Increíble lo que viví el pasado sábado en la sala Zentral de Pamplona: un concepto nuevo de rap, entre futurista y arcaico, ha llegado a la escena musical, sin reglas y con descaro, pero a la vez sedoso y pesado. Es original y sorprende la propuesta de los madrileños Natos y Waor que aterrizaron en la capital Navarra con un sold out en la primera fecha de su retorno a las tablas.

Cuando llegué no podía creer lo que veía, una cola que rodeaba casi el recinto, así estuvimos durante más de 45 minutos hasta conseguir entrar. La edad del público estaba entre los 15 y 20 años aproximadamente a excepción de algunos asistentes de más edad, que instintivamente se quedaron en la parte mas cercana a la mesa de sonido ya que era imposible llegar hasta las primeras filas.

En el momento de entrar, alrededor de las 21:00 pasadas, solo pude escuchar las últimas tres canciones de Endikah y su nuevo trabajo “Involution”. Tres voces y un Dj formaban el grupo telonero, también de Madrid, antes de la última canción animaron y apoyaron a Valtonic así como a los demás raperos que han sido condenados a prisión recientemente, y a todas las mujeres por la reciente huelga del 8 de marzo. Cambio de escena y en el intermedio aprovecho para charlar con una pareja que me comentan que les encanta Natos y Waor desde hace años, lo que me llama la atención es que esta pareja ronda los 40 años de edad, ya tengo ganas de escucharlos…

Volvemos al interior de la sala y está petado, 1000 personas, aforo completo y arranca el show con “Botella para dos” que es coreada íntegramente por el público. El sonido ha mejorado y suena todo en su sitio, la voz de Natos es rasgada, áspera y a veces mística… Waor al contrario entrega un registro más cercano al rapeo clásico pero diferente… Lo mejor son las letras, me sorprende la forma en la que encadenan frases, nada se parece a ellos, las bases de Dj Saik tienen mucha dinámica y te lleva a escucharlas de forma tranquila pasando de sonidos subgraves y marcados a melodías agradables, sirviendo de perfecta cama para el mensaje cantado. Hay que destacar el buen trabajo de luces en escena. Natos anuncia que es el cumpleaños de DJ Saik y que luego estamos todos invitados a chupitos en el camerino. El público grita…!!

Van soltando temas “clásicos”, de su discografía: “Hijos de la ruina”, “Catarsis”, “Martes 13”, todos sin excepción son cantados y coreados por el joven público, es más, les escucho más a ellos que a los propios Natos y Waor. Las letras? Crudas, directas, sinceras, actualidad en estado puro. Es la nueva rebeldía hecha canción, mundo oscuro, drogas y descontrol de una nueva generación que se ve identificada con su mensaje: autodestrucción. Como en el tema “Generación Perdida” que también cantaron. Metáforas que implican un pensamiento cuando las escuchas, no te deja indiferente. Te puede gustar o no, pero hay que reconocer su originalidad y frescura.

Todo el show es intenso, los temas no duran mucho y eso se agradece, van intercalando temas de su último disco “Cicatrices”, con otros de la maqueta “Catarsis” o del “Hijos de la ruina” e “Hijos de la ruina vol.2” así como de los “Barras Bravas”, dinámica y mensaje todo el tiempo. Después de casi dos horas de concierto, me da la sensación de que repiten estructuras y formas, tienen su propio estilo ya formado aunque sigue siendo nuevo y fresco. Antes de despedirse agradecen al público de Pamplona por la buena onda y ambientazo creado en la primera fecha de la gira, y terminan con “Caminaré” (feat Macka), con la voz en off de Macka y “Piratas” de su ultimo disco, … la vida pirata, la vida mejor …