A solas con un ritmo
Entrevistas / Violadores Del Verso

A solas con un ritmo

David Broc — 30-11-2001
Fotógrafo — Archivo

Encasillados en la confusa etiqueta de banda hardcore, doble v siguen demostrando con discos de alto calibraje que su música está muy por encima de ridículos encasillamientos. “Vicios y virtudes” (boa, 01), memorable exhibición de rimas precisas, ritmos gordos y sabiduría urbana, vuelve a ponerles en el mapa con una contundencia inapelable. Genios, en efecto.

En tiempos de confusión, nada mejor que un soberano toque de atención para sentirse nuevamente con los pies en la tierra, para diluir nubarrones de desconcierto. Harto de marujas chillonas entradas en carnes, gangstas de postín multimillonarios, Mc´s inútiles incapaces de publicar un disco sin la ayuda de un par de ghostwriters (negros literarios, para entendernos), ritmos para monguis y productores-churreros sin bagaje musical, uno asiste al milagroso “Vicios y virtudes” con emoción y suspiros. Reconforta saber que en España todavía quedan reductos (no olvidemos a Sólo Los Solo y algunos más, por supuesto) de verdad, raciocinio y personalidad. Hablamos de un disco que refuerza convicciones con un muestrario musical que deja boquiabierto a todo aquel que osa acercarse a su contenido. Esto da miedo porque es demasiado bueno. Como dice Lírico en la canción “Que te importan los demás”, ´el bronce no consuela´. (Kase-O) “No nos hemos dado cuenta mientras lo hacíamos, ¿sabes? Rumba nos ponía ritmos y nosotros le añadíamos nuestras letras sin ser muy conscientes de lo que estábamos sacando adelante. Y la consecuencia es que el disco es una roca, tío”.

“Los ritmos tienen que ser duros porque la gente de Zaragoza somos así. Por aquí nadie escucha movidas comerciales y recargadas, por eso en Zaragoza sólo salen rocas”

RdeRumba, Lírico y Kase-O se encuentran en Zaragoza, en su centro de operaciones, para hablar de su nuevo disco. Hate, como bien dice Kase-O, “estará borracho por ahí”. No están ahí para defenderse, sino para encumbrarse. Aunque Doble V son el grupo más vendedor del panorama nacional, o quizás como consecuencia de esa misma circunstancia, uno tiene la impresión que el cuarteto de Zaragoza no ha recibido la pleitesía que su música realmente merece. Con “Vicios y virtudes” nos enfrentamos a un grupo que asusta porque no deja vislumbrar fisuras, fallos o deslices. Sin concesiones de ningún tipo, sin ningún gesto de debilidad, Doble V han asegurado su regreso con una obra epatante. (Lírico) “Nos ha ayudado mucho la experiencia y, sobre todo, la constante convivencia. Estamos juntos en todo momento y eso se refleja de alguna forma en la música. Somos conscientes que Doble V tiene que mantener una línea, que todo tiene que ser homogéneo y no tiene que haber fallos ni salidas de tono. Ese es el propósito de cada uno del grupo. Cuando bajo al local y escucho al Hate o a Javi, pues siento que tengo que estar a la altura… y ese es el objetivo de cada uno: llevar una línea coherente manteniendo el estilo propio de cada uno”.

Ya desde “Atrás”, el apabullante maxi que publicaron hace unos meses, se intuía el crecimiento de una propuesta a prueba de bombas. Sólido como el cemento, el hip hop de la formación maña apuesta, hoy con más fuerza que nunca, por la ecuación básica e irrenunciable de todo disco de hip hop que se precie. Los ritmos, gordos; las rimas, enormes. (Kase-O) “Viviendo en Zaragoza la idea es que aquí nadie se puede andar con florituras, ¿sabes? (risas). Los ritmos tienen que ser duros porque la gente de Zaragoza somos así. Y eso es lo que me gusta de que el grupo sea de Zaragoza: que suena distinto al resto, muy propio de nuestro entorno. No sé, pero por aquí nadie escucha movidas comerciales y recargadas. Creo que por eso en Zaragoza sólo salen rocas”. En esa coyuntura idiomática, qué duda cabe que muchos coincidimos plenamente con esa concepción del género que pregonan Doble V. En ese aspecto, se hace necesario resaltar el papel protagonista de un RdeRumba inmenso en la confección de unas bases indiscutibles, totalmente imprescindibles. Un hito, de verdad. (Rumba) “A partir del maxi de ´Atrás´ ha sido cuando he empezado a dar todo lo que podía dar de mí mismo. En este disco te puedo decir que estoy contento al cien por cien. En ´Genios´ yo podría encontrarte mil pegas.. me gusta y todo eso, pero creo que en ´Vicios…´ hemos encontrado realmente el rap que nos gusta y queremos hacer. Creo que en ese sentido la clave es no quedarte contento con lo primero que haces, que es uno de los problemas de muchos grupos de aquí. Hay que darle mil vueltas a las cosas, samplear mil movidas, escuchar jazz, escuchar funk, escuchar soul, volverte loco, comprar muchos discos, rastrear…

“Al final lo que importa es elegir un loop que te vuelva loco y dejar que las letras hagan el resto”

Al final, lo que importa es elegir un loop increíble que te vuelva loco y dejar que las letras hagan el resto”. Armado de paciencia y sentido musical, Rumba ha dedicado dos años a la búsqueda indiscriminada de motivos con los que noquear a sus compañeros de grupo. La compenetración entre los cuatro se palpa y se siente en cada rincón del disco, en cada momento. Una máquina bien engrasada que tiene un claro aunque poco reconocido ideólogo. (Kase-O) “Es que para mí Rumba es el jodido director. Todo el grupo depende de él, de que haga los ritmos increíbles y nosotros podamos decir algo encima. Es el cerebro, tío. La diferencia con ´Genios´ es que entonces hacíamos las letras y luego añadíamos la base. En ´Vicios y virtudes´ lo hemos hecho al revés. Yo le pedía a Rumba unos ritmos y hacía los textos encima, sobre la instrumental. E incluso hay canciones que han salido de la nada… como la de ´Ninguna chavala tiene dueño´, que era una canción que no entraba en mis planes, pero el ritmo era tan bueno que al final le metí una historia entera”. Y así, todo parece muy fácil. RdeRumba se pone a la caza del loop y halla pedruscos de altísimo voltaje. Cuidado: la clave está en su idea del método de trabajo y, sobre todo, del hip hop. Por favor, que nadie piense en Timbaland, The Neptunes, Swizz Beats y demás estafadores.

La cosa sigue estando clara: Premier, Pete Rock, The Alchemist o Da Beatminerz, etcétera, etcétera. “Lo que yo entiendo por rap es eso, tío, Premier, Alchemist… productores de esa estirpe, ni más ni menos. El rollo bounce o jigga (verbigracia: Nelly, Missy, Ja Rule, Cash Money…), bueno, para mí eso no es ni rap, ¿sabes? Es una movida rara que no tiene nada que ver con el hip hop. Y nosotros nunca nos hemos sentido atraídos por ese tipo de movidas. Y la gente que nos conoce sabe que nunca encontrará ese tipo de cosas en un disco de Violadores. ¿Revolucionarios?¿Pero eso quién lo dice, tío? Porque luego estás en D&D (ndr: míticos estudios en los que graba la creme de la creme del underground estadounidense) con la gente de ahí y esa peña se parte el culo con este rollo. Allí lo que son los verdaderos rappers odian todo este rollo, se ríen de eso. Ellos, en realidad, ven estas cosas como nosotros vemos el pop aquí”. Es decir: la verdad sigue estando ahí fuera, en el sampler. Parece mentira que desde algunos sectores, como bien afirmaba Pete Rock en HHC (Hip Hop Connection), se esté tratando de hundir y desprestigiar el sampler como herramienta de trabajo innegociable en este arte. “Es que el concepto de samplear, tío, para mí es muy importante. Yo cuando llego a mi local lo primero que enciendo es el sampler y me pongo a escuchar discos, sin más. El hecho de ponerte a tocar teclados y buscar sonidos raros es otro método de trabajo que no tiene nada que ver con el hip hop. Yo no trabajo así… y es que además, lo escucho y no me gusta. Todo suena demasiado limpio, y da la casualidad que en general el que rapea encima rapea mal (risas). Lo dicho: Rumba da el pistoletazo de salida.

A partir de ahí, Kase-O, Hate y Lírico se enfrascan en una lucha interna que, sinceramente, no tiene parangón en este país. Mc´s de guerrilla, rimadores incansables, maestros inalcanzables en el arte de construir versos perfectos, estos tres maestros del lenguaje visual siguen sin recibir el reconocimiento general que su talento reclama. ¿Por qué hablar sólo de hardcore hip hop cuando aquí lo que hay es hip hop supremo, brillante, meticuloso, de una inteligencia altísima? (Lírico) “Tenemos la fama de grupo que vacila y habla de borracheras… y es cierto que hablamos de todo ello, sin duda. Pero hay que saber que no sólo se habla de competición y alcohol. Nosotros tenemos asumida esa etiqueta y ya no nos importa, la verdad. Pero como tú dices, creo que en ese sentido puede haber más mensaje en nuestras letras que en cualquier disco con contenido o mensaje que, en realidad, apenas acaba diciendo nada”. Y es que basta escuchar alguna línea de Hate, auténtico anti-héroe de este 2001, para darse cuenta de que aquí se va más allá de la aventura etílica y se llega a instancias existencialistas tremendas. O basta con ver que Kase-O podría rimar sobre caza, pesca o fontanería y nosotros seguiríamos abducidos por su inalcanzable manejo vocal. O bastaría comprender que en sus estrofas, Lírico plantea construcciones gramaticales y juegos léxicos de una lucidez y complejidad aturdidora. Mientras no se sepa dilucidar eso, y muchas más cosas, en la dialéctica de Doble V se seguirá cometiendo uno de los mayores atentados contra el genio y el talento en este país. “Vicios y virtudes”: inmejorable oportunidad para hacer justicia de una vez. Malditos virtuosos.

Un comentario
  1. , otto rock , un boludootro teamestoy mirando una peli que una chica tiene en la entrepierna una mariposa de carne, terrible. las alitas humedas, las veo de todos coloresotro temase enteraron del loco que te hace la ropa con un aerosol? o sea a tu chica desnuda la vestis tirandole tipo un polvito blanco, es loco pero es asien japan hay 7 horas de diferencia, ellos tienen el primer dia, el primer sol

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.