Llevamos a dos futbolistas de primer nivel, Esteban Granero y Borja Iglesias (ambos del RCD Espanyol), a su espacio natural: el terreno de juego. Pero no para hablar de fútbol, o no sólo, sino para hacerlo de música, cultura, medios de comunicación y deporte de masas. Esta es una charla en el marco de los 25 años de MondoSonoro.

Sacarles de la zona mixta es un gozo. Para ellos y para nosotros. Los hay que gustan de una entrevista más allá de las preguntas a pie de campo; de las ruedas de prensa post-partido; de las declaraciones manidas sobre táctica. Es el caso de dos jugadores del RCD Espanyol de Barcelona: Esteban Granero (mediocampista y ex del Real Madrid) y Borja Iglesias (delantero y ex Real Zaragoza).

El primero se declara fan acérrimo del rock alternativo, de solistas como Leiva o Quique González, o de bandas como La Habitación Roja o Tachenko. El segundo es un adicto al rap de los noventa, además de amigo íntimo de Kase.O. De la nueva camada de MCs urbanos le gustan Ayax y Prok o Natos y Waor. Más allá de nombres concretos, los dos son unos apasionados de la música.

Es por ello que los hemos reunido en una conversación, a pie de campo, en el RCDE Stadium, para desmontar tópicos. Esta es una entrevista, una de muchas de una serie con músicos y no músicos que la revista publicará los próximos meses en conmemoración de su 25 aniversario.

El verde del estadio, uno de los top para la UEFA, brilla con más intensidad bajo el sol que bajo los focos. Es mediodía. El balón ha dejado de rodar hace unos minutos; los jugadores se ejercitaban pensando ya en el derbi contra el FC Barcelona de este sábado. Tras la ducha cotidiana, Granero e Iglesias ocupan unas banquetas comidas de polvo y despachan sobre música, canciones dentro de los vestuarios, medios de comunicación, deporte de masas… Y lanzan una propuesta al club: después de cada gol, una canción, en función de quién marque. Entre risas, y para gozo de los seguidores pericos, ambos convienen: “Se escuchará mucho rap”. El Panda, apodo de Iglesias, es el máximo goleador nacional.

“Nosotros nos protegemos, y con razón. Salirse del guión sale muy caro”.  (Esteban Granero)

¿Habéis cogido alguna vez un ejemplar de MondoSonoro?
Borja Iglesias: La primera vez que vi la revista, fue con Javier Ibarra, Kase.O, porque las tiene en el estudio. Me acuerdo porque me enseñó varias. Siempre la menciona mucho.
Esteban Granero: Yo también he tenido contacto con ella a través de los amigos músicos. Leiva, Sidecars o Quique González. En casa tienen muchas, consumen prensa especializada de música. Y eso es bonito: hay más músicos que consumen prensa especializada musical que futbolistas que leamos revistas de deporte. Cada vez quedan menos revistas de calidad en el mundo del fútbol.

Se os encasilla como poco culturetas. Quién tiene más culpa, ¿el futbolista por sus declaraciones o la prensa que hace caricatura de ellos?
Esteban Granero: Bien, nosotros nos protegemos, y con razón. Salirse del guión sale muy caro. No sólo la mala interpretación sino que se utilizan las palabras en contra de uno mismo. El discurso es tan simplista por parte del futbolista como mecanismo de defensa. Y luego está la manía que tenemos todos de etiquetar: el futbolista que le gusta el rap o que le gusta el ajedrez, enseguida adquiere también una etiqueta. No me gusta que eso sirva para diferenciar o establecer clases.
Borja Iglesias: Pienso un poco como él. Desde fuera se nos cataloga a los que nos queremos abrir.

Si sale caro posicionarse sobre música… Cuestiones sociales, ¿ni tocarlas?
Esteban Granero: Si te metes en política, sales escaldado. Encima digas lo que digas, ofendes a la mayoría.
Borja Iglesias: Exponer tu pensamiento no te va a dar tanto y es probable que te venga rebotado.
Esteban Granero: El problema de esto es que la gente interpreta que no tienes ideas o sensibilidad respecto a lo que está ocurriendo. Cuando no. Todos las tenemos.

En vuestro caso sí que os habéis abierto a otros formatos en prensa. Borja tiene contacto con La Resistencia o Esteban ha sido entrevistado en Efe Eme. ¿Los espacios que hay se tienen que usar? No me da la sensación que os dejéis tampoco…
Borja Iglesias: Hay que ser consciente de lo que uno va a hacer, independientemente de cómo se pueda interpretar. He participado en cosas donde puedo ser yo. Dar a conocer la persona más que el personaje. Necesitamos un poco de ayuda desde el otro lado, también.
Esteban Granero: Es de agradecer que haya otros formatos que se interesen por el futbolista, lejos del estereotipo. Y eso también depende de los medios. Como en vuestro caso el día de hoy.

Esteban Granero

Se os ha etiquetado, a Esteban como rockero y a Borja como rapero. ¿Compartís música entre los dos para acortar distancias?
Borja Iglesias: Esteban me acompañó al concierto de Kase.O en Barcelona; no le había visto en directo y le apetecía, igual que a mi me gustaría ir a otros que no tengo la suerte de haber visto. Yo consumo mucho rap y desde joven, va muy ligado a mi. Pero no es algo cerrado, escucho otras cosas que creo son buenas. Es bueno para todos poder escoger y evaluar.
Esteban Granero: La música es algo muy personal, de cada uno. Y no es estático. Nunca he escuchado rap. Y quedé muy impactado en el concierto de Kase.O: el mensaje tan positivo que daba como artista. Como difusor. Me pareció muy bonito, de mucha intensidad.

“Algún día que estoy solo en el gimnasio conecto mi móvil a los altavoces y me pongo mi música y me van mirando y me dicen… ¿Esto es tuyo, no? Acabo por ceder”. (Borja Iglesias)

De cosas más actuales, ¿en qué estáis puestos?
Borja Iglesias: La verdad es que hacia el trap no me he ido mucho. Pero se consume en el vestuario, o algunos amigos también lo escuchan. Pero me he ido más hacia raperos, rap duro, como Ayax y Prok o Natos y Waor. A C. Tangana con su cambio de idea musical también lo consumo, y me ha sorprendido mucho lo bien que ha llevado todo y cómo ha aprovechado el tirón.
Esteban Granero: Hay mucho donde elegir y las nuevas plataformas ayudan a ello. De las cosas nuevas que preguntabas… Me sigo sorprendiendo con las cosas nuevas de grupos que me han gustado siempre. Ahora Leiva ha sacado un disco nuevo y no se parece en los anteriores, pero me parece lo mejor que ha hecho.

Hablabas en una entrevista, Esteban, de la música como arenga o para bajar la emoción tras un partido. De sus usos. ¿Qué relación tiene la música con un vestuario? ¿Cómo era ser un rockero en el Real Madrid post-galáctico? ¿Y para ti, Borja, qué tal ser un rapero en una de las cunas del rap, Zaragoza?
Borja Iglesias: Es curioso, porque lo de la música es tan personal que cuando la metes en un vestuario es difícil. Cada uno decide y se pone a sí mismo lo que quiere, pero hay momentos en que escuchamos música todos juntos y nos adaptamos. En Zaragoza mi impacto en el vestuario era mayor que aquí. A la gente de allí le llamaba la atención que yo valorase lo que tenían allí. Incluso Mikel González, amigo y ex compañero de Esteban, pasó de no escuchar nunca rap a ahora consumirlo también. Tenemos la capacidad de consumir cosas nuevas y muchas veces no lo hacemos porque no las probamos.

¿Esteban se impone en el vestuario del RCD Espanyol?

Esteban Granero: No, nuestro vestuario es terrible… [Comenta jocoso]

¿Qué se escucha?
Esteban Granero: Me resulta infernal…
Borja Iglesias: Apoyo a Esteban. [Ríe]
Esteban Granero: Se escuchan a chavales de quince años diciendo burradas. Medio ofensivas. Entiendo que es lo que está de moda, pero a mi no me entra. Afortunadamente están los cascos, porque la música es importante, tiene esa capacidad para prepararte para un reto. Probablemente sea el vehículo más efectivo para canalizar una emoción. Cuando vas a un campo y te ponen algo que te gusta, te sientes más preparado para un partido. En el Sadar [campo del Osasuna] ponían a Barricada para intimidarnos –cuando jugaba en el Madrid– pero a mi me encantaba. Me miraba con Xabi Alonso y nos encantaba.

“Tenemos que esforzarnos en devolver el fútbol a la gente. Igual juega en contra de mi esta declaración, pero las televisiones están cogiendo demasiado poder”. (Esteban Granero)

Ojalá hubieseis justificado alguna racha de derrotas con el Espanyol esta temporada por la música que se ponían en el vestuario…
Esteban Granero: Parte de culpa está ahí… [Ríen] Sea como sea, mi música disgusta a más gente que agrada.
Borja Iglesias: Igual que la mía. Algún día que estoy solo en el gimnasio conecto mi móvil a los altavoces y me pongo mi música y me van mirando y me dicen… ¿Esto es tuyo, no? Acabo por ceder. Pero es cierto que todos estamos muy cerrados a lo que nos gusta y allí nos quedamos. Invito a la gente a que escuche de todo. Aunque el otro día llega Diego [Diego López, portero] y me dice: ‘Yo es que no lo entiendo como escuchan esto. Prefiero el house…’. [Ríe]

Alguna experiencia más relacionada con la música y el fútbol…
Borja Iglesias: Tengo muy marcada mi presentación en Zaragoza. Me prepararon una sorpresa: ¡Vino Kase.O! Daba unos toques y me pusieron “Esto no para” y dije: ‘¡Qué buen detalle!’. Y veo que las cámaras se giran hacia otro lado y pienso: ‘Hóstia, porqué…’. Y él estaba allí. A partir de eso él propuso que tiraran una canción suya cuando marcase gol en la Romareda…

Aquí no ha cuajado la propuesta, ¿no?
Borja Iglesias: Y mira que lo intenté al llegar… [Ríe] Pero ya lo tenían estipulado.
Esteban: ¿Cómo lo hacen aquí?
Borja Iglesias: Tienen una canción tipo, para todos la misma…

Aún puedes negociarlo, Borja…
Borja Iglesias: Yo lo intenté, en serio…
Esteban Granero: A ver qué elegiría cada uno…
Borja Iglesias: ‘Marca el Pirata, ¡pam!’ [Imita la voz de un speaker y hace como si apretara un botón]
Esteban Granero: En la Real Sociedad teníamos una cada uno y era brutal… Aquella mítica de T.Rex, pero claro, siempre marcaban los mismos… [Ríe] Como eran los más golfos, siempre había el reggaeton…
Borja Iglesias: Es una iniciativa guai para conocer más al futbolista.

¿Qué se escuchaba en el vestuario del Madrid, con personalidades tan extremas, Esteban?
Esteban Granero: La música que se escucha en un vestuario se identifica con la esencia del equipo. En el Getafe, de barrio, se escuchaba El Barrio… Lo escuchábamos todos juntos. Luego te vas al Madrid y escuchas una diversidad muy grande, cada uno de un sitio diferente y con vidas muy diferentes. En la Real había mucha identificación con lo propio, el rock vasco y Berri Txarrak. Cada escenario es transparente con lo que es y eso es bonito; por eso lo de los goles sería bonito.
Borja Iglesias: Canciones puntuales te hacen recordar etapas… Te llevan un poco a esos años…
Esteban Granero: Nosotros convivimos en vestuario, autobús, sitios donde es fácil que se de esta relación con la música.

Borja Iglesias

En esencia no deja de ser una gran gira…
Esteban Granero: Cada tres días estamos en un partido, lejos de casa.

Para acabar, Esteban, ¿te perderías el esperable debut de Borja en la Roja por un concierto de Leiva?
Esteban Granero: Sinceramente, iría a ver a El Panda. Por varias razones. Primero porque Leiva querría que fuera a verle, le gusta Borja. Él intentaría mover el concierto, porque es muy futbolero. El día que debute Borja en la selección, que será pronto, no me lo voy a perder.

Borja, a quién le pasarías el balón antes: jugada de sólo ante el portero y… ¿Esteban o Javier Ibarra, Kase.O?
Borja Iglesias: Kase.O ya se gana bien la vida con lo que hace, le tiro el cable a Esteban, que será al que apretaran con el tema de los goles…
Esteban Granero: Mejor se la paso yo a él, que las enchufa…
Borja Iglesias: Javi juega bien, eh…
Esteban Granero: Leiva es super futbolero también. El otro día contaba que su padre, también escritor, le puso en una dedicatoria: ‘Para mi hijo, mi futbolista’. Llevaba toda la vida pensando que sería futbolista… Y es bonito, porque él es tantas cosas en la música, pero en el fútbol…

Los padres viven el fútbol de forma bárbara. Es muy probable que el mío piense que la foto con vosotros es el cénit de mi carrera.
Esteban Granero: Por eso creo que tenemos que esforzarnos en devolver el fútbol a la gente. Igual juega en contra de mi esta declaración, pero las televisiones están cogiendo demasiado poder. La gente que viene al campo, aunque no de tanto dinero, hay que pensar en ella. Vivimos de la televisión, pero no nos olvidemos del aficionado, al que le encajan unos horarios y no otros.