“Para mí la música es una adicción”
Entrevistas / Jean-Michel Jarre

“Para mí la música es una adicción”

Sergio del Amo — 07-06-2016
Fotógrafo — Cherve Lassince

Jean-Michel Jarre se acercará hasta el barcelonés Sónar para presentar su nuevo espectáculo y encarar sobre el escenario el repertorio de “Electronica 1: The Time Machine” (Sony, 15) y “Electronica 2: The Heart Of Noise” (Sony, 16).

A estas alturas resulta innecesario presentarle. Jean-Michel Jarre no es sólo el autor del álbum francés más vendido de la historia (“Oxygène” despachó doce millones de copias en aquellos tiempos en los que la gente peregrinaba hasta su tienda de discos más cercana), sino también uno de los padres de la electrónica junto a Kraftwerk. Lejos de vivir de las rentas a sus sesenta y siete años, Jarre ha vuelto recientemente con “Electronica 2: The Heart Of Noise”, la segunda entrega de un disco colaborativo por el que se pasean nombres tan dispares como Pet Shop Boys, Jeff Mills, Cyndi Lauper, Hans Zimmer o Julia Holter, entre muchos otros. “Siempre está uno nervioso días antes de que el disco salga a la calle, y más ahora que comparto responsabilidad con muchos otros artistas”, nos confiesa. “Cada uno de los músicos que han colaborado, tanto en esta segunda parte como en la primera, tiene su propia personalidad y su forma de trabajar. En eso radica la gracia de este proyecto: en poner en común la visión que diversas generaciones tienen de la música. Algunos podrían llegar a pensar que esta es una forma desesperada que tengo para acercarme a un grupo de oyentes más joven que puede que hasta ahora no hubiese prestado atención a mi discografía, pero en realidad llevaba muchos años dándole vueltas a esta idea de publicar un disco doble de estas características”.

“Podría retirarme y vivir mucho más tranquilo, pero tengo la necesidad física y psicológica de seguir trabajando”.

Se le ha resistido contar con Fuck Buttons y Daft Punk, aunque no puede decirse lo mismo de Edward Snowden, a quien considera “un icono de nuestros tiempos”. El antiguo empleado de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense no tuvo problema alguno en poner su granito de arena en el tema “Exit”. “Gracias a The Guardian pude dar con él y estuvimos hablando vía Skype tanto de este proyecto como de los peligros de las nuevas tecnologías de la información. Accedió a participar en el disco casi de inmediato, por lo que nos fuimos a Moscú, donde reside, para grabarle”. “Para mí la música es una adicción, no es algo que haga por dinero, ni mucho menos. Podría retirarme y vivir mucho más tranquilo, pero tengo la necesidad física y psicológica de seguir trabajando. Hay una fuerza dentro de mí que me sigue empujando a hacer esto”, confiesa siendo consciente de que no va a poder tomarse unas vacaciones a medio plazo. Por lo pronto, este mes de junio estrenará su nuevo show en el festival Sónar (“estoy trabajando en el espectáculo todavía, pero lo único que puedo avanzar es que estará centrado en la tridimensionalidad sin necesidad de usar gafas 3D”) y, una vez ponga fin a la gira, tiene pensado conmemorar el cuarenta aniversario de su aclamado “Oxygène”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.