El álbum debut del rapero de Streatham Dave es el mejor disco británico del año, según el jurado del Mercury Prize.

No ha habido sorpresa este año en el Mercury Prize: Dave era uno de los favoritos a ganar esta edición gracias a “Psychodrama”, un álbum debut brillante, ambicioso, catárquico y tremendamente honesto -tanto que está concebido conceptualmente como una larga sesión de terapia- en el que el rapero londinense aborda todo tipo de temas, desde la salud mental y las dinámicas de clase y raza del lugar donde creció al encarcelamiento de sus hermanos o las relaciones tóxicas y abusivas. Un ejemplo claro de esto último -y de la ambición de Dave– es el storytelling de “Leslie”, un verdadero tour de force de once minutos que solo él podría llevar a cabo.

A pesar del gran recibimiento que ha tenido “Psychodrama” por parte de la crítica, eso sí, no le faltaban competidores a la altura: este año estaban nominados trabajos como el “Nothing Great About Britain” de slowthai, el “Grey Area” de Little Simz, el “Joy as an Act of Resistance” de Idles, el “A Brief Inquiry Into Online Relationships” de The 1975 o el “Schlagenheim” de black midi, así como los últimos discos de Anna Calvi, Foals, Cate Le Bon y Nao y los debuts de Fontaines D.C. y Seed Ensemble.

La gala, como de costumbre, contó con actuaciones de casi todos los nominados y estuvo más marcada que nunca por el clima político británico, algo a lo que ayudó especialmente slowthai, que salió con la cabeza decapitada de Boris Johnson -una reproducción de plástico, se entiende- y una camiseta en la que se podía leer “Fuck Boris”, visible a pesar de los intentos de la realización de ocultarlo. Acabó la actuación gritando “Fuck Boris Johnson, fuck everything, and there’s nothing great about Britain”. Aquí puedes todas las actuaciones de la gala: