Su música tiene el don de esparcirse en múltiples direcciones, siempre encaminadas a la búsqueda de atmósferas de tinte psicodélico y en “unriser”, segundo largo bajo el nombre de GAF y La Estrella de la Muerte, persisten las mutaciones.

Desde Canarias nos llega el cuarto disco de GAF, proyecto abierto y colaborativo que desde finales de los noventa se ha paseado por todos los estilos posibles de la experimentación musical, ha contado con colaboraciones de lujo y ha mutado en varias formaciones, formas y formatos. En “Sunriser”, segundo bajo el nombre de GAF y La Estrella de la Muerte, persisten las mutaciones. “Nos gusta dejar que las cosas fluyan a su manera y que elementos de toda la música que nos apasiona a cada uno afloren en su debido momento. En el caso de ‘Sunriser’ quisimos darle importancia a los elementos más atmosféricos y oníricos, las capas ambientales de sintetizadores y guitarras por un lado y la voz de Carol (Carolina Machado) por otro”.

Todo ello desde un discurso versátil y orgánico, muy vivo y estimulante. “Aunque cada vez improvisamos menos en los directos siempre dejamos un hueco para ello, sobre todo cuando recurrimos a los loopeos aleatorios a tiempo real donde uno nunca está seguro de cómo y por dónde irá la movida. Esa imprevisibilidad es fundamental para que uno no se canse de tocar, especialmente cuando se trata de composiciones muy largas”.