Mikel Uraken es un músico de Santutxu curtido en la escena underground vasca. Tras unos primero años desenvolviéndose en formato de cantautor, únicamente con voz y guitarra facturando canciones desnudas y llenas de crudeza, el año pasado publicó “Izaki bizidun berriak”, un trabajo en el que se ve a un nuevo Mikel, en formato de trío, donde su trabajo adquiere una mayor  complejidad e intensidad eléctrica.

Nos presenta su selección de 10 discos que han sido vitales en su vida:

1. Dut – “At”
Cuando les escuché por primera vez no me convencieron del todo, pero rápido me dí cuenta que ahí había un punto de inflexión que iba a suponer un antes y un después en mi relación con la música tanto como oyente como compositor. Era una cuestión de paciencia, de jugar a largo plazo, de entender que lo realmente bueno hay que diregirlo y analizarlo con perspectiva. Lo considero la casilla de salida hacia una actitud de contínua inquietud musical.

2. Standstill – “The ionic spell”
Atemporal e imprescindible, influencia permanente. Disco que escucho de manera recurrente y que todavía me hace descubrir nuevos detalles.

3. Izaera – “Izaera”
Recuerdo que les ví por primera vez con 20 años o así en el Kafe Antzokia junto a Lisabö y Kashbad en el concierto despedida de éstos últimos. No tenía referencias previas acerca de ellos pero cuando acabó su bolo tenía claro que yo también quería hacer esa misma música.

4. Maine – “Motor home”
Arpegios de guitarras limpias combinados con ritmos rápidos de batería y voces recitadas, una combinación inédita hasta la fecha y una nueva manera de entender el concepto de canción al margen de estilos y etiquetas.

5. Isis – “Oceanic”
Una nueva vuelta de tuerca al estilo musical que ya estaba explorando con los grupos anteriormente mencionados. Fué una gozada comprobar como al otro lado del charco, lejos de nuestras fronteras físicas y mentales había una manera similar de entender la música. Mención especial para temas como “Carry” o “Weight”. Tensión contenida y emotividad.

6. Electric Wizard – “We live”
Los 15 minutos de “Saturn´s Children” lo merecen, así como “Eko Eko Azarak” o “Another Perfect Day”. La canción convertida en un repetitivo e hipnótico mantra. Concepto clave en mi manera de componer y entender la música.

7. Wovenhand – “Mosaic”
Momento de catársis cuando escuché por primera vez “Winter Shaker”, de pararse y reflexionar. Aquí había algo diferente hasta la fecha, una llave que abría las puertas a un universo de nuevos sonidos y un estilo muy ligado a lo espiritual.

8. José González – “Veneer”
Me resulta muy dificil elegir entre “In our nature” y “Veneer”, pero en este último esta “Crosses” decantando la balanza mientras me desgarra por dentro.

9. Neil Young – “Psychedelic Pill”
Cuando llevas mas de 50 años en la música, y en vez de vivir de las rentas del pasado te dedicas a sacar los discos mas ruidosos de tu carrera con temas que rozan los 30 minutos. Toda una lección de actitud que pude comprobar en directo hace unos años en el campo de rugby de Biarritz. Posiblemente el mejor concierto que he visto en mi vida hasta dia de hoy.

10. Mikel Laboa – “Bat – hiru”
“Gernika”, solamente guitarra y voz. Un cantautor que experimentando únicamente con esos dos elementos durante mas de 10 minutos, trasciende de lo meramente musical y consigue transformar todo un pueblo, su cultura y su historia contemporánea.