Veinte años de trayectoria y todavía en forma. Ahora estos hijos del rock’n’roll vuelven a España para presentar el material de su reciente “Four By Four” (Red Uk, 15). Este mes podrás verles en Barcelona (14 noviembre, Bikini) y Madrid (15 noviembre, Joy Eslava).

Backyard Babies celebraron por todo lo alto su vigésimo aniversario con una gira conmemorativa y la caja “Them XX”. Como medida de descompresión, han estado un lustro fuera del mercado sin actividad a su alrededor, pero finalmente ha habido nuevo disco, “Four By Four”, y de nuevo a la carretera. “Nuestro último concierto fue en mayo de 2010 en Japón, desde entonces el plan era recuperar fuerzas, con lo que cada uno se dedicó a lo suyo. Necesitábamos un descanso porque no somos de esas clase de bandas pop que salen al escenario a tocar sus canciones sin gastar un tramo de energía. Nosotros necesitamos tener el depósito a tope para poder cumplir con las expectativas que la gente tiene depositadas en nuestro directo”.

“La escena rock de Estocolmo es ahora más underground”.

Como es costumbre en el cuarteto sueco, cada nuevo disco incorpora nuevos elementos y “Four By Four” no es una excepción. De hecho, lo cierran con un tema de ocho minutos de duración. “No queremos que la gente tenga la sensación de ‘mira, otro disco más de Backyard Babies’, aunque haya fans que lo prefieran así. Es importante satisfacerles a ellos, pero también a nosotros mismos. En este disco combinamos influencias que van desde Black Sabbath hasta las bandas sonoras de las películas de Quentin Tarantino. Por esa razón necesitábamos esas vacaciones, para poder crear algo nuevo. Ahora ya estamos listos para otros veinticinco años más de rock’n’roll”. Y hablando del paso del tiempo, Dregen (nuestro interlocutor) vive en Estocolmo, una ciudad que, aunque respira mucho rock, ya no vive aquella época dorada de finales de los noventa. “Todavía es una ciudad muy musical, pero la escena rock ahora es más underground. Cada noche hay bandas tocando, pero no son tan populares, no están en grandes recintos, ni son muy comerciales. Eso sí, aún hay ese sentimiento rockero por las calles”.

Uno de los secretos de Backyard Babies es que siempre se ha mantenido estable la misma formación. “Es importante. Pasa el tiempo y todavía sientes que son tus hermanos, como cuando eras un crío. Eso le da sentido a nuestra historia, no hay muchas bandas que se mantengan juntas durante tanto tiempo, nos llevamos bien y querer seguir haciendo cosas juntos”. Dregen también ha hecho muchos amigos dentro de la escena musical durante estos años, uno de ellos es Michael Monroe, quien también acaba de sacar álbum. “Justamente anoche estuvimos cenando juntos, intentamos vernos cada semana. Es como un hermano mayor para mí. Además, su nuevo disco es fantástico”.