El nombre del sello fundado por los australianos The Drones para lanzar sus discos es también ahora el del nuevo grupo que dos de sus miembros, Gareth Liddiard y Fiona Kitschin, se han montado con Lauren Hammel (Hight Tension) y Erica Dunn (Mod Con) para lanzar A Laughing Death In Meatspace (Joyful Noise / Popstock!, 2018) y el inminente Braindrops (Joyful Noise / Popstock!, 2018), dos discos que son un auténtico flipe para los amantes del rock menos convencional y acomodado. Además Tropical Fuck Storm este verano estarán tocando en Andoaingo Rock Jaialdia el sábado 15 de junio y en el Azkena Rock Festival de Vitoria el viernes 21, en lo que serán sus primeros conciertos españoles de una banda que nos tiene “muchas ganas”, asegura Liddiard vía correo electrónico.


En España últimamente estamos bastante pendientes de lo que ocurre en nuestras antípodas, a nivel musical. ¿Ocurre lo mismo allí?
Ya no estoy pendiente de lo que ocurre en la escena de rock en general, si te refieres a eso. Así que no conozco grupos actuales españoles. Pero sí conozco bien algunas cosas de buena música española de verdad, como La Niña De La Puebla y los guitarristas de la familia Montoya, Sabicas, toda la vieja escuela de flamenco… Yo soy guitarrista, y aunque me encantan Hendrix, Django Reinhardt, John Mclaughlin y gente de ese calibre, también sé que los guitarristas flamencos se mean en todos ellos, desde lo alto de un rascacielos. Así que los escucho todo el tiempo que puedo. También soy cantante, más o menos, así que diría lo mismo acerca de vuestros cantantes de flamenco. Lo curioso es que rara vez me topo con un español o un vasco al que le guste el flamenco. Nunca sé cómo tomármelo…

Vuestro disco es un alucine, y los temas que trata pueden cabrear mucho al oyente. ¿Es uno de vuestros objetivos?
Gracias. No es un objetivo, simplemente añado a la música todas las ideas que me rondan la cabeza y el corazón. Es como si supieras que el sistema solar fue formado por polvo, gas y mierda. Así es como yo escribo. Yo soy la gravedad, y toda esta mierda toma forma a medida que yo la muevo a lo largo del tiempo, hasta que forma planetas y lunas, y adoptan sus propias leyes físicas, sus propias lógicas, alegrías y tristezas. Entonces son golpeados por asteroides y llamaradas solares, o son invadidos por marcianos. Mmm… me encanta esa última escena.

“Izquierda y derecha han intercambiado posiciones, y en consecuencia, ahora ambos son amateurs”

La crítica a la sociedad occidental es clara, pero el título de vuestro primer disco alude a “morirse de risa”. ¿Necesitamos un poco de cinismo para sobrevivir?
No. Creo que el cinismo es el verdadero problema ahora. Creo que el cinismo está bien cuando lo emplea la izquierda, pero ahora el mundo está del revés, y es la derecha la que quiere derribar el “establishment”, tener libertad de expresión y todas esas mierdas. La izquierda de repente se ha vuelto conservadora. Creo que en buena medida la izquierda y la derecha han intercambiado sus posiciones, y en consecuencia, ahora ambos son amateurs. Es por eso que ahora la gente se vuelva cínica acerca de la democracia. Lo cual significa que probablemente la veamos desaparecer antes de lo que creemos.

La muerte está muy presente en tu obra. Cuando tenías veintitantos, solías pensar en ella más de lo normal con esa edad, ¿verdad? ¿Siempre pensaste en ella desde la perspectiva atea?
Sí. No podría hacerlo de otra manera. No tengo ningún problema con la gente que piensa de un modo distinto al mío. Puedes pensar lo que te dé la gana, pero es estúpido. ¿Acaso el fantasma de tu abuela te va a vigilar mientras te haces una paja en el baño? No creo que el universo funcione de esa manera. Sería genial que todos viviéramos para siempre. Pero que una forma de vida inteligente pueda llegar a alumbrar ese deseo, no significa que vaya a suceder. Además, si lo piensas de verdad, ¿a quién le gustaría vivir 87454754748749874568745687554857456487565948756584756498765487526495874698476598475695875648576598475659487564958724659284752455897594785624938756295876459872659827469874562498576249587236459872369287659287562, multiplicado por 374586485648875489685958463535242323223456789009876543234567890987654323456789098765456787656789876567876567876567876787678765456789876567876567876567, elevado a 34567890987654345678987654345678987654345678987654567876543234323456765456789098789098789878767656787656765434567865434567876543456789876567898765678 años? A nadie. Y ese número es sólo una pequeñísima fracción de la eternidad. Si tuvieras que vivir tanto tiempo acabarías siendo un puto suicida, que se mataría a sí mismo y probablemente a todos los que le rodeasen.

La canción The Future of History es una metáfora de la creciente dependencia que tenemos de la tecnología, ¿no es así?
Sí. No creo que vayamos a vivir un escenario de Terminators, como sugiere la canción. Pero todos estos algoritmos están haciendo demasiado por nosotros. Lo piensan todo por nosotros. Y si crees que no lo están haciendo, eso es que lo están haciendo. Al final acabaremos como los caballos que ves debajo de los árboles, ahí parados como idiotas. Los caballos no nacieron para quedarse parados como idiotas debajo de un árbol. Los coches y las máquinas los pusieron ahí. La tecnología nos va a poner a todos debajo de un árbol.

“Odio Facebook. Si pueden lobotomizar a la mitad del planeta mientras ganan trillones de dólares, ¿cómo no son capaces de cambiar el color de su puta página web?”

You Let My Tyres Down hace referencia a la invasión de nuestra privacidad e intimidad. La pregunta es, ¿tienes Facebook?
No. Odio Facebook. Lo que no entiendo es: si pueden leer nuestras mentes y lobotomizar a la mitad del planeta mientras ganan trillones de dólares, ¿cómo es posible que no sean capaces de cambiar el color de su puta página web? Ese sombra de azul es tan soso que hasta te da pereza suicidarte.

¿Y smartphone?
Sí… tengo un iPhone. Como músico que sale de gira, llevo quince años aguantando capullos que quieren alimentarme a base de alcohol y drogas, y básicamente matarme mientras hago lo que amo para ganar suficiente dinero como para tener comida y refugio. Los smartphones son lo mismo, excepto que intentan lobotomizarte para sacarte dinero. Así que estoy acostumbrado.

En el disco también hablas del “internet shaming” y de su relación con la política. ¿Crees que será cada vez más intensa en el futuro?
Sí, porque ambos conceptos tiene motivos ulteriores, y esos motivos son supremos para ellos. Los primates necesitan sentir el amor, el prestigio, y harán lo que sea para conseguirlos. Los primates son astutos, pero están programados para conseguir ese tipo de mierdas, y no puedes culparlos por ello. Pero puedes bombardearlos.

¿Cuál es tu película o libro distópico favorito?
De películas, la africana Distrito 9. Hijos de los hombres, con Clive Owen de protagonista, es flipante. Hay muchas películas distópicas muy buenas. The Lobster, La piel que habito de Almodóvar. Under the Skin con Scarlett Johansson también la considero distópica porque el humano que soluciona problemas es la peor clase de humano posible. En cuanto a libros, The Girl Who Was Plugged de Alice Sheldon aka James Tiptree está muy bien. The Road de Cormac McCarthy es genial si tienes amigos que son padres. Cómpraselo, y tendrás garantizado al cien por cien que les hará llorar. Es un gran regalo del Día del Padre. El mundo sumergido de JG Ballard, Swastika Night de Katharine Burdekin es alucinante, Perros de paja de John Gray te arruinará la vida a la vez que la mejorará…. La mayoría de los libros de Kurt Vonnegut son distópicos y buenísimos. Un mundo feliz, Frankenstein is still Insane, Neuromante, Rebelión en la granja… Pero el mejor es sin duda 1984. Ninguno puede superar a 1984.

Hace poco lanzasteis un nuevo single, The Planet of Straw Men, ¿habrá un segundo disco pronto?
The Planet of Straw Men es una canción distópica. El resto de canciones que irán en el disco serán de amor. Así que sí, estamos preparando ya el segundo disco, queda poco para terminarlo. De hecho, el próximo sábado lo habremos terminado

Publicáis el disco con el sello de King Gizzard, Flightless Records. ¿Sois colegas de hacer tiempo?
Sí, somos colegas desde hace unos ocho años. Son unos tíos geniales, muy divertidos. Hemos ido de gira bastantes veces con ellos. Ellos grabaron su último álbum en el estudio de nuestra casa. Lanzar nuestro disco con su sello fue una decisión muy lógica y fácil.

¿Qué hay de The Drones? ¿Volverá a la vida pronto?
Sí, algún día de estos. Ya veremos. Nos lo estamos pasando de puta madre con Tropical Fuck Storm. Por ahora la experiencia es demasiado buena como para pensar en otra cosa.

Agenda
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
Saturday 15/06/19Andoain (Gipuzkoa)Festival: ANDOAINGO ROCK JAIALDIA
De 21/06 hasta 22/06/19Vitoria-GasteizFestival: AZKENA ROCK