Grey Area
Discos / Little Simz

Grey Area

9 / 10
Álex Jerez — hace 7 meses
Empresa — Age 101 Music / Popstock!
Género — Rap

“They would never wanna admit I’m the best here from the mere fact that I’ve got ovaries”, suelta Simbi Ajikawo, más conocida artísticamente como Little Simz, en “Venom” sintetizando todo lo que le ha pasado en los últimos años. Mujer, negra, demasiado agresiva, demasiado creativa, poco comercial… A Little Simz le han colocado todo tipo de etiquetas antes de certificar que se trata de una de las estrellas más potentes de su generación. Ha luchado contra los prejuicios, ha visto crecer a sus compañeros masculinos mientras a ella le frenaban los pies y, aún así, nadie ha podido impedir que alcanzara la cumbre del éxito. Su lucha sigue estando en demostrar el talento, apostar por la creatividad, aprovechar la música para defender sus derechos. Y, a sus veintitrés años, en eso no hay nadie en todo el Reino Unido que la supere.

“Grey Area” es el resultado de todo un caos mental que lleva arrastrando junto a su carrera. Esa obligación de tener la fuerza suficiente para dar un golpe en la mesa, a base de una maduración prematura, y poder realizar el salto definitivo que haga que la valoren en la industria como se merece. “Dunno what I did to make you feel that you be earnin’ my respect. You do not scare me, no, you are not a threat”, rasga en esa espectacular apertura con “Offence” en la que demuestra una absoluta seguridad que se expande en todo el proyecto. Su percusión es tan hipnótica como la capacidad de fraseo de la joven británica que, al escucharlo, lo único que piensas es que si comienza con algo así el resto debería ser impresionante. Y sí, lo es. Para este álbum Little Simz ha vuelto a casa y ha querido contar con Inflo, un viejo amigo de la infancia, en la producción. Esta figura fue uno de los culpables del sonido del Love And Hate de Michael Kiwanuka y, posiblemente, lo sea también de conseguir el mejor disco hasta la fecha de la rapera. Una de las apuestas más interesantes de este “Grey Area” es el desplazamiento de los samplers y el mayor uso de una instrumentación real. Así, el disco lo atraviesan cuerdas, pianos, guitarras y una aplicación de la percusión que refuerza esa mayor inclinación hacia el jazz y el neo-soul en las bases instrumentales.

Es un álbum catártico, personal y valiente. “I’m a boss in a fucking dress” grita en “Boss”, la canción estrella del proyecto. Y es que, en este disco Little Simz defiende, a capa y espada, la figura de la mujer en el rap. Pero, a la vez, también se abre por completo en canal para relatarnos las inseguridades que a una joven de su edad le provoca pertenecer a esta industria tan compleja. “Afraid of the dark, afraid of the past, afraid of the answers to questions I never asked. They will tell me to count my blessings, I’m countin’ fast” explica en “Therapy” reflejando una sociedad actual cargada de decadencia que no le representa. Tema que vuelve a sacar de nuevo en “Pressure” al hablar abiertamente de las enfermedades mentales y la constante lucha. De esta manera, la rapera muestra el lado más oscuro del ser humano, la soledad, la falta de conexión con la humanidad. Un lado tan oscuro como las increíbles cuerdas que atraviesan “Venom” desde el principio y cuyo tema posee un fraseo más cercano al grime con el que creció Simbi. En “Wounds” potencia su lado más jamaicano junto a Chronixx hablando de las pandillas callejeras. Y bueno, entre tanta oscuridad también hay hueco para algún guiño más amable como esa juguetona base de “101 FM” que se te engancha desde la primera escucha.

“Grey Area” es un álbum que obliga a la rapera a replantearse su carrera, a finiquitar la ambición de convertirse en una gran estrella y a certificar que eligió el camino correcto cuando apostó más por la calidad que por el éxito a la hora de crear. De ahí que uno de los mayores logros del disco sea esa preciosa “Flowers”, junto al ya citado antes Michael Kiwanuka, en la que habla de sus ídolos y la corrupción de la fama. “The good fly young, the good are our greats. Jimi, Basquiat, Amy, Robert, Janis, Kurt Cobain”. Con semejante talento solo esperamos que las alas de Simbi Ajikawo sí que sean lo suficientemente sólidas para soportar todas las presiones que destrozaron a sus ídolos y que la veamos volar en igualdad de condiciones junto a las actuales estrellas de su generación de una vez por todas.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies