MondoSonoro Discos

Parece que Backyard Babies no dan pie con bola. Perdieron el norte hace un tiempo y, por lo visto, les está costando mucho enderezar el rumbo y recuperar el crédito a pesar de contar con la valía suficiente para hacerlo. Así, mientras esperar a recuperar la inspiración, se sacan de la manga un doble trabajo en el que, por un lado, se vanaglorian de su pasado recopilando sus mejores temas y, por el otro, presentan un directo grabado en París en mayo del pasado año.

Escuchar de nuevo estas canciones es reconfortante y purifica como meterse en una sauna durante un largo rato. Lástima que un grupo que buscaba comerse el mundo parezca conformarse rememorando lo grandes que fueron años atrás. Ha llegado el momento de ponerse las pilas de nuevo y su próximo disco deberá ser el que marque de una vez por todas qué es lo que pueden continuar ofreciendo. Deberían fijarse en sus maestros Social Distortion –con quienes se patearon media América- y aprender a levantar una carrera sólida a base de pico y pala. Ojalá recuperen el nervio y la inspiración y este lanzamiento se convierta en un vago y anecdótico recuerdo. A grupos como Backyard Babies siempre debería quedarles una bala en la recámara.

MÁS SOBRE BACKYARD BABIES
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies