Days Gone By
Discos / Bob Moses

Days Gone By

6 / 10
Raúl Linares — hace 4 años
Empresa — Domino
Género — Electrónica

La primera vez que vi el nombre de Bob Moses en alguna publicación de música electrónica tuve un pequeño lapsus, ya que este nombre lo relacionaba con el jazz y con algún músico veterano de este estilo, algo que se confirmó al buscar un poco y ver que este hombre es un reputado músico de jazz, que ha colaborado con lumbreras como John Medeski y Pat Metheny. Ahí es nada. Pero ellos no han cogido el nombre por este Bob, sino por el arquitecto que a finales del siglo 19 se encargó de dotar de la personalidad que le caracteriza a Nueva York. Y es que aunque los que forman el dúo del mismo nombre (Jimmy Vallance y Tom Howie) sean oriundos de Vancouver, es en Brooklyn (donde tienen su base de operaciones.

El camino seguido por esta pareja ha sido rápido y exitoso, ya que su primer lanzamiento, “Hands To Hold EP”, fue publicado por Scissor and Thread, sello de los reputados productores y DJs Francis Harris y Anthony Collins. Ese house reposado de corte pop – que podía recordar a James Blake homenajeando a New Order o Depeche Mode tras una temporada en el Berlín actual – llegó al corazón de más de uno y les puso en el punto de mira. Tras él le siguió otro EP en el mismo sello y ya el salto a una discográfica de corte más pop, con mucha más proyección y un catálogo de tirar de espaldas, nada más y nada menos que Domino Records. Con este sello es con el que han publicado un disco que recoge todos sus trabajos anteriores (“All In All”) y su disco de debut, este “Days Gone By” que nos ocupa y que ha vuelto a demostrar el buen trabajo de los A&R del sello, que no se pierden una oportunidad de fichar al próximo (intento de) hype. Y tras escuchar el disco uno no puede quitarse la sensación de que es un trabajo más que profesional, variado y que seguro que tienen toda la pinta de que funcionará bien comercialmente y les llevará a girar por todo el mundo, llenar estadios cada vez más grandes y poco a poco distanciarse de todo lo que habían hecho anteriormente.

Porque el gran problema de este disco reside en eso, en que este dúo ha olido las mieles del éxito y han dado un paso hacia el mainstream muy peligroso, un paso que ha borrado de un plumazo la mayoría de las bondades de su música. Lo que antes era sutil y sencillo, ahora se ha convertido el almibarado, pero intentando mantener la sencillez de los principios. “Like It Or Not” da el pistoletazo de salida a base de una especie de tech-house lento y todavía parece que mantienen algo de sus primeros temas, con un par de excepciones: esa voz que gana protagonismo y una orientación descarada hacia terrenos más pop con una estructura clásica con su introducción, estrofa, estribillo…Todo como muy cuidado y pensado para atrapar al mayor número de personas. Hasta ahí la cosa no va mal, podrían ser como Disclosure, pero en un rollo emo/tech-house. Llega “Talk” y los radares se ponen a pitar un poco más; hay algo por ahí en la voz que recuerda a un cruce entre Chris Martin y Adam Levine; las guitarras quieren sonar un poco como la slide de Chris Isaak y la base tiene algunos detalles de techno-house/EDM que recuerdan a un Deadmau5 con el pitch bajado. “Before I Fall” cambia un poco de registro y se acerca peligrosamente al downtempo de gente como Morcheeba, de hecho esas guitarras amables y esa voz bonita pero plana y almibarada por momentos remiten al grupo inglés, sin el componente dub, claro. “Too Much Is Never Enough” es una leve mejoría, aquí ya ha acertado más con la melodía vocal y parece que si quiere transmitir algo real y no simplemente mojar el mayor número de bragas; sigue recordando a algún grupo de trip-hop de segunda intentando sacar un tema rollo New Order, pero por lo menos tiene un punto.

Llegamos al ecuador del disco con “Tearing Me Up” y esa esperanza perdida se recupera por momentos, aquí ya Tom Howie se lo toma algo más en serio y ofrece una alternativa a la típica línea vocal pop; tampoco es que invente nada, pero ese recitado al principio y el toque pop del estribillo denota que se han comido un poco más la cabeza y le da un rollo algo más auténtico, al igual que la música, que se torna en algo más misterioso y contenido, con guitarras que quieren sonar como The xx y no como los U2 actuales. Y a partir de ahí volvemos al bucle de tema animado y otro más calmado y meloso; temas que no están mal para sonar el en hilo musical de tiendas tipo Zara o Bershka pero que no llegan a lograr transmitir algo sincero y auténtico, como si se lo hubiesen pensado tanto para hacerlo bonito y accesible para todos los públicos que hayan perdido por el camino el olfato para conseguir buenos temas y melodías con cierto halo de misterio, algo que tenían en sus inicios y que encontramos en algún tema suelto. Precisamente por eso les concederemos el beneficio de la duda y esperaremos a su siguiente jugada mientras escuchamos sus temas antiguos y los dos o tres que se salvan de este disco.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies