Armaggedon It
Discos / Deadyard

Armaggedon It

8 / 10
Eduardo Izquierdo — hace 1 mes
Empresa — HFMN
Género — Rock

Cuando me enteré de que los barceloneses Deadyard iban a ser los teloneros de la actuación en Barcelona de The Detroit Cobras la cosa me sorprendió. Entre que la banda de Detroit nunca me ha parecido gran cosa en directo, y con los catalanes me pasa justo lo contrario, algo no me acababa de cuadrar. El círculo, eso sí, se cerró la noche del concierto. Tras el huracán Deadyard, Rachel Nagy y Mary Ramírez se negaron a aparecer en el escenario poniendo mil excusas, retrasando casi una hora su aparición ante un público que en buena medida abandonó el local. Quizá una actitud poco profesional, pero que bien pensado entiendo. Yo tampoco hubiera salido a tocar detrás de estas bestias pardas, porque cualquier escenario se les hace pequeño.

Y es que lo de Deadyard se puede definir como energía desbocada. Adrenalina en vena. High energy, glam, punk, hardcore o hasta metal cimientan un sonido rocoso. Atronador. Con las guitarras inflamando pabellones auditivos y la voz desgarrando letras directas e incendiarias. Canciones que no dan respiro. “Old & Angry”, “Machinery For Sharks”, “Music’s Dead” o mi favorita, “Stench Of The City”. Y así hasta nueve. Sin descanso. Sin pausa. El acelerador se pisa al principio y se mantiene a fondo hasta el último de los segundos de un disco apabullante. Mereciendo que pensemos, como en tantas otras veces, lo que sería de ellos a nivel mediático si su origen fuera Los Ángeles o Nueva York. Pero no. Son de aquí al lado. Tipos normales que nos encontramos en cualquier barra de bar, para dejar de serlo cuando se suben a un escenario o se meten en un estudio de grabación. Entonces, como dice su nota de prensa, son “los putos Deadyard”. Y eso son palabras mayores.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.