Kiko Veneno, ponme esa cinta otra vez
Conciertos / Kiko Veneno

Kiko Veneno, ponme esa cinta otra vez

8 / 10
Lluís S. Ceprián — 20-10-2012
Empresa — Spanish Bombs
Sala — Apolo, Barcelona
Fotógrafo — Hara Amorós

Han pasado veinte años desde la publicación de “Échate un cantecito” de Kiko Veneno, un disco esencial dentro de la historia popular de la música en español, y la ocasión no pedía otra cosa que no fuese una gira de conmemoración. El de Barcelona fue el tercero de los conciertos tras un par de presentaciones en la Riviera de Madrid y en Cádiz en mayo y agosto pasados. Así que los nervios que conlleva presentar un espectáculo recién estrenado todavía se palpaban en los primeros compases del concierto.

Los dos primeros temas fueron íntimos con él y su guitarra compartiendo protagonismo sobre el escenario. Luego dio entrada a su Banda del Retumbe, formada por bajo, contrabajo, guitarras, batería, teclados y percusión, una escolta de lujo que engrandecieron cada uno de los temas que se interpretaron a lo largo de las más de dos horas que duró la fiesta. El orden fue el siguiente: dos grandes bloques conformados por un primero dedicado exclusivamente al disco que ha servido como excusa para esta nueva gira, y un segundo dedicado a sacar brillo a buena parte de los grandes temas que nutren su ya dilatado cancionero.
Así que continuando con el orden establecido, arremetieron con “Lobo López” con un tempo y unos arreglos diferentes a los del tema original. De hecho esta fórmula a base de formato de versiones es la que se impuso a todo el set. Luego vino “Echo de menos” y “El mensajero” que contó con unos arreglos afro-cubanos del todo contagiosos. A veces daba la sensación de estar en una jam session, ya que los comentarios al oído entre los miembros de la banda o el arrancarse a destiempo eran la tónica entre tema y tema, lo cual hizo que se consolidase un ambiente de mayor proximidad entre artista y público. A “Superhéroes de barrio” la revistieron con un tejido sonoro blues-rockero a lo Boo Diddley. Luego vinieron “Me siento en la cama” y “Fuego”, esta última en clave brasileña, que enlazaron con “Reir y llorar” que acabó en un duelo interpretativo entre guitarra eléctrica y guitarra acústica. Tras una breve pausa volvieron para finiquitar el mítico disco. Primero con un “Joselito” pletórico que llevó a corear la letra a prácticamente toda la audiencia, y luego con “Salta la rana” y la apoteósica “En un Mercedes Blanco”.

Ahí fue como acabó la primer parte, y en los subsiguientes 15 minutos que duró la parada uno se preguntaba ¿cómo se podría tirar hacia delante con lo alto que habían dejado el listón? Pero Kiko Veneno dispone de material de sobras gracias a una carrera de más de 35 años. Así que con todo lo contrario de miedo se volvió a hacer con el escenario. Primero escoltado por la percusionista i la responsable de los teclados y luego con el resto del grupo para encarar “Campeones de la suerte” de su hasta ahora último disco publicado, “Dice la gente”. Y volvieron a levantar al público con “Memphis Blues Again”. La recta del final fue pura dinamita con “Está muy bien eso del cariño”, “La Chispa” y “Veneno”, que la presentó como una interpretación libre de Romeo y Julieta. Como colofón ofreció como regalo un tema nuevo de su inminente nuevo trabajo que verá la luz el próximo mes de febrero, para ya con las luces encendidas, entonar ese clásico entre los clásicos que es “Volando voy”.
 
Fue una jornada especial, más allá del mero ejercicio de nostalgia, en la que hubo también saludos y recuerdos para sus colegas Pau Riba y Jaume Sisa. Después de tantas canciones indispensables Kiko Veneno es, sin duda uno de los mejores creadores pop de nuestro entorno y su potente puesta en escena no hizo más que corroborarlo.

Un comentario
  1. y la gran Cathy Claret invitada en el VOLANDO VOY!!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.