A Yann Tiersen le gusta mucho España, prueba de ello son sus constantes visitas, la última hace casi un año, y al público de Madrid le ocurre lo mismo con el compositor francés, puesto que ayer llenó La Riviera. Ante nosotros un hombre al que los límites entre un género u otro no le dan ningún miedo. Yann Tiersen llegaba a la capital para presentar su último álbum de estudio tras cinco años, el recién publicado “Dust Lane”, del cual, como es lógico, fueron la mayor parte de los temas que sonaron, entre los que destacaron “Dark Stuff”, con una caída al rock más clara, “Palestine”, con una efusividad en el ritmo contagiosa y la apertura hacia el formato orquesta en “Ashes” con los teclados y los coros aportando de nuevo una variante en el sonido. Yann Tiersen estuvo acompañado por un grupo de músicos pletóricos en sus funciones que no dudaron en pasar de un instrumento a otro para enriquecer las canciones, logrando por momentos sacar las influencias punk del francés a partir de guitarras contundentes y en otras ocasiones apostando por un minimalismo asentado en sintetizadores siderales. Todo para recordar temas del pasado como “Sur Le Fil” en el que Tiersen se quedó en solitario sobre el escenario con su violín sin necesitar a nadie más.