Tras tres años de grabación, ganar un Popyrock, llevarse un Premio de la Música Aragonesa Aragón Musical, pasar a la final de un Ambar Z Music y tocar en multitud de escenarios, al fin, aparece -restreguémonos los ojos- ‘Overseas’, el debut ‘ultramarino’ de White Coven. Has podido leer entrevista al respecto en el MondoSonoro Aragón de papel. Aquí va la versión extendida.

El 20 de octubre presentan desde Las Armas su esperada ópera prima. Abrirá la jornada un grupo con el que guardan más bien pocos parecidos musicales pero con algo en común: el alto nivel.
Interpretaremos nuestro ‘Overseas’ entero, pero no solo eso. En estos tres años hemos estado compaginando la labor de grabación con la de composición de nuevos temas. Hay material de sobra para un segundo disco, e ideas incluso para un tercero. La mayoría de estas piezas nuevas también van a sonar. Tenemos una broma entre nosotros y es que presentamos el primer disco pero vamos a tocar también el segundo. Ese día queremos hacer algo espectacular. Pasarán un montón de colaboraciones, para tratar de representar el trabajo de estudio de la forma más fiel posible en vivo: coristas, percusiones, banda de vientos, y alguna que otra sorpresa más. Vamos a mimarlo mucho. Además contaremos con unos invitados de lujo, nuestro colegas NØM abrirán la velada. Ojo con ellos que vienen pisando fuerte.

White Coven es una de las bandas con mejor directo de Aragón, característica, por cierto, poco beneficiosa a la hora de afrontar un debut discográfico.
Pues ha sido uno de los grandes retos, la verdad. Pero creemos haberlo conseguido. Muchos temas cuentan con matices que a menudo no se pueden apreciar en la bulla del directo, pero creemos que siguen manteniendo la potencia del show en vivo.

Regresarán a Las Armas solo unas semanas después de subir a ese mismo escenario para participar en el Sweet Kleejoss Festival. Todo indica que no se han tomado un respiro ni para parir esta primera criatura.
El proceso de grabación ha sido largo y muy laborioso. Se grabó en RMC audiovisual, con Rubén Martín a los mandos, lo que nos permitió poder dedicar a cada uno de los temas el tiempo que merecían. Hemos cuidado cada detalle, seleccionado cada micro, estudiado cada sonido y revisado cada tema una y otra vez. Además, cada uno de nosotros siete, y los técnicos, tenemos nuestro trabajo, por lo que cuadrar horarios ha sido una odisea. Tampoco ayuda que seamos todos tan perfeccionistas (risas). Participar en el sweet kleejoss festival fue una sorpresa y un placer, hace tiempo que hablamos entre nosotros que nos gustaría compartir escenario y hacer algo conjuntamente con The Kleejoss Band, así que cuando nos escribieron aceptamos sin dudar, siendo además en Las Armas, que es una de las mejores salas de Zaragoza. Ya nos la conocemos de otros conciertos y es donde mejor hemos sonado, por lo que repetir siempre se agradece.

“Muchos temas cuentan con matices que a menudo no se pueden apreciar en la bulla del directo”.

Teniendo en cuenta lo que ha dado de sí su lustro de vida creo que no soy la primera persona que contaba con que habían sacado a la luz ya varias publicaciones.
Llevamos tanto tiempo diciendo que el disco casi está que da la sensación de que este sea ya el segundo. Como decíamos, hay material de sobra para varios discos. Ninguno pensaba que nos costaría tanto acabarlo, pero deben creernos, la espera ha merecido la pena, estamos muy orgullosos del resultado. El primer concurso al que nos presentamos fue el Popyrock en 2013 y fue toda una sorpresa no solo ganarlo, también pasar a semifinales; nuestro primer concierto como White Coven había sido apenas un mes antes de inscribirnos y no esperábamos que todo fuera tan rápido. De todas formas, el objetivo ha sido siempre luchar por lo que nos apetece hacer, y lo de los concursos ha sido algo casi accidental. Nosotros solo queremos hacer música y disfrutar con ello.

El disco comenzó a fraguarse cuando contaban con un par de años de vida. Los White Coven de entonces son, seguro, diferentes a los de ahora.
En estos tres años hemos madurado como personas y como grupo, hemos aprendido a organizarnos, a entendernos y a sobrellevar momentos agotadores que siempre existen, pero que a siete bandas se hacen aún más complicados. Ya éramos grandes amigos antes, pero todo este proceso ha ayudado a consolidar más aún la relación entre nosotros. La elección de RMC audiovisual ha sido uno de los grandes aciertos de la grabación. Dadas las características del grupo y de los temas, con tantos miembros y tantas capas de arreglos, en una fase tan temprana de una banda, la posibilidad de alquilar un estudio al uso por horas era inconcebible. Trabajar con Rubén y Diego, que son grandes profesionales, nos ha permitido desarrollar un trabajo mucho más minucioso y delicado, que aunque ha hecho que la grabación se dilate en el tiempo también ha influido mucho en el resultado final. Hemos vivido muy buenos momentos, momentos de crispación, de dudas, de ilusión, y sobre todo mucho, mucho trabajo. Les agradecemos mucho su labor, porque hemos sido unos auténticos pesados (risas). Héctor Vera nos ha acompañado en este proceso como productor, también es parte fundamental del disco y sin su coordinación y supervisión no habría sido posible sacar adelante el proyecto.

El proceso de masterización ha sido 100% analógico.
Hay muchas y buenas opciones para masterizar hoy en día, pero buscábamos a alguien con un equipo completamente analógico, con pasión por ese sonido y por nuestro proyecto y que pudiera ir más allá del mastering habitual. Magnetic Fidelity, en Grecia, tiene todo eso y más, incluso van a hacer el disco de acetato con el que se hará el vinilo en fábrica. Los conocimos porque habían trabajado con el grupo griego Naxatras, con los que compartimos escenario hace un tiempo en la Sala King Kong de Zaragoza. Sus discos tienen un sonido espectacular así que desde el principio fue nuestra primera opción. En cuanto les escribimos y les mandamos alguna demo para que vieran como sonábamos ellos también aceptaron encantados. Indudablemente, el rock americano de los Eagles, Lynyrd Skynyrd o Allman Brothers, y, especialmente, el sonido británico de Deep Purple, Led Zeppelin o Black Sabbath era nuestro punto de partida. Son nuestras influencias, y eso se nota tanto en el sonido como en los propios temas, pero nuestro objetivo no es hacer un simple ‘revival’ o reescribir temas que ya existen. Pensamos que el punto de partida es ese, pero que tenemos que seguir adelante por nuestro propio camino, y no cerrar ninguna puerta. Conseguir ese sonido no es tan difícil, pero evitar que suene auténtico y que no sea un calco si lo es.

El resultado final consta de nueve cortes repartidos en 50 minutos. Encontramos las canciones de la maqueta con un enfoque distinto y temas nuevos, el más largo de once minutos.
La portada es obra de la artista Laura López, amiga de la banda. Le explicamos la idea que llevábamos, fundamentada en la letra del tema que da nombre al disco, ‘Overseas’, y lo ha plasmado perfectamente. Ha hecho una obra de arte, y está llena de detalles relacionados con las canciones que el oyente puede ir descubriendo. Queremos recordar que no solo es una portada: la contraportada, y el interior del álbum han sido igual de cuidados. Puedes mirarlo durante horas y seguir descubriendo cosas.

El disco aparecerá en dos formatos, a través de Surnia Records y Nasoni Records.
Surnia, con quien coeditamos el cedé, está gestionado por miembros de Horizon, un gran grupo de Alicante con el que llevamos unos años teniendo trato personal. Fueron ellos quienes nos dieron el contacto de Nasoni, el sello alemán que editará el vinilo dentro de poco. Los contactamos al principio del proceso sin ninguna esperanza de recibir respuesta, porque eran el sello con el que habían salido algunas de las obras de grupos de referencia para nosotros, como Stoned Jesus o Siena Root. Y no solo respondieron, sino que apostaron por nosotros, y han demostrado infinita paciencia esperando.

Más: White Coven