Emotiva austeridad
Conciertos / Elle Belga

Emotiva austeridad

8 / 10
José Carlos Peña — 31-01-2014
Empresa — Son Estrella Galicia
Sala — Teatro Del Arte, Madrid
Fotógrafo — Jordi Antón

El universo personal, de una fragilidad espectral fuera del tiempo, del dúo asturiano formado por José Luis García y Fany Álvarez, requiere de espacios acogedores. La elección del Teatro del Arte, con su excelente acústica, no pudo ser, en este sentido, más acertada, y vuelve a demostrar la importancia que tiene dónde se toca (aunque muchos promotores sigan, por desgracia, sin enterarse).

Presentaban su tercer trabajo, el denso, agreste y elogiado “Refugio”, ante un público respetuoso, hechizado y atento a su propuesta íntima pero con muchas aristas. Teniendo en cuenta su puesta en escena -Fanny, voces y percusión, José Luis, voces, guitarras y loops-, sería demasiado fácil etiquetar a Elle Belga como una especie de Low autóctonos, cuando en realidad, su propuesta es muy diferente, con ese peso de nuestra música tradicional, las delicadas atmósferas góticas y de nanas de su nuevo trabajo, aunque, claro está, compartan pasión por lo esencial, por una austeridad trascendente casi protestante, por un uso magistral de la pausa y los silencios.

Tras empezar muy arriba con “Plegaria/Who By Fire” (Leonard Cohen), estructuraron su actuación en bloques en los que fusionaban sus canciones con un discreto y onírico magma de loops y samplers, sin enmascarar el armazón esencial de guitarras, voces, percusión y silencios. Cada nota de cada arpegio de la Gretsch de José Luis tocada con sentido, una tensión que se rasga puntualmente en estallidos de electricidad, y sobre todo, esas voces impecables y expresivas, que susurran historias de un tiempo remoto que sigue dentro de cada uno de nosotros -“Tus manos rotas”, “Romance del conde niño” (el poema medieval adaptado por Paco Ibáñez)-, amores desesperados, eternos -“He luchado por ti”-, fantasmas de un pasado que nunca termina (“Las generalas”). Son conscientes de la exigencia de determinados pasajes de su música, y no abusan de ellos, sino que ajustan su set, deslizando sabiamente los parajes más accesibles. Elle Belga quieren jugar en una liga muy exigente y lo hacen holgadamente.

Tienen que salir dos veces ante los aplausos que agradecen su intensidad y valentía -“estamos acostumbrados a que al final, el público esté anestesiado”, se disculpa José-, y cuando se encienden las luces, todas las etiquetas -slowcore, post-rock, folk, canción tradicional- se han perdido con los fantasmas y sólo queda en la memoria música hecha con las tripas (y el corazón). La única que perdura.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.