MondoSonoro Discos

Ah, si todo el disco estuviera a la altura de “Shampoo” y “Hey”, las dos primeras que caen de esta nueva colección del bueno de Elvis Perkins, estaríamos hablando de otra cosa. “Elvis Perkins In Dearland” arranca con dos canciones soberbias, de composición afilada y vitalidad contagiosa.

Esa vitalidad, ese empuje, es una de las novedades de este segundo trabajo del hijo de Anthony Perkins y Berry Berenson, cuyo debut nos fascinó por su reposado y profundo duelo. Allí donde “Ash Wednesday” (XL/07) era una crónica de la miasma, “In Dearland” se agarra a la esperanza, al amor y a la redención. Perkins podría ser un nuevo Hank Williams, alguien capaz de entregar en la misma nota un pellizco de alegría y una cucharada de insalvable melancolía. Esa posibilidad se atisba en alguno de los mejores momentos del álbum, en el que esta vez ha tenido un papel mucho más importante la banda que lo acompaña en directo, pero a ratos cae en la monotonía, el encanto irresistible de esas dos primeras desaparece de repente para no volver hasta “123 Goodbye”, aunque algo hay en “I Heard Your Voice In Dresden” o la final “How´s Forever Been Baby”. Pero si esta continuación pretendía darle la vuelta a su antecesor, se queda a medio camino. A ratos es su pálido reflejo y a ratos la promesa de un Elvis Perkins incluso mejor.

MÁS SOBRE ELVIS PERKINS
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies