MondoSonoro Discos

Hoy por hoy, Natos y Waor son el ejemplo a seguir. Han conseguido gestionar de manera casi perfecta una carrera basada en el lema de Juan Palomo. Sin ayudas, sin trucos, sin parafernalia. Todo autogestionado. Pero, ¿y su música? Tras siete discos (sumando maquetas e HDLR) había que pedirles que le diesen una vuelta de tuerca a su rap y evitasen repetir la fórmula, y en “Cicatrices” lo han hecho.

Han introducido variantes en los tonos y, sobre todo, en los estribillos, una de sus cuentas pendientes, y así han conseguido que les quede un disco casi perfecto para el que es su punto fuerte, los directos. Canciones como “Piratas”, “Bicho raro”, Underground Kings”, “Betsellers” o “Niño de cristal” (donde Natos se atreve con corte noventero imponente) se convertirán en auténticos himnos en sus conciertos. Añadiendo además colaboraciones destacadas de Charlie, Costa, Denom, Maka y Recycled J a un álbum grabado bajo la tutela de Pablo Gareta, haciendo un total de 13 (su número fetiche) canciones que sin duda configuran el mejor álbum de su carrera. Y manteniendo además esas letras ásperas y descaradas que siempre han marcado el camino de estos Hijos de la Ruina desde los tiempos de las maquetas.

Pocos defectos se le puede sacar a un álbum cuidado de principio a fin y leal a un sonido absolutamente personal e intransferible. “Cicatrices” es el último paso de una evolución equilibrada e imparable, que nos hace preguntarnos dónde está el tope de estos dos chavales que derrochan autenticidad.

MÁS SOBRE NATOS Y WAOR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies