Longa noite de pedra
Conciertos / Os Amigos Dos Músicos ...

Longa noite de pedra

8 / 10
Nacho B. Sola — 16-02-2017
Empresa — Son Estrella Galicia
Fecha — 11 febrero, 2017
Sala — Teatro Del Arte, Madrid
Fotógrafo — Nacho Ballesteros

Imposible encontrar una mejor noche para la presentación en sociedad de Mont Ventoux, sello surgido de los rescoldos de Gran Derby. Ni mejor compañía. Llovía en Madrid. No podía ser de otra forma, teniendo en cuenta que los protagonistas eran los asturianos Elle Belga y los gallegos Os Amigos Dos Músicos. Porque sí, Galicia y Asturias, además de muchas cosas, son eso: orballo, paseos por rúas solitarias, saudade… A veces, es una suerte tener todo esto en el Foro.

La misma suerte de la que participaron los congregados en el Teatro del Arte, escenario idóneo para la velada, con la presencia de Elle Belga, encargados de abrir el binomio y, a su vez, de presentar Euforia (Gran Derby, 2016). Fany Álvarez y el otrora Manta Ray José Luis García, ambientaron la previa tirando de trémolo, percusión y sentimiento. Le dicen slowcore, lo llaman folk: la etiqueta es lo de menos, porque las punzadas minimalistas de La trinchera o Sal, mi valiente se antojan más que necesarias para darse cuenta de que hay que seguir peleando.

Al tiempo que los gijoneses se despedían dejando la aflicción suspendida en el ambiente, surgían Os Amigos Dos Músicos para recogerla y darle una impronta orensana. Si no quisieron abrir a modo de presentación con A banda, pieza que da comienzo a su homónimo estreno, es porque canciones como As pantasmas o Sonhos valen ya el precio de todo un disco. Para los no versados en el gallego, ni siquiera en su cadencia, tal vez sea Os Amigos Dos Músicos algo complejo. Para los algo acostumbrados, aunque no hablantes, verles en directo es una oportunidad para comprobar la sonoridad de un idioma que nos ha regalado tanto.

Acercándose a ratos a un folk autóctono, A cociña de Celeiro, o tropical, Todo medre, hay oportunidad para recolectar la tradición pop de, por ejemplo, Teenage Fanclub, con Fóra do meu control, o adentrarse en el cancionero popular: unidos a Elle Belga en la despedida, desposeyeron a No hay carretera sin barro del barniz que, en su día, le diera Víctor Manuel. Y aunque dejaran en el tintero O dourado, una de las mejores canciones escritas en los últimos tiempos, ni un solo pero a la puesta en escena de esta banda defensora de la herencia de su convecino Celso Emilio Ferreiro: esta noche, aunque lluviosa, larga y de piedra, siempre será la noche de Os Amigos Dos Músicos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.