Nothing Great About Britain
Discos / Slowthai

Nothing Great About Britain

9 / 10
Darío G. Coto — 24-05-2019
Empresa — Method Records / Universal
Género — Rap

Para slowthai, curtido en la precariedad y moldeado por un Northampton hundido, olvidado y despreciado por sus compatriotas, siempre ha sido fácil hacer brotar lo político de lo personal. Y hay mucho de ambas cosas en “Nothing Great About Britain”: su primer álbum es, en parte, un autorretrato honesto pintado sobre lienzos rabiosos, como “Inglorious” o el esputo punk cargado de odio de clase que es “Doorman”, y vulnerables, como la nostálgica “Gorgeous” o la carta de amor a su madre que firma con “Northampton’s Child”. En ese sentido recoge el testigo de otro de los grandes debuts de la temporada, el “Psychodrama” de Dave, aunque la seriedad y solemnidad de este contrasta con el humor y la candidez que imprime slowthai a muchos de sus versos.

Pero “Nothing Great About Britain” es también una fotografía de la Inglaterra actual y de las contradicciones de la identidad británica en tiempos del Brexit. De la xenofobia y el clasismo que supura. slowthai, eso sí, no ofrece un callejón sin salida. “Nothing Great About Britain” es, ante todo, un disco inspirador, y todo lo que ha hecho hasta la fecha -los conciertos con entradas a una libra, la gira que organizó troleando el Instagram de Theresa May, los espejos en el escenario orientados al público- va en esa dirección. La salida, por supuesto, no es otra que la comunidad y el tomar decisiones (y acciones) sin esperar nada de los representantes encorbatados y palaciegos de la nación. slowthai lleva tatuada la frase que da título al disco en el torso, pero no duda en rapear “Hand on my heart I swear I’m proud to be British” en el primer tema del mismo. Ese amor/odio define su orgullo británico. Y su música, claro está, también podría envolverse en la Union Jack: la influencia de Mike Skinner (The Streets) y Dizzee Rascal es palpable, al igual que la del grime contemporáneo y el UK drill, aunque slowthai escribe y suena como nadie. Afilado y sucio, dulce y emotivo, agresivo y reflexivo, cargado de humor y de crudeza a partes iguales y con una capacidad brillante para el storytelling y para dar forma a personajes e imágenes vívidas sin apenas esfuerzo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.