Ha sido una experiencia inolvidable.

¿Por qué habéis tardado tres años en sacar nueva obra? Ya, tres años en realidad es poquito, pero en el mundanal ruido de la escena musical es casi como una década. ¿Cómo veis el panorama musical ahora?
Pues mira, tienes toda la razón. Nosotros hicimos propósito de parar un poco, de hacer menos conciertos durante 2018 y 2019 para recuperar energía y hacer música nueva. Pero todo ha cambiado tanto en tan poco espacio de tiempo. Han irrumpido nuevos artistas que han ganado relevancia. También ha habido una especie de relevo generacional del indie con gente que va entrando y cambiando cosas. Cosa que –por otra parte- es absolutamente lógica tal que la vida misma. Lo que sí puedo decirte es que, en estos tres años, hemos visto diferencias inmensas en el mundo de la música; ahora hay saturación de lanzamientos y ofertas, hay mil novedades. Hay una sensación de velocidad y consumo rápido. La carrera de un músico se centra en las redes sociales, en los likes y en tener más views que nadie. La música es lo de menos; un like lo es todo.

Noni López y Javier Doria de Lori Meyers han metido mano a Las Estrellas. ¿es buena idea la conjunción de granaínos en un disco? ¿os ha salido la malafollense de la tierra en algún momento?
Pues no, jajajá. No, hombre, estuvimos súper a gusto, todo en plan muy relajado. Noni López tiene una colección de sintetizadores que lo flipas. Sin exagerarte, de 30 a 40 o cosa así. Me invitó a su casa el año pasado  y cuando vi lo que tenía allí dije: “Bueno,  bueno, este es el tío que necesitamos para las canciones que queremos”. Y ahí fue cuando surgió todo esto.

Hasta os atrevéis con el synth-pop, pero a vuestro modo con la genial Una noche, ¿Alguna referencia que haya estado encima de la mesa? Es muy New Order, que lo sepáis.
Nuestra referencia máxima es Metromony. Su disco The English Riviera (Because Music, 2011), nos marcó profundamente. Puedo decir que se ha convertido en una de mis obras preferidas y sin ningún lugar a duda en cada una de las canciones de “Ventanas” hay guiños y toques de esa obra.

Hacía tiempo que no hablaba de ese disco, sí a mi también me gusta. ¿Pero es esa la clave de esa  desmutantización que apunta la nota de prensa que nos han hecho llegar?
Bueno, todo este disco es un proyecto para eso, pero no sé si lo conseguimos. Al final, debajo de la patita sale el mutante que todo el mundo espera.

Los mutantes sois muy queridos en directo ¿cómo será el live de esta obra? ¿alguna cosa así que tengáis clara? ¿videoproyecciones? ¿artes escénicas?
Tenemos entre manos un proyecto en directo muy bonito. Nos está costando más que nunca. Llevábamos una paliza para aprender a tocar estas canciones. Lo que espero que no se nos olvide con este aislamiento forzoso, porque será mucho trabajo tirado por tierra. Hemos incorporado un quinto elemento, llamado Toni Jiménez, 19 años, hijo de un compañero de instituto, y con cuyo padre me metí en un local de ensayo en aquellos tiempos mozos. Toni nos dará un punto de visto diferente y más actual. Y bueno, también llevamos un diseño de luces y escenografía muy chulo, que nos ha diseñado Fernando López, es un crack en la materia. Tenemos preparado un directo muy chulo que nos va a permitir entrar en territorios muy divertidos y, hasta ahora, desconocidos para el mundo mutante.

¿Cómo era vuestro calendario de a.c (antes del coronavirus)?
Jajajá. Pues teníamos un calendario muy interesante. Pero como a todos los artistas, se han ido posponiendo. Por ejemplo en Warm Up Festival, Murcia, en el que este año estamos se pasa a octubre. Esperemos que todo esto vaya cambiando y lleguemos en breve a la normalidad.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.