Dice Denom que la mejor manera de crear arte es dejándose llevar y siendo uno mismo. Así ha compuesto las dieciocho canciones que forman Medicina (Grimey Music, 19), su proyecto más ambicioso y brillante hasta la fecha, y la cura para sus heridas


Dicen que el tercer disco es el que consolida o desmiente a un artista, y sin duda estamos ante el disco más elaborado y completo de Denom. ¿Qué diferencias ves tú entre Medicina y tus anteriores dos trabajos?
Al final para mí cada disco es mi vida o mi etapa reflejada en ese proyecto, por lo tanto no veo tanta diferencia desde el primero al tercero, en el sentido de concepto de disco. Este está más trabajado, he aprovechado mejor las armas que tenía a mi alrededor para poder trabajarlo un poco más, pero en esencia sigue siendo lo mismo; sentimientos, desahogarme, dar mi punto de vista e incluso echarme cosas en cara a mí mismo. El fondo es el mismo siempre en mi música.

De hecho en este disco encontramos tanto semejanzas como diferencias con tus anteriores trabajos. ¿Hacia dónde camina tu evolución musical?
Mi evolución está siendo natural, ya que como cualquier persona que se dedique al arte al final el objetivo es crecer. Además de cambiar tu punto de vista, vas teniendo más herramientas a tu alrededor y vas conociendo otros estilos que te influyen. Estoy escuchando música más internacional, las referencias que tengo son todas de fuera de España, ya que el movimiento está más avanzado y tienen menos barreras.

Y es que, evidentemente, todo músico dice siempre que su último disco es el mejor. ¿Te sientes así, preparado para dar el gran salto? ¿Ha llegado el gran momento de Denom?
No sé si es el mejor, pero sí le he metido más horas de trabajo. Eso no implica que le haya puesto más esfuerzo o sentimiento, ya que en todos pongo igual, pero sí más tiempo. En cuanto al momento, sí que es el momento de apostar por mí y afianzarlo todo, y ser fiel a la gente que me rodea y me escucha. En un principio estaba luchando sin medios ni conocimientos y ahora sí los tengo, y en ese aspecto es el momento . Se lo debo a mi gente y a mí mismo, luchar con todo lo que tenga.

En Medicina la mayor parte de la producción corre a cargo de El Alquimista, aunque también colaboran otros productores. Háblanos del planteamiento sonoro de este disco, qué ideas tenías en la cabeza cuando decidiste comenzar a crearlo.
Soy muy anárquico y pienso que el arte debe ser así. No comencé con una idea, no pensé en un conjunto de disco como tal, voy creando canciones en mi día a día porque necesito escribir, y cuando tengo algo contundente lo grabo. El concepto de Medicina surgió cuando me di cuenta que creando música me estaba curando a mí mismo, y si a los demás también les ayuda pues perfecto. Me estaba curando de todas las barreras que nos ponemos mentalmente por lo que la gente espera de ti. Y al final hacemos arte y hay que hacerlo pensando en ti. Y con este disco he podido hacerlo así, liberándome de esas ataduras. Y si me apetece hacer un tema de reggueaton, hacerlo si quiero, o si escucho un temazo de dancehall dejar que me influencie también. Dándole una organización todo lleva a más, pero el arte hay que crearlo según te surja la inspiración.

No en vano, nos encontramos ante un disco de 18 canciones, de una longitud poco frecuente hoy en día. ¿Lo tenías pensado así desde el principio o te fue imposible descartar ninguna canción?
No, no inicié el proyecto pensando en cuántos temas tendría o basándolo en un concepto, sino que fui creando canciones dejándome llevar. Realmente me salieron más de 18, o sea que tuve que dejar algunos fuera que no llegué a terminar. Pero cuando termino una canción es por algo, y esas no podía dejarlas fuera. Muchos amigos me decían que 18 eran demasiadas, pero si terminé de grabarlas es por algo, porque forma parte de esa etapa y debía estar en el disco.

Llama la atención también el número de colaboraciones del disco. ¿Querías que tus amigos también formasen parte de tu gran obra o porqué tanto feat?
Sí, en este me apetecía apoyar a la gente que yo escucho o escuchaba de más chaval o me han representado algo en una parte de mi vida. Y me apetecía poner mi granito de arena por ellos porque este es un camino muy difícil y toda ayuda es buena. Es positivo que nos apoyemos entre nosotros de esta manera.

Líricamente el disco sigue la misma línea, con unas letras con un carácter muy visceral, donde no tienes miedo a abrirte. ¿Realmente te cura, te sirve de medicina, grabar canciones? ¿Te ayuda a cerrar heridas?
No es que te solucione directamente los problemas, pero ayuda a desahogarlos. Yo soy una persona que me gusta hacer muchas cosas al día y en los sentimientos soy muy explosivo. Y necesito de vez en cuando pararme y ordenarlo, y ahí la música sí me ayuda.

Aunque hay otra frase que nos ha llamado la atención que dice “las palabras que más duelen son las que no salen”. ¿Hay temas o cuestiones donde te pongas límites, que no se puedan compartir?
No me pongo límites, aunque algunas veces me arrepiento de ser tan visceral y que mis letras sean tan personales, pero intento no ponerme limitaciones yo. Lo que consigo soltar es lo que ya está ordenado, me ayuda a saber lo que pienso. Y esas que no salen los las que aún me siguen doliendo por dentro.

Y en esa misma canción de Medicina, el estribillo reza “Quizá esto no era para mí”. ¿Has tenido dudas sobre si la música el camino correcto, tu destino?
Quería que la música fuese mi vida desde el día que la conocí, me diese dinero o no, eso lo tenía claro. Pero sí que hay cosas duras en este mundillo, y hay gente con muchos prejuicios, todo el mundo opina sobre ti sin conocerte y a veces eso no es fácil de llevar. Hay momentos en los que te planteas si esta exposición pública merece la pena o no, pero nunca me ha quitado las ganas de hacerla aunque sólo fuese para enseñársela a mis cuatro colegas.

Pero no todos son confesiones en “Medicina”, donde también haces reflexiones sobre, por ejemplo, el estado que atraviesa el rap español. ¿Para ti está en su mejor momento?
No creo que en su mejor momento, pero creo que empieza a haber un motor. Los chavales empiezan a ser conscientes de que es música, que no hay que etiquetarla tanto, que no eres un vendido por ser parte de la industria y esos clichés. Pero creo que los nuevos chavales vienen con otra mentalidad y van a ayudar a que esto crezca, porque al final hemos sido nosotros mismos quienes hemos puesto barreras. Estamos cogiendo el buen camino, pero no creo que sea el mejor momento porque va a haber mejores en el futuro.

En este sentido, has dicho que el rap será importante cuando ocupe en los medios el mismo lugar que lo hacen otros géneros. ¿Por qué crees que este estilo sigue estando vetado? ¿Es una cuestión de las letras o de la sonoridad?
Creo que es una cuestión de la calidad del sonido y de más cosas. En la industria española del hiphop hemos sido bastante dejados, en el sentido de no cuidar tanto el pack completo. Hemos hecho mucho hincapié en el mensaje y en la producción, pero falta el saber trabajarlo bien, que el paquete completo esté cuidado, la imagen de todo el conjunto. Si te fijas en otros estilos, todo está muy trabajado, con mucha gente y más profesionalizado. Eso la falta al hip hop.

Por el momento, Medicina ha sido tu granito de arena para contribuir a que esto crezca. ¿Dónde podremos escucharlo en concierto? ¿Tienes pensado salir fuera de España?
Aún estamos cerrando la gira, pero faltan cosas por presentar aún. Queremos ponerle mucho empeño y mimo para presentarle al público algo que valga la pena de verdad. Queremos salir fuera, aunque aún no podemos anunciar nada. Una de las cosas que más me gusta es viajar y conocer culturas, así que ¡no os sorprenda verme en cualquier lugar del mundo!