“Durante los primeros meses a veces pasé hambre”
Entrevistas / Foster The People

“Durante los primeros meses a veces pasé hambre”

Marta Terrasa — 15-04-2014
Fotógrafo — Archivo

Quién no recuerde “Pumped Up Kids” o “Don’t Stop (Color On The Walls)” es que ha vivido bajo tierra. Foster The People hicieron bailar a medio mundo y ahora regresan con “Supermodel” (Columbia/Sony, 14) todo un reto. Las fiestas y los silbidos dejan lugar a ritmos tribales, búsquedas espirituales y una forzada madurez que habrá que ver cómo evoluciona.

En 2011 Mark Foster confesó algo indignado que su banda no sería de aquellas que “tardan una eternidad en sacar un segundo disco. Por lo menos publicaría Ep’s durante la espera”. Tres años después y con “Supermodel” a punto de ver la luz, se sonroja al recordárselo. “Me estoy tragando mis palabras”, afirma el líder de Foster The People. “Es duro, mucho más duro de lo que imaginé”, repite en bucle y prosigue: “te tomas tu tiempo porque quieres que sea música de calidad. Durante estos años hemos ofrecido trescientos conciertos con ‘Torches’. Aunque ahora sé que no esperaré para componer el tercero y que si al público le gusta el nuevo disco, se olvidará del tiempo que ha esperado”, dice convencido. Durante este tiempo también ha compuesto la banda sonora de la película “Little Boy”. No sabemos cuál será la reacción de los fans ante “Supermodel”, que se aleja veloz de la pista de baile con temas que rondan los cinco minutos, mucho más orgánicos y oscuros, coqueteando con pulsaciones africanistas y psicodelia peyotera. “Después de la gira, viajé por Oriente Medio y África, viajes que me abrieron la mente y que se reflejan en las preguntas de ‘Supermodel’”, asegura el cantante. Dudas sobre el futuro, la identidad o la rutina, como en “Are You What You Want To Be?” y “Coming Of Age”. “Son lugares con una visión distinta de la belleza, de la política, el amor o la filosofía. Me hizo salir de la burbuja de Los Ángeles”.

La primera vez que hablamos con él, en plena vorágine “Pumped Up Kids”, comentaba que era un poco molesto ser reconocido por la calle. Uno podía entornar los ojos en blanco. Tres años, dos discos y muchos kilómetros más tarde, el ego de Mark Foster se deshincha y poco le importa mostrarse vulnerable. “¿‘Supermodel’ ha cambiado mi manera de entender el mundo o he sido yo quién ha cambiado el rumbo del disco? ¡Qué duro! Fueron viajes de búsqueda espiritual, que me sacaron de mi zona segura”, confiesa. Una situación cómoda auspiciada por la fama de su debut: reconocimiento, dinero, viajes, chicas, no tener que escribir jingles para anuncios nunca más… “Durante los primeros meses en California a veces pasé hambre, pero después todo cambió. Ganaba dinero con mi música y me daban todo lo que quería. Más tarde viajé a la Índia y vi la pobreza de verdad, y la belleza también. Me enfadé por todas esas cosas que damos por sentadas”. Silencio. ¿Qué hace Mark Foster y Foster The People para conseguir un cambio en el mundo? Del otro lado de la línea emanan ideas sobre capitalismo, las donaciones, sobre la impotencia, sobre la luz y el materialismo. Y de golpe un ejemplo que sorprende. “Fíjate en Bono. Está volcadísimo con África y la lucha contra el SIDA. ¡Y es el puto Bono! Sin embargo, está centrado en esa lucha, no en mil historias más. Yo busco esa causa por la que morir. Y aún no la he encontrado”, explica acaloradamente. Muchos pensarán que dicho viaje espiritual y tanta responsabilidad han hecho mella en ese aire desenfadado y post adolescente del grupo. Puede que no les falte razón, pero las reticencias marcharán a base de escuchas; palabra. Temas como “A Beginner’s Guide To Destroying The Moon” o “Pseudologia Fantastica” recuperan lo mejor de su debut, llevándolo al terreno de la psicodelia más digerible. Y de ahí, al botón de repetición. Sin embargo, ¿madurar significa renunciar a ese punto festivo y aparentemente superficial? Foster The People quizás quieran hacerse mayores demasiado rápido. “‘Torches’ era un vía de escape. Pura juventud. Este disco te hace parar y confrontar tus problemas”, explica Mark. “No quería hacer el mismo álbum otra vez. Este te lleva a un viaje emocional. No es un disco de pop, aunque a los fans del primer disco les gustará ‘Best Friend’”. Tres años después de haber hecho bailar a medio mundo, las expectativas son altas y los zapatos, una talla demasiado grandes. Pero atentos, porque Foster The People aún tienen que pegar el estirón.


5 comentarios
  1. Vamos Foster!!! No hay mejor banda. Amo Best Friend y Ask Yourself y se que el tercer disco será mejor que los otros

  2. Me parese muy bn que hagan musica para alentar a los. Demás pero me parese mejor. El álbum torches. P.d. mark es muy lindo

  3. Espero con ansiedad su terser album

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.