Apéndice sin voz en la reentré de la chanson o ex punk metido a compositor de exquisiteces, Tiersen afronta con “Les Retrouvailles” (Ici d´Ailleur/Virgin) un reencuentro consigo mismo con el que reivindicar de paso que, tras los éxitos de sus bandas sonoras para “Amèlie” y “Goodbye Lenin”, su música tiene entidad por sí sola, por encima de las imágenes y del dichoso tópico de la concepción cinematográfica.

Stuart Staples, el crooner de Tindersticks, ha compuesto, como Yann Tiersen, el score de alguna película, sólo que no ha dado, como en el caso del francés, con los grandes éxitos del cine europeo de los últimos años. En el primero, lo de las bandas sonoras es una anécdota; para Tiersen, el sambenito que sacudirse, a pesar (o precisamente por ello) de que en su música hay elementos tan reconocibles como en la voz de Staples, presente en “A Secret Place”, uno de los temas de “Les Retrouvailles”. “Por supuesto que mi música es muy característica, de eso se trata, aunque sea un trabajo por encargo. No sé, quizá la gente le da demasiada importancia al tema de las bandas sonoras, pero yo no considero que realmente sean discos míos. Eso sí, han permitido que mis álbumes se distribuyan en todo el mundo”. En lo sustancial, no hay grandes variaciones respecto a “Le Phare” o “L´Absente”, aunque sí un mayor equilibrio entre lo acústico y lo eléctrico, alternando cierto barroquismo con composiciones mínimas, y reuniendo de nuevo folk y elementos orquestales sobre la base del pop.

“Quizá la gente le da demasiada importancia al tema de las bandas sonoras, pero yo no considero que realmente sean discos míos”

“Bueno, es que esa es mi verdadera escuela. La tradición francesa no ha sido especialmente importante en mi formación; hay cosas que me gustan, claro, pero me he criado en Bretaña, y allí llegaba mucha música del Reino Unido, así que puede haber más influencia por esa parte”. Desde luego, la música de Yann Tiersen no es la misma que la de Jacques Brel o Léo Ferré, pero en el expresionismo instrumental de sus composiciones hay algo que remite directamente a Miossec o Dominique A, artistas del resurgir de la chanson que prestan su voz a “Le Jour de l´Oberture”. “Son compañeros de generación y fue divertido hacer este tema juntos, pero no se trata sólo de una cuestión de afinidad musical, porque podemos compartir algunas cosas pero también nos diferencian muchas; es más bien amistad. Somos de la misma zona y nos conocemos desde hace tiempo”. El capítulo de las colaboraciones vocales se completa con Liz Fraser (Cocteau Twins) en la preciosa “Kala” y Jane Birkin, que afronta el momento más estrictamente político (“Plus d´Hiver”) del nuevo disco del autor de “Le Valse des Monstres”, quien en las últimas elecciones celebradas en Francia ya se puso en primera fila de un movimiento intelectual para frenar el peligroso ascenso de la ultraderecha de Le Pen. “Vivimos en un mundo en el que nuestros gobernantes actúan guiados por un ultracapitalismo en el que lo más importante es el consumo. No somos más que consumidores, mientras que los sentimientos se han quedado atrás. A veces tengo la sensación de que estamos de nuevo bajo el régimen de Pétain. No soy demasiado optimista acerca de que las cosas cambien pronto, pero sí espero que podamos hacer algo para que las generaciones futuras no hereden este sistema”. Compuesto en su mayor parte en la isla de Ouessant (Bretaña), de donde ya había salido “Le Phare”, y rematado en París, “Les Retrouvailles” (“El reencuentro”) avanza sin prisas, ahondando en ese ambient folk que Tiersen traza en paisajes a medio camino entre el campo y la ciudad. “No ha sido algo premeditado, porque el título lo tenía antes de empezar a trabajar en Ouessant, pero sí que ha supuesto un reencuentro con un lugar que es importante para mí y sobre todo con un método de trabajo más solitario, porque me resulta difícil dirigir a otras personas; quería tocar todos los instrumentos, recuperar esa relación física que también es importante a la hora de componer. Esta vez me lo he tomado con más calma, intentando dejar de lado presiones externas; las canciones han ido surgiendo en ese ambiente, con tranquilidad. Necesitaba trabajar así, con tiempo, porque llegué sólo con alguna idea, pero nada concreto; tenía que superar ese vacío y sólo lo podía hacer de esa manera”. El disco se completa con “La Traversée”, una película en DVD obra de Aurélie Du Boys, que se adentra en el proceso de creación del álbum. “Es más bien un documental musical, captando algunos momentos significativos en la concepción de ‘Les Retrouvailles’. Hablando otras veces del aire cinematográfico de algunas de mis canciones, yo decía que no trataba de evocar unas imágenes concretas, sino que en el momento de componer yo tenía esas imágenes en la cabeza y eso a lo mejor se reflejaba en la música. Ahora lo que quería es que el álbum no se quedase como un producto fuera de su contexto, y creo que a través de este DVD se ofrece una visión mas completa de todo eso”.