El 15 de marzo ve la luz “Rocco” ([PIAS], 19), el nuevo trabajo del dúo austríaco electrónico HVOB. Después de sorprender en festivales como Sónar o Primavera Sound, Anna Müller –quien responde a las preguntas– y Paul Wallner visitarán nuestro país para presentar su nuevo material.

FechaCiudadRecintoHoraPrecio
viernes 29/03/19BarcelonaRazzmatazz 220:3023€
sábado 30/03/19MadridCool Stage19:4525€

Nueva gira con un nuevo álbum. ¿Estáis contentos con “Rocco” ([PIAS], 19)? Es un disco precioso.
Tenemos muchas ganas de presentarle el nuevo disco a los españoles. “Rocco” es un disco que sale del corazón. Ha sido un trabajo muy intenso y para el que nos hemos metido mucho en las profundidades de nuestro mundo personal. Posiblemente sea lo más personal que hayamos hecho nunca.

¿Cuántas canciones del disco podrán escucharse en Barcelona?
Muchas, aunque eso no significa que no vayamos a hacer temas antiguos. Será un viaje a través de nuestra historia musical.

Hay una canción vuestra en concreto que me parece fantástica. Me refiero a “Azrael”, del disco “Trialog”. ¿Volverá a sonar en vuestro concierto barcelonés?
Por supuesto. No podemos imaginarnos un directo de HVOB sin que “Azrael” forme parte de él. Es una canción muy intensa para tocar en directo.

¿Clemens Wolf y Lichterloh os acompañarán esta vez con sus visuales?
No, ambos formaban parte de la gira de “Trialog” y no del nuevo disco. Pero os prometemos que hay un montón de novedades y sorpresas en esta gira.

Muchas bandas electrónicas prefieren el trabajo en estudio a girar. ¿En qué punto estáis HVOB?
Nos gustan ambas cosas y no queremos decidir. Son dos caras de ser músicos y disfrutamos con las dos.

El hecho de que llevéis batería real en directo es algo que me encanta. ¿Cómo decidisteis que iba a formar parte de vuestros conciertos?
Nuestro batería es parte de HVOB desde el primer show, así que siempre giramos con él. Entendemos HVOB como un proyecto de directo, así que tocar es algo muy importante para nosotros. Nos permite que todo suene más orgánico y además nos divertimos mucho más. Hicimos una pequeña gira de clubes el pasado otoño, solamente Paul y yo, y fue divertido y agradecido, pero estamos muy felices de volver a actuar sobre el escenario con nuestro batería.

¿Cómo surgió la colaboración de Winston Marshall de Mumford And Sons en “Silk”? Porque lo cierto es que fue una combinación poco usual entre un artista de pop y un grupo electrónico.
Sí, lo sabemos. Fue una colaboración bastante inusual, pero eso era precisamente lo que lo hacía interesante para nosotros. Fue un reto y nos encantan los retos. Winston nos escribió un email diciéndonos que le gustaba mucho nuestra música y que estaba enamorado con “Azrael”, que había visto en Youtube. Primero pensamos que el email era falso y no le contestamos, pero muy poco después nos escribió su Management, así que nos dimos cuenta de que todo era verdad (risas). Winston es una gran persona y nos sentimos muy orgullosos de lo que hicimos.

¿Qué tal es la vida en la carretera?¿Quién acepta mejor las incomodidades de girar: tú o Paul?
Oh, estar de gira no es tan incómodo. Tenemos un equipo fantástico y somos como una familia. Siempre es muy intenso, así que nos cuidamos unos de otros. Obviamente, a veces hay malos momentos y es duro, pero las cosas buenas están muy por encima de cosas como dormir poco o no tener privacidad. Pero todo compensa.

¿Tenéis la oportunidad de hacer turismo mientras giráis?¿Qué cosas interesantes, lugares o ciudades habéis descubierto de ese modo?
Lo bueno es que hemos estado en infinidad de lugares a estas alturas, así que conocemos todas las ciudades importantes y, en ocasiones, incluso hemos tenido tiempo para explorar la cultura y conocer a gente. Pero la mejor parte de girar es conocer gente nueva y conectar con almas fantásticas. Estamos muy agradecidos por las experiencias que vivimos mientras giramos por el mundo.

Ya que nos habéis visitado en ocasiones anteriores, me gustaría saber si conoces a algún artista español que te parezca interesante.
Nos encantan John Talabot, Jasss y Rosalía. Pero tenemos claro que todavía hay mucho por descubrir.